ADOSAC

La ridícula estrategia del gobierno para resolver la crisis educativa: judicializar la protesta docente y no hablar de “aumento salarial”

domingo, 18 de junio de 2017 · 11:22

A riesgo de ser reiterativos en los calificativos hacia el gobierno provincia, quien no logra articular una sola idea positiva para darle una solución de fondo al problema de la Educación en la provincia, ADOSAC quiere remarcar la poca voluntad conciliadora, la recurrencia constante a la mentira en sus comunicados oficiales, la escasa o nula convicción democrática y la irrisoria propensión al diálogo y al acuerdo que la gobernadora Alicia Kirchner usa como vía para atacar los problemas de fondo con el sector docente. Busca, por lo tanto y como una alternativa posible a su nulo poder de comprensión del problema, la judicialización y la articulación de campañas sucias en contra de ADOSAC; algo que está en el ADN kirchnerista y el gobierno de Santa Cruz sustenta, reflota y aplica a lo largo de los años.

 

Este gobierno parece estar ajeno a la realidad educativa que vive Santa Cruz y se desconoce a sí mismo como el artífice de la crisis. Para resolver su problema, busca crear un enemigo y allí entra nuestro gremio, al cual trata de someter constantemente a las más increíbles presiones, persecuciones y campañas de difamación y hostigamiento. Esto, sin mencionar la tarea infame de desfinanciar a la organización sindical al quedarse ilegalmente con los fondos que les pertenecen a los docentes, sin rendir cuentas y sabiendo que en Santa Cruz no hay un juez que le ponga límites a tanta impunidad.

 

Pero ni aún en esta estrategia de desgaste destructiva emprendida el gobierno es capaz de dar la cara y recurre a pegatinas de afiches, (pagados por todos nosotros) para calificarnos de "vándalos” o impulsa pintadas y graffitis con el fin de descalificar y deslegitimar el genuino reclamo docente.

 

Por otro lado y en la misma línea está la judicialización que promueven algunos actores paralelos. El señor Canale, quien se arroga la representatividad de los padres resulta ser un instrumento parcial de los intereses propios del Ejecutivo lo cual constituye una elocuente muestra de los intereses partidarios que fundan las acciones de este funcionario. Si en realidad representa a los padres de los alumnos, debiera preocuparse por exigirle al Estado que articule y arbitre los medios necesarios para solucionar el conflicto y solicitar al gobierno que se siente en una mesa de acuerdos y con soluciones concretas.

 

Como muestra de esto, el Vocal interpuso un amparo en contra del gremio docente sin hacer lo mismo contra el Estado provincial. Esta maniobra es claramente discriminatoria, tendenciosa y configura una acción intimidatoria hacia el sector docente por parte de quien peca de parcialidad y no está imbuido de un espíritu conciliador o reparador de la crisis sino, por el contrario, pretende confrontar y que sea un juez del Partido quien finalmente haga el trabajo sucio en sustitución de la incapacidad propia de la gobernadora y sus funcionarios de buscarle una salida a la gravísima crisis educativa en la que ha sepultado a esta provincia y que pone en serio riesgo el ciclo lectivo 2017.

 

Utiliza la mano de obra desocupada que, seguramente pagarán con fondos públicos, para atacarnos, solo por reclamar lo mínimo e indispensable: que se inicien las clases, se acondicionen los establecimientos, se abran paritarias serias y se formalice en tiempo y forma el pago de los sueldos, como es su obligación primaria, más allá de sentarse a discutir con el sector docente cómo va a recomponer el salario depreciado en el último año, dejando de lado la burla del 3% ofrecido. El no querer discutir una recomposición salarial es una de las variables de sus políticas de ajuste, junto a los despidos encubiertos que evidencian con toda claridad que su discurso pseudo-progresista es una gran falacia.

 

Es raro y contradictorio, porque es la propia Gobernadora quien dice en sus discursos cuánto le preocupan los chicos pero bochornosamente establece un miserable 3% de pauta salarial en un contexto inflacionario dónde se ha perdido el poder adquisitivo del mismo. Y no solo esto, sino que descaradamente anuncia el cumplimiento en el pago de la totalidad de los salarios y sin reparo alguno vuelven al pago discrecional y desdoblado y solo en algunas localidades.

 

Siguen burlándose, no solo de los docentes sino de la sociedad en su conjunto.

Pero todo esto en lugar de flaquear nuestras fuerzas redobla la convicción en nuestro reclamo y en nuestra lucha.