Historias de Patagonia: El Quinquela de Río Gallegos

Un seis de noviembre del año 1917 nacía un Río Gallegos el pintor Claudio Leonardo Gorrochategui. Venía al mundo en un planeta plagado de conflictos, el día anterior al triunfo de la revolución bolchevique de un mes antes en Rusia.
sábado, 4 de mayo de 2019 · 19:01

* Mario Novack

La Revolución de Octubre -el acontecimiento político, económico y social más importante del siglo XX- tuvo lugar el 7 de noviembre de 1917 de nuestro calendario.        Sucede que al momento de la revuelta, Rusia aún se regía por el calendario juliano, mientras que la mayoría de los países occidentales, inclusive la Argentina, se regían por el calendario gregoriano.

Para recordar este episodio, hemos seleccionado un artículo que consigna cómo fueron informados los argentinos sobre los sucesos que se desarrollaban en Rusia..

Ya el martes 6, luego de que el idolatrado Botafogo triunfase en el Premio Carlos Pellegrini.

El 4 de mayo de 1916 se produjo un incidente importante en el desarrollo de las relaciones entre la Argentina y Francia, al ser detenido en Cardiff por las autoridades británicas -a requisición de las francesas para que llevara carbón a Francia- el vapor argentino Curumalán, perteneciente a la empresa argentina Ernesto Tornquist y Cía., mientras se hallaba cargando carbón para la Compañía Argentina de Pesca.

El gobierno francés, que sospechaba de la casa Tornquist como una firma argentina que servía a los intereses alemanes, pretendió someter el barco al Tribunal de Presas. Ese mismo día, el ministro de relaciones exteriores, José Luis Murature, envió sendos telegramas a los ministros plenipotenciarios acreditados ante los gobiernos de Gran Bretaña y Francia, notificándoles que el vapor Curumalán pertenecía a la sociedad argentina Tornquist y recomendándoles que gestionaran su liberación.

Finalmente, el 1º de junio el gobierno francés, atendiendo los reclamos del ministro argentino en Francia, Enrique Rodríguez Larreta, permitió la salida del barco rumbo a la Argentina.
No obstante este incidente, el gobierno argentino, presionado por la escasez de combustibles, fue resignando el alcance de su inicial postura neutral en la Primera Guerra, y adoptó actitudes crecientemente cercanas al bando aliado. En noviembre de 1917, el gobierno argentino respondió satisfactoriamente a la solicitud de la legación francesa y concedió por decreto la exportación de 250 toneladas de harina de trigo, que la casa Best & Cía. embarcó desde Buenos Aires con destino a Dakar -Africa Occidental Francesa. 
Asimismo, el 14 de enero de 1918 en Buenos Aires el gobierno argentino firmó con los de Francia y Gran Bretaña una convención otorgando a estos países un crédito para la compra de trigo y otros cereales.

La convención fue firmada por el ministro de agricultura argentino Honorio Pueyrredón, el ministro francés Henri Jullemier y su colega británico Reginald Thomas Tower, y fue aprobada por el Congreso argentino el 21 de enero de 1918. Dicha convención establecía que los gobiernos de Francia y de Gran Bretaña comprarían en la República Argentina el sobrante de trigo y otros cereales por una cantidad aproximada de 2.500.000 toneladas, debiendo exportarlas antes del 1º de noviembre de 1918..

También ese noviembre traería una nota pintoresca: la marca mínima ocurrió el día nueve, cuando se registraron 2,4 grados.

Gorrochategui, santacruceño de nacimiento fue un autodidacta. A partir de su mudanza desde Río Gallegos a Buenos Aires, inició sus muestras individuales en la Galería Van Riel, prosiguiendo luego sus presentaciones en Witcomb, Velásquez y Peuser  y en galerías diversas del interior del país.

Realizó desde 1953, envíos regulares a los salones oficiales de Rosario, Santa Fe, Bahía Blanca,Tandil,La Plata y Mar del Plata, en Buenos Aires.Viajó por Sudamérica, recorriendo Uruguay, Brasil, Bolivia, Chile y Perú. En este último país, expuso en la Galería San Marcos de Lima (1962) y en el Instituto Peruano-Norteamericano (1966), con gran suceso de crítica y de adquisición por parte de los coleccionistas e instituciones oficiales y privadas.

En 1974 viajó a España e Italia. Se le adjudicó el premio "Mención de Honor" en el Salón Nacional, Mención de Honor en el Salón de Tandil, y Mención en el Salón de Acuarelistas.

La Boca tiene en el pintor Claudio Gorrochategui al poético intérprete de ese mundo pleno de calidez humana donde habla su pincel. Es el puerto de la Boca, el mismo que concita la atención de nuestros plásticos desde horas distantes,  donde él intimó con el silencio del paisaje.

Su casa era hermosa, antigua, con estilo colonial y como ella era la viuda del gran pintor. Estaba llena desde los techos hasta el piso de sus cuadros, los cuales uno puede observar por horas, dice en su libro “La Incertidumbre” la escritora Luciana Mariel Gonzalez.

La colección del Club  Boca Juniors no escapa a esta tradición y cuenta con la presencia de Benito Quinquela Martín y Claudio Gorrochategui , maestros en vistas y escenas portuarias.

En una conferencia, alguna vez Isidoro Blaisten remarcó que al proponer su tan conocido "consejo para escritores", León Tolstoi no dijo "describe tu aldea", sino “pinta tu aldea y pintarás al mundo”. No usó un término de la literatura sino de la plástica. No del intelecto sino más bien del alma y la intuición.
Fue el dueño de La Boca. Allí fue criado por sus humildes padres adoptivos y allí encontró su mundo. Pintando siempre, lo que deseaba para su barrio, sino también todo aquello con lo que no se contaba, trabajo, educación. Fue un filántropo único y un argentino modelo.
La obra de Quinquela nos refleja el amor a la Vuelta de Rocha, siendo Gorrochategui un eximio exponente que se complementaba con brillo propio.
 

Estos son algunos galardones obtenidos por el pintor santacruceño que falleció en 1991 en la ciudad de Avellaneda, en el Gran Buenos Aires.

1954 Primera Mención de Honor Salón Nacional.
1955 Premio Sociedad. Cooperativa y Mutual Ferroviaria Salón de Santa Fé.
1956 Mención Honorífica Salón de Tandil.
1957 Mención de Honor Salón de Rosario.
1958 Premio "Martín Malharro" Salón Municipal.
1959 Premio Salón de Acuarelistas, Pastelistas y Grabadores.
Premio "Sadao Ando" Salón Nacional.
1961 Segundo Premio Salón de la Armada Nacional.
Premio Adquisición Salón de Mar del Plata.
1965 Premio "Laura Barbara de Díaz" Salón Nacional.
1966 Premio Adquisición de Monocopia Salón de Mar del Plata.
1967 Premio Adquisición "Jockey Club" Salón Municipal de La Plata.
1969 Segundo Premio Salón de Rosario.
1970 Tercer Premio Salón de Rosario.
1972 Primer Premio Salón de Rosario.
1973 Gran Premio Salón naval.
1975 Primer Premio Salón de La Plata.
1979 Segundo premio Salón de Santa Fé.
1980 Segundo premio Salón de Santa Fé.

No sabemos cuanto lo habrá inspirado el paisaje de ese Río Gallegos de antaño, la ciudad que lo vió nacer, con sus construcciones de chapa al igual a la Boca donde desarrolló su talento y espíritu creativo.