Un doctor y "pasos sencillos para convivir con el coronavirus"

La variante delta ha provocado un aumento de las infecciones, las hospitalizaciones y, lamentablemente, las muertes, especialmente en las zonas del mundo donde las tasas de vacunación son más bajas.

Escrito en CORONAVIRUS el

Para añadir a esta preocupante tendencia, las enfermedades graves que requieren hospitalización están afectando a grupos de edad más jóvenes y sanos, incluidos los niños.

Lo que está claro es que, tanto a nivel local como mundial, no vamos a ser capaces de erradicar el coronavirus por completo. Los expertos predicen que se va a convertir en endémico, y que posiblemente se una a los otros cuatro coronavirus del resfriado común que están en circulación.

"No vamos a erradicar este coronavirus como hemos hecho con la viruela; es algo que creo que va a establecerse en un patrón más estacional, como la gripe y los resfriados ...", dijo Linsey Marr, profesor de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech y un experto en la transmisión de enfermedades infecciosas a través de aerosoles.

"Ahora mismo, como es novedoso y mucha gente no es inmune a él, está arrasando con la población. Pero creo que dentro de cinco años tendremos una inmunidad mucho mayor, ya sea mediante la vacunación o la infección natural", dijo.

Eso significa que vamos a tener que aprender a "bailar" con el virus -una coexistencia segura- sin pisarnos constantemente.

Bailar con el covid-19
Al igual que con otras enfermedades, esto requiere un control estricto: dar al coronavirus la menor libertad posible para no preparar el terreno para la oleada de enfermedades y muertes que experimentamos el pasado invierno.

También significa encontrar un equilibrio entre los extremos -por un lado, cierres que desencadenan el caos económico y personal, y por otro, poner los derechos de los individuos por encima del bien de la sociedad en su conjunto- y avanzar hacia el medio.

Así podremos disfrutar con más seguridad de todos los placeres de la vida -reuniones familiares, deportes y eventos artísticos en directo, viajes, cenas en interiores- con solo pequeños inconvenientes, como vacunas y mascarillas, durante las épocas de mayor propagación viral.

"Seamos creativos a la hora de hacer ajustes en la vida, en lugar de decir que es todo o nada, porque esa fue la sensación del año pasado", dijo el Dr. Jeremy Faust, médico de urgencias del Brigham and Women's Hospital e instructor de la Facultad de Medicina de Harvard.

Lo primero es lo primero: vacunas
Lo primero de la lista para todos nuestros expertos: las vacunas.

"Tenemos que vacunar a tanta gente como sea posible", dijo Marr. "Sé que los niños de 12 años o menos no pueden vacunarse, pero cuando todos los que les rodean están vacunados, eso también les ayuda a protegerse. Pero eso es lo primero", explicó.

Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota y epidemiólogo, se hizo eco de esta opinión.

"Lo primero es que tenemos que continuar con nuestros programas de vacunación", dijo, y añadió que la actual oleada que estamos experimentando no se verá afectada por esos esfuerzos, ya que se necesitan de cuatro a seis semanas para desarrollar una inmunidad completa.

"Pero dicho esto, es absolutamente crítico vacunar a la gente ahora, porque... es muy probable que veamos aumentos adicionales, ya sea este otoño o este invierno (en EE.UU.). Y la forma de minimizarlos es, de hecho, vacunar a la gente. Así que, por favor, háganlo", subrayó.

Mantener las mascarillas cerca, como un paraguas
Entre nuestros expertos, se considera que usar mascarillas es casi tan importante como la vacunación de todo el mundo, especialmente con la ubicuidad de la variante delta.

A diferencia de las variantes anteriores del coronavirus, se ha demostrado que delta existe en la nariz y la parte superior de la garganta de las personas infectadas, vacunadas o no, en cantidades casi iguales, aunque la carga viral disminuye mucho más rápidamente en los vacunados, según un estudio aún no publicado de Singapur. (Los vacunados, sin embargo, se infectan con menos frecuencia, desarrollan síntomas graves con mucha menos frecuencia y casi siempre evitan la hospitalización y la muerte).

Máscaras + ventilación = escuelas más seguras frente al covid
Lo que preocupa a los expertos en salud pública es el hecho de que esta cuarta oleada de infecciones por coronavirus coincida con la reapertura de las escuelas y colegios de todo el país, lo que ha provocado que padres, profesores, políticos y municipios se enfrenten en algunos estados por las medidas básicas de salud pública, en concreto, por la obligación de vacunarse y utilizar mascarillas.

"Cualquiera que intente decirte: 'Bueno, no te preocupes por los niños; el virus no les va a molestar realmente', eso no es una evidencia. Y especialmente con delta siendo tan contagiosa, los niños están muy seriamente en riesgo y depende de todos nosotros hacer todo lo que podamos para protegerlos", dijo el domingo en Fox el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud.

Las escuelas de algunas partes del país ya están luchando con cuarentenas y cierres temporales a medida que se propagan las infecciones de coronavirus. Muchos padres también están luchando.

Por usar mascarillas es especialmente importante en las escuelas, dijo la doctora Monica Gandhi, profesora de medicina y jefa asociada de la División de VIH, Enfermedades Infecciosas y Medicina Global de la UCSF/Hospital General de San Francisco.

Pasar la prueba
A Faust le gustaría ver más pruebas rápidas. "Deberíamos integrar las pruebas rápidas en nuestra vida cotidiana, de forma mucho más rutinaria", dijo.

Faust no se refiere a las pruebas PCR, que se utilizan para el diagnóstico, sino a las pruebas de antígenos para examinar a las personas. Mientras que la prueba PCR es el estándar de oro para detectar la presencia del virus, las pruebas de antígenos pueden ser bastante útiles para determinar si una persona asintomática es contagiosa.

Cualquiera que sea sintomático debe quedarse en casa, pero las pruebas de antígeno pueden ser útiles para alguien que se sienta bien pero quiera asegurarse de que no es un propagador silencioso.

Reevaluar el riesgo de exposición al covid-19
Faust dijo que, dado el predominio de la variante delta del coronavirus, es el momento de que los estadounidenses reevalúen y ajusten su riesgo de exposición si es necesario, especialmente si han relajado las medidas a finales de la primavera y principios del verano.

"Delta ha cambiado mi calculadora de riesgos para mí, y creo que es bueno que otros lo hagan", dijo.

A modo de ejemplo, Faust dijo que hizo "dos viajes completamente frívolos" a la ciudad de Nueva York en junio. "Y lo hice en restaurantes de interior, porque los recuentos de casos eran bajos y yo estaba vacunado y las infecciones habituales no se producían realmente", dijo.

Pero, dada la situación actual con el coronavirus, aseguró que no haría lo mismo. "Ahora, mi recomendación sobre los viajes es hacerlos solo cuando sean realmente necesarios", dijo.

Esa misma mentalidad debería aplicarse a todas las actividades "de riesgo", desde la asistencia a bodas y conciertos y eventos deportivos, hasta salir a cenar y viajar. Y lo que es "necesario" variará de una persona a otra. (Fuente: CNN en Español)