Mientras en Gallegos celebran habilitación de Zona Franca, la de Caleta es un páramo

Tanto el Gobierno provincial, como la Federación Económica de Santa Cruz, celebraron, aunque con algunos reparos, que Nación haya habilitado la Zona Franca comercial de Río Gallegos y la industrial de Caleta Olivia, pero en la práctica el beneficio inmediato es para la de la capital provincial.
miércoles, 17 de enero de 2018 · 00:49

Allí todo está preparado para que en tres meses comience un gran negocio de venta de mercaderías importadas, pero la de la ciudad del Gorosito sigue siendo un páramo alambrado donde solo hay dos edificios abandonados.

En sus comentarios, funcionarios y empresarios que centran su actividad en Río Gallegos hablan de manera global de la habilitación de los recintos creados con beneficios en materia tributaria, aduanera y de comercio exterior, pero en definitiva terminan centrándolos en la Zona Franca (ZF) comercial de esa ciudad, sobre todo haciendo hincapié en el hecho de que el Ministerio de Producción de la Nación no haya autorizado la posibilidad de venta de automóviles.

Pero de la asignada a Caleta dicen poco y nada, aunque también es dable señalar que los referentes locales parecen haberse llamado al silencio.

A la proyectada ZF industrial se la ubicó en un predio de 20 hectáreas que está inmediatamente detrás del espacio que ocupa el Puerto Caleta Paula, en dirección al tramo de circunvalación de la Ruta 3.

Si no fuera por dos edificios de planta baja y primer piso que terminaron de construirse a mediados de 2015, y un cartel de obra que ya está semi destruido por los temporales de viento, nadie se daría cuenta de cuál es el destino que se ideó para ese predio.

Es más, ese mismo año y casi al final de su última gestión el entonces intendente José Córdoba había solicitado autorización al Concejo Deliberante para ocupar otras 200 hectáreas previendo que varias empresas se interesarían para instalarse para importar o exportar insumos industriales.

Incluso se conjeturaba sobre la cantidad de empleos que podría generar ese emprendimiento, pero al final todo se fue diluyendo y quedó en evidencia que el gobierno provincial centró sus gestiones en la ZF de Río Gallegos (que será similar a la de Punta Arenas) por encima de la local. De otra manera no se explica por qué la de Caleta Olivia no avanzó más que por las dos estructuras para oficinas que hoy se erigen en lo que es un desolado páramo.

Vale recordar que las ZF fueron proyectadas a mediados de los años 90 cuando Néstor Kirchner era gobernador, pero cuando su gobierno entró en conflicto con el ex presidente Carlos Menen, Nación las frenó de manera abrupta.

Años después, la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner reimpulsó el proyecto pero con la asunción de Mauricio Macri todo volvió a paralizarse aunque en la Resolución que emitió el viernes el Ministerio de Producción (publicada en el Boletín Oficial) no autoriza la venta de automóviles, limitando ese comercio solo a las autopartes.

Las razones de ello, según entienden referentes del kirchnerismo, se debe a una jugada política del senador nacional Eduardo Costa (Cambiemos), quien no concibe que su rol de empresario se vea perjudicado ya que ese es uno de sus rubros comerciales, pero lo concreto es que ahora todo está definido para que en tres meses esa ZF Comercial comience a ser un gran negocio para los concesionarios.

Regocijo empresarial

El presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, destacó el fruto de las intensas gestiones y reuniones con autoridades nacionales que tuvieron funcionarios del gobierno de Santa Cruz, “en especial las encabezadas por la gobernadora Alicia Kirchner y el ministro Leonardo Álvarez (Producción) para avanzar con la apertura del predio ubicado al sur de Río Gallegos”, lo cual “permitió sacar del letargo en que había caído este proyecto tan demandado por los santacruceños”.

“Consideramos que las ZF se debían haber habilitado tiempo atrás, pero la burocracia y las presiones fueron más fuertes. Acá hay empresarios locales que han apostado a este proyecto y han perdido mucho dinero con esta tardanza y ello deja un precedente negativo para los inversionistas”, advirtió.

Finalmente, en cuanto al impacto que tendrá en el comercio capitalino recordó que está en vigencia la función del Comité de Vigilancia que junto con la Autoridad de Aplicación “supervisarán el correcto funcionamiento de la venta minorista, a efectos de evitar que se desvirtúe su objetivo”.

Exclusión de automotores

Por su parte el titular de la cartera provincial de Producción, Leonardo Álvarez, consideró que Nación no tiene argumentos válidos que justifiquen excluir la venta de automotores.

En declaraciones al diario La Opinión Austral, el ministro dijo en principio que no podía dejar de agradecer “la infinita paciencia y comprensión de los usuarios que adquirieron espacios físicos para desarrollar su actividad comercial dentro de la ZF, con una importante inversión realizada”.

Al mismo tiempo lamentó que se hubiera tardado más de un año en lograr su aprobación “y que se nos haya negado la posibilidad a los santacruceños de adquirir automotores bajo un régimen de promoción especial con la excusa que podemos afectar la producción nacional, cuando nuestra escala potencial es ínfima”.

Es que la Resolución publicada el viernes en el Boletín Oficial establece la eliminación de los vehículos de la nómina de mercaderías de origen extranjero para la venta al por menor. elpatgonico.net

Comentarios