Jueza decidirá si realiza pericias psicologícas a Edith Casas

La justicia de Santa Cruz decidirá en los próximos días si Edith Casas podrá casarse con Víctor Cingolani, condenado por el asesinato de su hermana gemela, matrimonio que hoy no pudo concretarse debido a una presentación judicial de los padres de la chica.

 

'Solicitamos que se impida el casamiento basándonos en el artículo 166, inciso 8 del Código Civil', confirmó a Télam Fabián Farías, abogado de la familia de la joven de 23 años.

La norma citada por el profesional menciona como uno de los impedimentos para contraer matrimonio 'la privación permanente o transitoria de la razón, por cualquier causa que fuere', por lo que 'pedimos que le hagan a Edith una pericia psicológica', agregó Farías.

La solicitud llegó ayer al Registro Civil de Pico Truncado donde residen los protagonistas de esta historia, y el responsable de la oficina, Luis Antinao, suspendió el casamiento.

Remitió luego las actuaciones a la jueza Gabriela Zapata, titular del Juzgado de Primera Instrucción Nº 1 'quien tiene cinco días para expedirse y decidir si pide las pericias psicológicas para Edith', explicó el abogado.

Añadió que la presentación judicial impulsada por la madre de la chica, Marcelina Orellana, y el padre, Valentín Casas, está motivada 'por la preocupación que tienen por la vida de su hija, por su integridad física y emocional, ya que creen que está siendo manipulada por el asesino de su hermana', dijo Farías.

Antonella Casas, hermana gemela de Edith, fue asesinada el 16 de julio de 2010. 'El hecho está probado, y Víctor Cingolani está condenado como autor material del crimen', recordó el abogado, quien representó a la familia en el juicio que se le hizo al hombre en junio de este año.

En ese proceso, Edith testificó contra el hombre con el cual ahora quiere casarse, a quien acusó de 'haberla violado y abusado física y psicológicamente, por eso no se entiende que, seis meses después, quiera casarse con él', señaló Farías.

La joven dijo hoy en declaraciones televisivas que su familia la 'presionó para escribir esa carta', en referencia a la misiva donde relató los abusos de Cingolani y que fue leída durante el juicio.

El otro acusado por el asesinato de Antonella es Marcos Díaz, quien al momento del crimen 'era su novio y que espera el juicio oral para el año que viene, donde será juzgado como partícipe necesario del asesinato', reseñó el abogado.

'No hay pruebas, son rumores', respondió Farías al ser consultado sobre versiones que hablaban de una supuesta que 'no tuve trato con ella durante el juicio contra Cingolani.

Nunca quiso hablar conmigo'. Aseguró que la madre de las jóvenes 'está dispuesta a aceptar la decisión de su hija de casarse con el asesino de su hermana si profesionales idóneos le confirman que está bien psicológicamente y que no la están manipulando'.(Télam).

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00