Balotaje en Uruguay: cerrada definición entre Martínez y Lacalle Pou

La Corte Electoral confirmó que recién “el jueves o viernes” se sabrá quién ganó. Es porque la diferencia entre ambos -unos 30 mil votos sobre dos millones- es menor a la cantidad de votos que fueron observados.
domingo, 24 de noviembre de 2019 · 23:09

La Corte Electoral de Uruguay confirmó que en la noche de este domingo que recién "el jueves o viernes" se sabrá quién ganó en las elecciones de Uruguay, debido a que el opositor Luis Lacalle Pou le ganaba a Daniel Martínez, del Frente Amplio, por una diferencia menor a la cantidad de votos que fueron "observados".

El presidente de ese órgano judicial, José Arocena, le confirmó al diario El País, de Montevideo, que el resultado oficial provisorio será informado entre esos días, aunque tanto los datos que arrojaba el escrutinio de hoy como los sondeos de boca de urna le daban una apretada ventaja sobre el postulante del Frente Amplio. 

Según la primera proyección de la consultora Cifra en Uruguay, la fórmula del Partido Nacional compuesta por Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón cosecharía alrededor del 49% de los votos, mientras que la del Frente Amplio, integrada por Daniel Martínez y Graciela Villar, registraría alrededor del 47% de los votos. Las consultoras Opcion y Media Consultores, por su parte, tienen un resultado de 48,8% a 47,2% en favor de Lacalle Pou. Todos remarcan que la diferencia por ahora es demasiada estrecha para arriesgar un resultado.

Con estos números, reina la cautela tanto dentro del Frente Amplio como entre los partidarios del Partido Nacional.

Una cuarta, de Equipos, dice que la diferencia es menor al 2 por ciento y está dentro del margen de error.

El recuento comenzó inmediatamente cuando se cerraron las mesas de votación, y los primeros resultados llegaron una hora más tarde. Sin embargo, los datos por ahora son muy ajustados, y nadie en ninguna de las fuerzas se anima a adjudicarse el liderazgo. 

La candidata a vicepresidenta por el Partido Nacional Beatriz Argimón bajó a hablar con los medios, y reiteró que estaban esperando los guarismos con "mucha cautela", y estaban a la espera de los "resultados oficiales".

En ambos partidos piden cautela, y dicen que va a ser una "noche larga". Si todo continúa desarrollándose de forma normal, se calcula que el recuento final estará completa cerca de la medianoche. De todas maneras, la cuestión puede quedar dirimida antes si uno de los candidatos reconoce la derrota.

Si bien las últimas encuestas publicadas antes de la veda el viernes daban una ventaja cómoda para la fórmula Lacalle Pou-Villar, el Frente Amplio confiaba el domingo en que la ventaja a favor del Partido Nacional era muy escasa. "Va a ser una elección voto a voto", aseguraron.

La elección se llevó a cabo en un día de mucha tranquilidad, y cerró a las 19.30 como estaba prevista. A lo largo de la última hora antes del cierre se vivió un alza en el nivel de fervor de los militantes del Frente Amplio, y por las calles de la Avenida 18 de Julio se vieron caravanas de autos con banderas del Frente a los bocinazos y vivando a Daniel Martínez, el candidato oficialista. Chicos caminando por la calle al grito de "se siente, se siente, Martínez presidente" envueltos en banderas del Frente recibían aplausos de personas en los balcones a lo largo de la emblemática avenida de Montevideo.

La jornada se vio enrarecida debido a la aparición a última hora del jueves de Guido Manini Ríos, ex candidato presidencial por Cabildo Abierto, uno de los partidos que además integra la coalición multicolor que impulsa la presidencia de Luis Lacalle Pou. Allí, el general retirado exhortó a los integrantes de las Fuerzas Armadas a no votar por el Frente Amplio en el balotaje debido a que el actual oficialismo se había encargado de atacar “sistemáticamente” al Ejército.

Tanto el candidato del Frente Amplio Daniel Martínez como diversos dirigentes del partido repudiaron el comentario del antiguo comandante en jefe, pero la oposición prefirió esperar. Tanto Lacalle Pou como Ernesto Talvi, el máximo referente del Partido Colorado, que también integra la coalición de centroderecha, evitaron pronunciarse al respecto, y dijeron que esperarían hasta el final de la veda para hablar. 

El candidato oficialista Daniel Martínez votó en la sede Pocitos de la Universidad ORT, en el barrio de Pocitos. Los medios y los militantes congregados en la puerta del lugar se arrojaron sobre Martínez ni bien se bajó del auto que lo traía. Envuelto en un mar de micrófonos, cámaras y celulares, el ex intendente de Montevideo atravesó la multitud parando cada tanto para recibir besos y abrazos de los militantes presentes en el lugar. Una vez ubicado en la cola de votación, se prestó a hablar con los medios. Allí elogió el proceso democrático uruguayo, defendió a su candidata a vicepresidente Graciela Villar y negó haberse sentido relegado dentro de la estructura del Frente Amplio, un rumor que lo persiguió durante gran parte de su campaña.

Ya cerca de que le llegara el turno de votar, Martínez dialogó brevemente con Clarín respecto a lo que creía se disputaba en la elección. “Acá hay dos modelos de país en juego. No creo en demonizar al que piensa distinto, pero el modelo nuestro es que propone un país con justicia social. Ojalá que los logros del Frente Amplio se mantengan independientemente de quien gane, pero habrá que ver”, comentó, y agregó que cree que una buena relación con la región sí está asegurada más allá de quien gane. “Mi relación con Alberto (Fernández) es buenísima, pero si llego a ser presidente, también construiré una relación cordial con Bolsonaro. Es una falta de respeto a la institucionalidad democrática poner las animosidades personales ante que los intereses nacionales. Ante todo, soy un institucionalista”, completó.

El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou votó en la localidad de Canelones cerca del mediodía. Tras votar y saludar a los militantes que se le acercaban para darle un beso o pedirle una selfie, Lacalle Pou habló con los medios y fue cauto a la hora de hablar de resultados. En caso de ganar, dijo que le pediría una reunión urgente al actual presidente Tabaré Vázquez, pero que todavía no estaba “todo el pescado vendido”. A su vez, reafirmó su tradicional pedido de unidad nacional. “Una elección no puede ser cambiar una mitad de Uruguay por otra”, afirmó.

Fuente: Clarín