Sociedad

La supresión de un derecho vital: el NO cumplimiento de la cuota alimentaria

Las sumas estipuladas como “cuota alimentaria” constituyen una obligación del/a progenitor/a y un derecho que asiste a las/os menores para cubrir sus necesidades básicas, y el no cumplimiento de la misma es considerada una vulneración de un derecho básico de las/os niñas/os y adolescentes, el primero es el de la alimentación.
sábado, 15 de octubre de 2016 · 18:56


"El incumplimiento de la obligación alimentaria genera un daño moral objetivo, el menoscabo o lesión que sufre la persona socialmente; y un daño moral subjetivo, las angustias y aflicciones que produce esta situación en quien la padece. La reparación del daño moral en estos supuestos tiene un doble carácter: resarcitorio y a la vez punitorio o ejemplificador sobre la conciencia social." (Francisco A. M. Ferrer "Daños resarcibles en el divorcio" Abeledo Perrot en Cap. XIV Otros daños que pueden dimanar de situaciones conexas p. 97/8)

En Santa Cruz el primero en romper con este derecho es el gobierno provincial, quien retiene los valores de estas cuotas a sus empleados, pero no cumplen en tiempo y forma con el depósito de la misma, siendo estos alrededor del día 20 de cada mes.

En el día de la fecha asistimos a entrevistarnos con el Defensor del Menor, quien nos confirma la irregularidad del gobierno provincial como empleador, el que no solo no cumple con el pago en tiempo y forma de los haberes de los trabajadores, sino que profundiza la crisis de las familias, impidiendo el cobro de las cuotas alimentarias, al retenerlas ilegalmente.

Llama la atención, que en estos casos de público conocimiento, el mecanismo judicial lleve a aumentar las dificultades para que se cumpla la ley, toda vez que en lugar de actuar de oficio, el procedimiento exigido por fuera de todo sentido común, sea con pasos burocráticos, como lo son la contratación de abogados, la necesidad de denunciar primero ante la defensoría del adulto, llevando cada tramite gastos y demoras excesivas en el camino del cumplimiento de un derecho vital.

Entendemos que este reclamo tiene que ser de carácter colectivo, lo que nos llevó a presentar el caso ante el abogado de la ADOSAC, entidad gremial que nos nuclea como trabajadoras de la educación, para realizar una acción directa resolviendo la presentación de una denuncia ante la Defensoría del Menor, medida de emergencia que entendemos sirve de ejemplo para que el resto de los sectores de trabajadores estatales puedan llevar adelante, aunando las luchas por el derecho de nuestras/os niñas/os y adolescentes.

En el día de la fecha asistimos a la negativa por parte de los diputados oficialistas a tratar en la cámara un proyecto que hacía mención al incumplimiento por parte del

gobierno provincial del destino de todo tipo de retención a sus agentes, entre ellos a los referidos a las cuotas alimentarias.

Cualesquiera que sean los problemas económicos que atraviesa el estado provincial, no pueden los mismos justificar la vulneración de los derechos de nuestros niños, ni transformar a los menores en variable de ajuste presupuestaria.

Ada Vivanco – Silvia Dickie - Tribuna Docente