YCRT presentó el Preventivo de Crisis, el que tiene un "fin fundador"

La Intervención de Yacimientos Carbonífero de Río Turbio (YCRT) pone en conocimiento de los trabajadores de la empresa en particular, de la comunidad de la cuenca carbonífera y de la provincia de Santa Cruz en general, que ha realizado la presentación del Procedimiento Preventivo de Crisis.
miércoles, 25 de abril de 2018 · 18:45

Mediante un comunicado de prensa, informaron que fue ante el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, quien ahora tiene un plazo de 10 días hábiles para expedirse sobre su aprobación o rechazo.

Con esta medida, se materializa una instancia a la que no hubiéramos querido llegar, pero sobrevino como consecuencia de la falta de acuerdos previos con la dirigencia de los cuatro gremios actuantes en el yacimiento, a quienes en octubre del 2016 se les comunicó oficialmente la necesidad de establecer nuevas condiciones de trabajo y se les expuso que la empresa necesita de todos, partiendo de la idea que la sinergia concurrente de cada componente productivo de YCRT, aliado a la gestión que nuestra Intervención lleva adelante y el apoyo del gobierno nacional, hará posible el futuro que todos deseamos, tanto el de los convencidos como de aquellos que aún no están convencidos. A estos últimos, precisamente, queremos mostrarle que se puede generar riquezas para distribuirla, pero necesitamos que ellos entiendan el cambio de los tiempos, la limitaciones de los recursos y la necesidad de actualizar el modelo productivo, por tantos años olvidado en nuestro yacimiento.

A partir de hoy tenemos diez días hábiles para repensar, escuchar propuestas de los gremios y construir de cara al porvenir, siempre que las acciones propositivas resultantes, se adecuen a la realidad financiera y estructural de la empresa, sean objetivas, realizables, verificables y que no tengan un carácter coactivo, sino participativo; que nos alejemos del mezquino y compulsivo discurso político-sectario, el cual solo invierte tiempo y esfuerzo en proteger un estado prebendario y de privilegios, sustituyéndolo por un pensamiento más solidario, fundado en la búsqueda de una solución integral para el colectivo de los trabajadores, sus familias y por derrame, a todas la cuenca, apuntando a lograr mayor equidad y mejor distribución de los recursos.

Seguramente en este tránsito, volveremos a escuchar las voces disonantes que todo lo cuestionan, de quienes abonan al axioma: cuanto peor, mejor, pero nosotros somos muy optimistas y creemos sinceramente en todo lo que impulsamos y planificamos; además, estamos convencidos de que el esfuerzo de generar riquezas, lo queremos hacer con todos incluidos, necesitamos afianzar la búsqueda de un horizonte de trabajo sin sobresaltos para cumplir con una producción continua, donde todos los sectores se sientan protagonistas, nadie excluido, pero tampoco ninguno por encima de los demás, usufructuando privilegios que no caben en la realidad de la Nueva YCRT.

En esta nueva etapa que se desarrolla para la empresa, es necesario cambiar las reglas de juego y alentar una alianza productiva con aquellos que tengan algo para aportar a la generación de riquezas, especialmente los mineros; y por supuesto a quienes sean sus ayudas complementarias, desde la supervisión de los trabajos, los encargados de velar por la seguridad, los de logística, mantenimiento, jefaturas y los necesarios trabajos administrativos que se deben realizar para dinamizar la tarea, ordenarla, jerarquizarla y transparentarla.

Todos saben que un Procedimiento Preventivo de Crisis faculta a nuestra Intervención a tomar decisiones drásticas y es un proceso previo a comunicar nuevos despidos y suspensiones, sin embargo, nuestra vara está puesta mucho más alta y más allá de producir ajustes innecesarios con el solo hecho de confrontar. YCRT necesita de todos y de todo, por lo tanto estamos decididos a realizar las reincorporaciones que hagan falta, mejorar la situación de quienes hoy

no están bien y promover niveles de equidad más lógicos a los tiempos que corren, readecuando un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) reasignando una nueva escala salarial, apuntando en un solo sentido: rearmar nuestro poder productivo, producir sin detenernos y hacer funcionar la Usina nueva, para lo cual, necesitamos de esfuerzo compartido de todos, la comprensión y la disposición de quienes se sienten parte de esta empresa que pretendemos renazca desde las propias cenizas que nos dejaron.

Pero todo esto que suena bien y puesto en palabras resulta coherente y esperanzador, no se puede conseguir sin un acuerdo entre todas las partes, por medio del cual se garantice el trabajo, la continuidad, la paz social y la disposición a poner como meta de corto plazo el único objeto que le da sentido a nuestra existencia como yacimiento: sacar carbón.

Si todos logramos pensar en el mismo sentido, deberíamos preguntarnos entonces ¿Alguien quiere quedar fuera de este acuerdo?, porque en breve comenzaremos a hablar de hechos y propuestas y un pedido de reordenamiento como el propuesto, necesita de un conjunto de acuerdos necesarios y fundamentales.

Como empresa necesitamos imperiosamente que el Estado nacional nos siga subsidiando por un tiempo para pagar salarios y dentro de ese contexto, tenemos la absoluta convicción de que ese esfuerzo del Estado, debe ir a parar al bolsillo de los mineros que menos ganan, porque sin ellos, los brazos de la producción y la dinámica propia del yacimiento, YCRT no tiene sentido, ni aplicabilidad, ni fundamento su existencia.

Este PPC tiene una faz ordenadora, una propuesta de equilibrio y un fin refundador de un proceso originalmente viciado, no solo de irregularidades administrativas y de gestión, sino de una sorprendente falla conceptual, por cuanto hay sectores que padecen algún tipo de síndrome elitista el cual los impulsa a sostener el estatus quo, sin esforzarse por reconocer que los tiempos han cambiado o pretendiendo (lo cual es peor) que para ellos, nada puede cambiar. Y la realidad contrasta inexorablemente con ese pensamiento y tal vez todo esto y la falta de autocrítica, los lleva a interponerse a cualquier solución, cuestión que debe reverse y revertirse.

La Nueva YCRT y en ese camino se instruye este Procedimiento Preventivo de Crisis, busca restablecer la autoridad y el ordenamiento pero también premiar la capacidad, la productividad y la dedicación de sus integrantes. Atrás quedaron los tiempos donde sectores interesados en achatar la pirámide, hicieron desaparecer las diferencias y las jerarquías. Desde el 2008 en adelante, podríamos decir, se subvirtieron todos y cada uno de los elementos básicos del orden de méritos; y todo dio lo mismo. No existió, desde entonces, ninguna correlatividad entre capacidad, salario y trabajo; los ingresos y permanencias en la empresa, eran proporcionales al grado de pertenencia a un sector político y su evolución dentro de la estructura no estaba condicionada a sus capacidades laborales, sino a la figura de partícipe necesario.

Todo eso se terminó. El PPC viene a constituirse en una herramienta dinámica de reconversión y justicia empresarial. Ésta Intervención está convencida de que casi el 100% de los trabajadores desean apostar al futuro. Nosotros no nos detendremos ni menguaremos nuestro empuje de conseguir la empresa que soñamos, por la máquina de impedir que nos interpongan sectores que han perdido el tren de la historia.

Vamos a seguir juntos para hacer grande a YCRT, poner en marcha el complejo de la Usina termoeléctrica y seguramente, en algunos años más, los hechos que hoy describimos como obstáculos del crecimiento propuesto, los miremos como el triste recuerdo de aquello que no nos puede ni debe pasar nunca más a los santacruceños, quienes soñamos con una provincia donde sea posible desarrollarse con libertad y trabajar con ganas de aportarle al país, no solo lo mejor de nuestras riquezas minerales, sino la energía que tanto se necesita y el esfuerzo de nuestra gente.

El lema de la Intervención, a partir de esta nueva etapa es: Por el sostenimiento, engrandecimiento y progreso de nuestra empresa carbonífera estatal, que contenga a todos, crezca con los trabajadores adentro y aporte al déficit de energía que tiene el país y vamos en camino a revertir.

Comentarios