Adultos: ¿Se nos viene la noche?

Por ahí este dicho popular es la síntesis de nuestro encuentro, de nuestra causa y consecuencia.
viernes, 23 de marzo de 2018 · 20:50

*texto de la docente Soledad Vitta

Por ahí este dicho popular es la síntesis de nuestro encuentro, de nuestra causa y consecuencia.

Para Ellos, los alumnos, un punto de inflexión, el despertar de un proyecto y la posibilidad, el espacio físico, el calor humano necesario para lograr una meta truncada o salvar una situación complicada.

Para Nosotros, los profes, un mundo regido por el principio de Educación permanente para todos, de abrir puertas y sobre todo acompañar; ser el motor para un combustible humano que lejos de quemarse quiere arrancar, andar, recorrer, guardar resto para seguir en ruta y llegar a lugares impensados, deseados cuando estuvieron cerca, porque debían ser públicos y se sintieron excluidos u olvidados.

Para Ellos, la curva en ascenso, la gráfica de un punto en el diagrama de su vida pero que sin él estaría incompleto, un capítulo, un renglón... ese punto final en el texto releído.

Si sos o fuiste parte podríamos escribir mies de experiencias para fortalecer el privilegio de pertenecer a Adultos, la bondad de brindarse a pares, el placer profesional de construir codo a codo desde el conocimiento previo de la vida misma como práctica, poniendo sobre la mesa de trabajo los dolores, los miedos, las idas y vueltas, los paréntesis de una vida Adulta.

Compartimos, Ellos y Nosotros, partos, vida y muerte.

Conformamos, Ellos y Nosotros, un subsistema donde, inexplicablemente, se entra y se sale sin irse.

Somos Adultos, el producto de una decisión, una fórmula que provee oxígeno en un mundo donde lo viejo se destaca sin consulta.

Somos este espacio, este tiempo, somos Ahora, Presente... somos este vínculo, este compromiso, este cúmulo de conocimientos que genera pertenencia y gratitud para siempre.

Estos espacios de construcción y formación alcanzaron la Adultez, la madurez, la experiencia... acá crecemos y creemos en lo imposible y lo intentamos y lo hacemos nuestro, creemos en un Yo que se desdibuja en la necesidad del otro, donde abrazamos proyectos y jugamos, sin virtualidad, a construir un mundo mejor, uniendo fuerzas para los sueños individuales, personales, únicos e irrepetibles...y obviamente, ya impostergables.

Estas EPJAs, en esta Santa Cruz tan golpeada, saqueada, desvastada y olvidada no pueden ser una barra en la estadística, leída desde un escritorio helado, una mirada parcial y un proyecto desnudo de pasión e inconsulto.

Abonamos día a día esta tierra, estas EPJAs...

Y cuidado, porque cuando el surco parece vacío, seguro habrá brotes si hubo trabajo...pero también habrá buitres que roben las semillas y destruyan la tarea de los invisibles.

Puede venirse la noche, entonces, seremos el rocío y el sol para garantizar la cosecha.

 

Galería de fotos

4
1
10%
Satisfacción
0%
Esperanza
10%
Bronca
10%
Tristeza
70%
Incertidumbre
0%
Indiferencia