EEUU acusó a Rusia de violar la soberanía de Ucrania

Ambos países se imputan haber iniciado las hostilidades y lo denunciaron ante las Naciones Unidas. Hay preocupación en la Casa Blanca.
martes, 27 de noviembre de 2018 · 10:41

Estados Unidos acusó ayer a Rusia ante la ONU de violar la soberanía ucraniana, tras la escalada de la tensión entre Kiev y Moscú en el mar de Azov que llevó a Ucrania a decretar la ley marcial en el país. 

Las reiteradas “acciones ilegales” de Rusia hacen imposible que el presidente Donald Trump pueda tener una relación normal con Moscú, dijo la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, durante una sesión de emergencia en elConsejo de Seguridad de Nueva York, convocada tanto a petición de Kiev como de Moscú. 

 

Poco antes había sido Rusia la que lanzó esa acusación contra Ucrania, al solicitar incluir en el debate la violación de la soberanía de Moscú por parte de Kiev. La petición fue rechazada.

El trasfondo de la escalada de la tensión es la disputa desencadenada el fin de semana cuando la guardia costera rusa impidió el acceso de la Marina ucraniana por el estrecho de Kerch –ya reabierto–, una estrecha vía marítima entre la península de Crimea y tierra firme rusa que separa el mar Negro y el de Azov.

Un buque de la Marina rusa embistió a uno ucraniano y después las Fuerzas Armadas rusas interceptaron tres buques ucranianos frente a las costas de Crimea, uno de los principales focos de conflicto entre los dos países después de que Rusia se anexionara la península en 2014. El incidente dejó heridos. 

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, reaccionó decretando la ley marcial. El decreto, pendiente de la aprobación del Parlamento, tiene una validez prevista de 60 días. Sin embargo, poco después Poroshkendo dijo que estará en vigor mañana y recortó su duración a 30 días para que no interfiera con la campaña electoral y las elecciones presidenciales. 

 

Poroshenko exigió la puesta en libertad inmediata de los 23 marineros detenidos y la devolución de los barcos interceptados, calificando la actuación rusa de una violación del derecho internacional.

Provocación 

Por su parte, Moscú justificó sus acciones en respuesta a lo que consideró una “peligrosa provocación” de la Marina ucraniana y una violación de la soberanía rusa.

Poco después, el Ministerio de Exteriores emitió una alerta a Ucrania asegurando que “frenará con firmeza cualquier intento de infringir su soberanía y seguridad” y acusó a Kiev, en coordinación con Estados Unidos y la Unión Europea, de querer provocar un conflicto con Rusia. 

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pidió a los socios occidentales de Ucrania que intervengan para distender la situación, advirtiendo del peligro de que se llegue a “puntos de no retorno” entre Rusia y Occidente. 

 

Desde Occidente llegaron reacciones de preocupación. La Alianza Atlántica y la Unión Europea (UE) manifestaron su apoyo a Ucrania. El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), Jens Stoltenberg, expresó el “pleno apoyo a la integridad territorial y soberanía ucranianas”. 

Por petición de Poroshenko, se celebró ayer una sesión extraordinaria de la comisión entre Ucrania y la Otan para debatir la situación, en la que se exigió a Rusia la puesta en libertad de los barcos y marineros ucranianos.

Se trata de un signo de apoyo simbólico, ya que la Otan no podría entrar en el conflicto pues Ucrania no forma parte de ella. 
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, condenó el uso de la fuerza por parte de Rusia y pidió la liberación de barcos y marinos ucranianos.

 

Bruselas consideró inaceptable la escalada del conflicto y exigió la liberación de los marineros, así como la libre circulación por el estrecho de Kiev, dijo una portavoz de la responsable de Exteriores del a UE, Federica Mogherini, al tiempo que alertó a Ucrania de adoptar reacciones precipitadas. 

El Gobierno alemán expresó su gran preocupación por la escalada y llamó a las dos partes a actuar con contención, al tiempo que el ministro de Exteriores, Heiko Maas, condenó directamente el bloqueo por parte de Rusia. 

Francia también se mostró preocupada por la actuación de Rusia. “En vista de los hechos que conocemos en este momento, nada parece justificar el uso de la violencia”, señaló el Ministerio de Exteriores en París.

Comentarios