¿Por qué hay personas con COVID-19 que no tienen ningún síntoma?

El virus SARS-CoV-2 puede ocultar su genoma para que no sea reconocido por el sistema inmune, advierte una investigación.
viernes, 30 de octubre de 2020 · 08:25

¿Por qué hay tantas personas con coronavirus que no presentan ningún síntoma? Dado que estas personas exponen a otras a la infección sin saberlo, es importante encontrar una explicación y, con suerte, una solución.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Aarhus y el Hospital Universitario de Aarhus en Dinamarca parecen haber resuelto este misterio: la clave está en que el virus SARS-CoV-2 puede ocultar su genoma para que no sea reconocido.

En el interior de nuestros pulmones hay células inmunes especializadas, llamadas macrófagos alveolares, que ayudan a mantener un ambiente saludable en los pulmones. Los mismos contienen una gran cantidad de macrófagos alveolares, por lo que probablemente también sean el primer tipo de célula que encuentra un virus invasor.

Cuando el cuerpo reconoce una infección viral, el sistema inmunológico inicia la producción de interferones. Los interferones son un grupo de citocinas que ayudan a modular la respuesta inmune y, por lo tanto, son esenciales en la lucha contra una infección viral.

Se ha demostrado previamente que los macrófagos alveolares producen grandes cantidades de interferones tras la infección con virus respiratorios, como la influenza.

El SARS-CoV-2 es un virus respiratorio que normalmente infecta la capa de células más externa de los pulmones, la capa epitelial. Esta nueva investigación publicada en la revista EMBO Reports, ha demostrado que el virus SARS-CoV-2 es capaz de inhibir la producción de interferón en las células epiteliales infectadas. Esto causa una reducción en la producción de interferón y, por ello, también una activación menos del sistema inmunológico para luchar contra el virus.

Aunque la capa epitelial es el objetivo del virus, se debe suponer que el primer tipo de célula que encuentra el virus son los macrófagos alveolares y, por lo tanto, estas células son importantes para determinar la rapidez con la que se puede producir una respuesta inmune a una infección por SARS-CoV-2. Por lo tanto, el equipo de investigadores se propuso investigar cómo estas importantes células reaccionan al virus SARS-CoV-2. Para responder a esto, aislaron los macrófagos alveolares del lavado pulmonar y examinaron la activación del sistema inmunológico en estas células cuando se encuentran con el virus SARS-CoV-2.

Los resultados de su investigación muestran que los macrófagos alveolares producen efectivamente interferones cuando se infectan con virus conocidos, como la influenza. De ese modo, confirmaron que tienen el potencial de producir grandes cantidades de interferones durante una infección viral. Contrariamente a sus expectativas, los investigadores no vieron producción de interferón en las células cuando los macrófagos alveolares fueron expuestos al virus SARS-CoV-2.

Por tanto, estos resultados sugieren que el virus SARS-CoV-2 puede ocultar su material genómico para que no sea reconocido en los macrófagos alveolares, sin inducir así la producción de interferones.

Esta es la razón por la que no habrá activación del sistema inmunológico en las primeras etapas de una infección por SARS-CoV-2, lo que permitirá que el virus se propague más en la comunidad antes de que se presenten los síntomas. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender cómo el SARS-CoV-2 puede evitar ser reconocido por el sistema inmunológico.

La presencia de individuos asintomáticos con resultados positivos para el SARS-CoV-2 se ha observado incluso en los primeros reportes del brote de COVID-19. Además, varios informes de casos han sugerido que es posible la transmisión del coronavirus de personas asintomáticas. Sin embargo, debido a la rápida propagación de COVID-19 y la consiguiente escasez de capacidades de prueba, es probable que las personas asintomáticas con infección pasen desapercibidas para los trabajadores de la salud. Por lo tanto, estos individuos no han sido evaluados sistemáticamente en términos de su carga viral e infectividad y, por lo tanto, se desconoce el alcance de su posible contribución a la propagación comunitaria de COVID-19.

Las personas con COVID-19 asintomático portan tanta carga viral como quienes tienen síntomas, así lo revela un reciente estudio difundido en Thorax, publicación especializada en medicina respiratoria del British Medical Journal. El Departamento de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Asan de Seúl, República de Corea, destinó un grupo de especialistas para analizar este fenómeno. En su tarea lograron identificar un gran grupo de casos de COVID-19 en la ciudad de Daegu.

A partir de entonces, los equipos epidemiológicos coreanos rastrearon minuciosamente los contactos cercanos de este grupo y descubrieron más de 3000 casos de COVID-19 con una amplia gama de síntomas de gravedad, desde ausencia total, hasta situaciones de gravedad. Los que no presentaban síntomas serios fueron ingresados en instalaciones de atención especializadas para su aislamiento y vigilancia. Como resultado de esta situación única, los especialistas pudieron evaluar a muchas personas asintomáticas que, de otro modo, era poco probable que fueran identificadas como casos de COVID-19.

Los profesionales evaluaron la carga viral en el tracto respiratorio superior de individuos asintomáticos infectados usando los valores de umbral de ciclo (Ct) y compararon los resultados con los de pacientes con síntomas leves de COVID-19. Durante el período de observación, 19% permanecieron asintomáticos, de los cuales el 95% se sometió a pruebas de RT-PCR de seguimiento en el centro de atención. Del 81% con síntomas leves, el 94% hizo lo propio. La prevalencia de casos asintomáticos de COVID-19 es probablemente superior al 1%. En consecuencia, encontraron que el 19% de los pacientes con COVID-19 había permanecido asintomático desde la posible exposición hasta la confirmación del laboratorio y la admisión al centro.

“En nuestro estudio -citan los infectólogos-, el 54% de los individuos asintomáticos y el 64% de los pacientes con síntomas leves mostraron resultados positivos en la prueba de PCR de seguimiento realizado en un promedio de 13 días desde el diagnóstico”.

Un estudio reciente también informó que la duración media de la diseminación viral evaluada fue de 21 días en pacientes con COVID-19 leve. Estos resultados sugieren que los pacientes pueden experimentar un curso más prolongado que el inicialmente hipotetizado. Sin embargo, afirman en este caso, que sus resultados deben interpretarse con precaución porque los positivos de RT-PCR no indican necesariamente la presencia de virus viables, para los cuales se necesita un cultivo celular para su confirmación.

De hecho, estudios recientes han demostrado que el virus viable se aisló dentro de los 10 días posteriores al inicio de los síntomas. Por lo tanto, se necesitan más estudios para determinar si la duración prolongada de la RT-PCR positiva da como resultado individuos asintomáticos o levemente sintomáticos puede traducirse en una necesidad continua de precaución y cuarentena.

“De hecho -citan en el informe-, encontramos que los individuos asintomáticos tenían valores comparables a los de los pacientes con síntomas leves. Teniendo en cuenta que es probable que la mayoría de las personas asintomáticas pase desapercibida para los trabajadores de la salud y continúen residiendo dentro de las comunidades, dichas personas pueden actuar como una fuerza impulsora esencial para la propagación comunitaria y el estado pandémico en curso. Por lo tanto, nuestros datos respaldan el uso público en general de máscaras faciales y amplían el alcance de las pruebas para incluir a personas asintomáticas en ciertos entornos de alto riesgo hasta el momento en que se disponga de más datos sobre la duración y la transmisibilidad del virus viable”.

En consecuencia, el estudio ha permitido determinar que hasta una quinta parte de las personas con infección por SARS-CoV-2 sin síntomas graves es asintomática y la carga viral en la nasofaringe era comparable a la de los pacientes con síntomas leves. Además, una gran proporción de pacientes con síntomas leves o individuos asintomáticos mostró resultados positivos persistentes durante el seguimiento, lo que implica que pueden contribuir a la propagación comunitaria en curso de COVID-19.