ADOSAC

La resolución 1172 del CPE es un intento de prepotencia y un claro ejemplo de incompetencia.

sábado, 01 de julio de 2017 · 17:45

El Consejo Provincial del Educación emitió la Resolución Nº 1172, donde se proponen medidas absurdas y ciertamente inaplicables al sector docente, no solo por lo poco práctico que resultarían, sino por la incapacidad que tienen sus gestores, para ejecutar las que están establecidas y normadas, con lo cual, muchos menos podrían instrumentar éstas que conforman un contexto de medidas que tienen solo el fin de amedrentar, coaccionar y extorsionar a los docentes de la provincia.

 

Lo improvisado de su contenido se refleja en varios aspectos, aunque su fin único sea generar temor en los docentes para que el día lunes todos vuelvan a clases, un burdo y elemental intento de quebrar nuestra lucha. Solo mencionaremos algunos aspectos a modo de ejemplo que confirman la precariedad de sus argumentos.

 

Manifiestan que esta resolución se aplicaría sobre quiénes no tuvieron clases en los últimos cuatro meses, sin definir qué sucede con quienes tuvieron clases de manera parcializada.

 

Dicen en, sus absurdas pretensiones, que extenderán las jornadas en edificios donde funcionan varias escuelas, sin ninguna inversión en infraestructura ni en recursos educativos. Ante esto proponen el uso de medios tecnológicos como la televisión pública (canal 9, hoy con medidas de fuerza), o traslado a establecimientos cercanos de los alumnos por problemas edilicios, evidenciando su propia desidia e incapacidad.

 

Nuestra respuesta a estos planteos que de tan básicos y difusos se convierten en grotescos, simplemente está en la legitimidad de nuestro reclamo, en la convicción de nuestros compañeros y en la organización de nuestro sindicato.

 

Seguimos apostando al diálogo con soluciones y sin coacción, siendo el ámbito de paritarias donde se reflejen los acuerdos y no los "aprietes”. Nos quieren someter y domesticar por la fuerza del miedo, clara muestra de su debilidad del gobierno, sin darse cuenta que sus ataques nos fortalecen a todos los docentes que no estamos dispuestos a resignarnos.