ADOSAC: El gobernador ha caído en un discurso temerario

Horas después que el mandatario provincial efectuara declaraciones desafiantes al canal estatal de Santa Cruz, el gremio docente le respondió con un comunicado en el que aseguran que “las consecuencias de esta actitud pueden tener una gravedad insospechada.”
"ADO"

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Santa Cruz vive horas de mucha tensión, en las que pueden pasar cualquier cosa y las declaraciones del gobernador Peralta poco ayudan para comenzar a encaminar un diálogo con el gremio docente dentro de un conflicto que se profundiza cada día.
El día después que el gobernador realizara declaraciones en el canal estatal de la provincia, ADOSAC le respondió con el siguiente comunicado:

“Si la sociedad es la del más fuerte, del que tiene más peso, el que pega mejor, el que tiene más medios, el que tiene más posibilidades de extorsionar, entonces estamos en un problema muy delicado.”
El Gobernador Peralta no ha dedicado esa frase a las corporaciones multinacionales, que les cabe perfectamente el sayo, sino a varios miles de trabajadores petroleros y docentes, que vienen luchando por salarios y condiciones de trabajo.

Ver el enemigo en la protesta social, y el amigo en las corporaciones empresarias, conduce a alejarse cada vez más del pueblo que lo votó.
Las protestas existen, pero no son caprichosas, reflejan problemas pendientes que deben tener una salida, y la función de un gobierno es buscar esas soluciones.
Sin embargo, en lugar de proponer una instancia de diálogo, todos sus dichos no hacen más que advertir y amenazar con un caos económico en las arcas provinciales vaticinando: “daño irreparable en la economía de la provincia.” “Acá no se va a salvar absolutamente nadie”. “Lo que va a pasar acá es que vamos a tener miles de despidos si seguimos en estas condiciones”. “Que sepan que vamos en camino a tener quebranto económico muy fuerte que va a afectar a todos.” El gobernador ha caído en un discurso temerario y las consecuencias de esta actitud pueden tener una gravedad insospechada.
Resulta preocupante también, que en su extenso discurso, no se mencione el problema educativo evidenciando las verdaderas prioridades que tiene el gobernador que no deja de lado la realización de actos de campaña demostrando que son las autoridades las que se obsesionan con las elecciones de octubre.
Es así que no asume la responsabilidad que le atañe para resolver un conflicto que es sectorial y salarial. Incluso rechaza las propuestas de mediaciones como la ofrecida por el obispo Juan Carlos Romanín.

Señor Gobernador: el que es “más fuerte”, el “que tiene más peso”, “el que pega mejor”, “el que tiene más medios” es el mismo que tiene que convocar a una mesa de diálogo y no lo hace.

ADOSAC Filial Río Gallegos