SECUESTRADA

Acusan a cantante bailantero por el secuestro de una joven santacruceña

Según una denuncia que realizaron en Crónica, "Beto" de Luz Mala tendría encerrada a Paola Frey, de 33 años, en la Villa 1-11-14. La joven arribó, por amor, engañada desde Santa Cruz. "Está perdidamente enamorada de él, no está en su sano juicio", comentó su padre Marcelo.
sábado, 19 de septiembre de 2015 · 16:43

Invadida por la angustia y la desesperación, una familia santacruceña ruega por Paola Frey, una joven que bajo engaños abandonó su provincia natal y arribó a la ciudad de Buenos Aires para comenzar una nueva vida con un individuo que por estas horas la tendría encerrada bajo llave.

 Sus seres queridos enfatizaron que "el sujeto está vinculado a las drogas y pertenece a un grupo de cumbia. El 3 de septiembre pasado Paola, de 33 años, le aseguró a su padre, Marcelo Frey, que se dirigiría al casco céntrico de la ciudad de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, con el fin de sellar el alquiler de una vivienda. Sin embargo, al día siguiente "le mandé un mensaje para organizar la mudanza y me dice que estaba en Buenos Aires”, reveló Marcelo, que en ese momento tomó conocimiento de que su hija abandonó todo para convivir con un hombre en la villa de emergencia 1-11-14.

 Pocos días después, la familia, por medio de una amiga de Paola, se enteraría del infierno que padece y que al mismo tiempo tolera, sorpresivamente: "Esta chica nos contó que mi hija le manda mensajes a escondidas, cuando este tipo no está. También le dijo que la tiene encerrada en una habitación para que no se la mire nadie, y lo peor de todo es que ella lo entiende”, precisó Frey.

 El sujeto en cuestión fue identificado por los familiares como Alberto Urueña, quien se da a conocer con el alias "Beto”, de Luz Mala, grupo de cumbia en el cual él se desempeña como cantante.

 A Urueña la joven lo conoció durante una breve estadía en Buenos Aires en julio pasado, con motivo de comprar ropa. A su regreso a Santa Cruz, el cumbiero "le dijo que la relación no podía ser y también le contó que consumía y vendía drogas, que lo de la cumbia era una fachada para vender droga en los boliches”.

Por Facebook

Sin embargo, la pareja se recompuso durante un permanente contacto por Facebook y fue por ese medio que le ordenó: "Venite conmigo, sacá un préstamo, vende todo. Traeme la plata y a la nena”, en referencia a Muriel, la hija de 5 años de Paola. Justamente ella abandonó su puesto de trabajo y se marchó para estar dentro de cuatro paredes, una particular situación que Marcelo vincula a que "él se aprovecha de que ella está perdidamente enamorada de él, porque si no no entiendo cómo una persona en su sano juicio saque un préstamo de 50.000 pesos y se vaya de su trabajo, para darle la plata a alguien que recién conoce y está vinculado a las drogas”.

 Por lo tanto, el desconsolado progenitor manifestó su ruego: "Queremos saber cómo están mi hija y mi nieta. Principalmente la nena, porque tenemos miedo que esta persona le haga algo malo. Por eso deseamos recuperarla”. Fuente Diario Crónica.