Irán derribó un dron yanqui y la tensión está en su punto máximo

Donald Trump afirmó que la República Islámica cometió "un gran error" y desde el país asiático le respondieron que es un mensaje "decisivo y claro a Washington".
viernes, 21 de junio de 2019 · 12:18

El derribo de un avión no tripulado yanqui en el golfo Pérsico podría ser la gota que haga explotar un vaso cargado de tensiones. El presidente Donald Trump afirmó que Irán "cometió un gran error", mientras que autoridades militares de la República Islámica definieron al hecho como "un mensaje decisivo y claro a Washington". Un dron yanqui utilizado para operaciones de espionaje se desplazaba en cercanías del estrecho de Ormuz, al sur de Irán, donde fue derribado al entrar al espacio aéreo iraní y sobrevolar la región de Koohe Mobarak.

El derribo del dron fue un mensaje claro a Estados Unidos: nuestras fronteras son la línea roja de Irán y reaccionaremos fuertemente contra cualquier agresión", advirtió Hossein Salami, comandante de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Además, advirtió que su país está preparado para responder ante cualquier agresión que reciba.


La respuesta de Trump no tardó en llegar. El jefe de la Casa Blanca aseguró que la destrucción del avión no tripulado fue "un gran error", a la vez que señaló: "Me resulta difícil creer que fue intencional". "Creo que cometieron un error y no estoy hablando de que el país cometió un error. Creo que alguien bajo el mando de ese país cometió un error", siguió, a la vez que dijo que tiene pruebas de que el dron volaba sobre el espacio aéreo internacional.

En el mismo sentido, el capitán Bill Urban, vocero del Mando Central de las Fuerzas Armadas, responsable de las operaciones en Oriente Medio, agregó: "Los informes que apuntan que la aeronave se encontraba sobre Irán son falsos". Por último, el jefe de la Casa Blanca se refirió a la posibilidad de concretar un ataque armado sobre Irán: "Pronto lo sabrán".

Un momento difícil

El derribo del avión se dio en medio del aumento de la tensión entre Washington y Teherán, que comenzó con el ataque a busques cisterna y petroleros en el estrecho de Ormuz, por los que la Casa Blanca responsabiliza a Irán. A esto se sumó la advertencia de la República Islámica sobre la inminente superación de los límites de uranio enriquecido, que había sido fijado en el acuerdo nuclear de 2015.

En respuesta, esta semana Estados Unidos decidió reforzar su presencia militar en la zona del golfo Pérsico, con el despliegue de nuevas tropas, buques y misiles. La guerra, por ahora verbal, parece estar cada vez más cerca. (El Diario Nuevo Día)