PedidosYa, la App de delivery, llegó a Río Gallegos: les cobra la indumentaria a sus empleados

La empresa comenzará a funcionar el lunes con 20 trabajadores y tuvo en Buenos Aires diversos reclamos por precarización laboral.
sábado, 26 de octubre de 2019 · 20:50

El lunes comenzará a funcionar en Río Gallegos, PedidosYa,  una de las  APP de delivery más famosas del país.

Cerca de 20  trabajadores comenzarán a repartir  el lunes- en bicicleta-  gracias a un acuerdo que la empresa llegó con decenas de casas de comidas.

Pero  esta App de delivery junto con otras-como Rappi y Glovo – carga encima diversas demandas de parte de los trabajadores en sus lugares de origen donde iniciaron su actividad comercial.

El 2 de agosto el Juez Roberto Gallardo, el Juzgado Nº2 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, ordenó suspender el servicio de las tres empresas, bloqueó las operaciones  por tarjeta de crédito, hasta que  regularicen la situación laboral de los empleados. El juez los obligó a cumplir con las normas laborales y previsionales, ya que las Apps  no tenían registrados  correctamente a sus trabajadores.

La resolución reforzó el pedido de una medida cautelar dictada el 6 de diciembre de 2018, después de un pedido de la Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios (ASIMM)  y que fue confirmada el 10 de julio por la Sala I de la Cámara de Apelaciones.

 El mismo juez ordenó  que las empresas  entreguen a cada empleado- en Buenos Aires utilizan motos además de bicicletas- bandas reflectivas reglamentaria, caja portaobjetos reglamentaria con sistema de ajuste al vehículo, comprobante de póliza de seguros personales y de riesgos del trabajo vigentes y copia de las libretas sanitarias.  Y dispuso  que “queda expresamente vedado a las empresas citadas obligar a los empleados a costear las provisiones establecidas”.

En Río Gallegos,  PedidosYa  les  cobra la indumentaria  a los empleados a  un valor de 1.000 pesos  que se les serán descontadas de su labor durante  las primeras cuatro semanas.

Además   la empresa les proveerá  un seguro,  los inscribirá como monotributistas, y luego  supuestamente, serían  blanqueados correctamente.