Escalofriante confesión en el caso de las turistas ultimadas en Marruecos: "La decapité"

El jefe de una célula yihadista reconoció que decapitó a uno de los turistas escandinavas asesinados en diciembre de 2011.
jueves, 30 de mayo de 2019 · 21:00

El jefe de una célula yihadista reconoció hoy que decapitó a uno de los turistas escandinavas asesinados a diciembre de 2011 en nombre de grupo del Estado Islámico (EI), en la Reanudación del juicio en Salé, cerca de Rabat. 

"Decapité a una (...) lo lamento", dijo Abdesamad Ejud, un vendedor ambulante de 25 años que está siendo juzgado junto con otros 23 sospechosos por el crimen cometido en la noche del 15 al 16 de diciembre en la región del Alto Atlas (sur). 

 

"Uaziyad mató a la otra", acusó a otro acusado, Yunes Uaziyad, que también le cortó la cabeza a la chica. "Amábamos al IE y rezábamos a Dios por él", añadió.

Las víctimas fueron Louisa Vesterager Jespersen, una estudiante danesa de 24 años, y su amiga Maren Ueland, noruega de 28 años. 

En total, 24 hombres son juzgados por "apología del terrorismo", "atentar a la vida de personas con premeditación" o "formación de banda terrorista". 

Aquellos que participaron activamente en el asesinato serían condenados a muerte. Aunque todavía se imponen penas capitales en Marruecos, hay una moratoria de facto de las ejecuciones desde 1993. 

Las dos mujeres, que fueron a hacer montañismo en el Alto Atlas (sur), fueron asesinadas en un sitio aislado donde acampaban en la noche.

 

El tribunal aceptó la petición de la parte civil de iniciar la "responsabilidad moral" del Estado con miras a obtener reparaciones. Por eso, un agente judicial del estado es esperado para esta nueva audiencia. 

Tres de los acusados ??son juzgados por su implicación directa en el crimen: Abdesamad Ejud (25 años), Yunes Uaziyad (27 años) y Rachid Afati (33 años),todos los nativos de la región de Marrakech (sur). El primero, un comerciante ambulante como jefe del grupo, ya había sido encarcelado por haber sido incorporado al IE en Siria.

El trío filmó la decapitación de una de las víctimas y difundió las imágenes en las redes sociales. 

 

Otro video publicado muestra su jura de lealtad al IE, al lado de un cuarto sospechoso, Abderrahim Jayali, de 33 años, quien lo acompañó en el Alto Atlas, pero el abandono antes del asesinato. 

Su "célula terrorista", inspirada por la ideología yihadista, no tenía "contacto" con mandos operativos en Siria e Irak, según los investigadores, y la IE nunca reivindicó sus actos.