Acusado de homicidio confesó a medias y no dan lugar a juicio abreviado

En la jornada de hoy se dio inicio el juicio contra un sujeto acusado de matar de varias puñaladas a un joven de 32 años. El incidente ocurrió en El Calafate. El imputado dijo a los jueces haberse defendido y que solo recuerda haber propinado una sola puñalada.
jueves, 30 de mayo de 2019 · 21:36

En la jornada de hoy se dio curso a un juicio por un brutal homicidio acaecido en la villa turística de El Calafate. Si bien se preveía que el imputado reconozca el hecho que se le imputa y dar paso a un juicio abreviado, es decir omitir las declaraciones de los testigos para dar paso a los alegatos y luego dictaminar sentencia, la declaración del acusado no conformó a la querella por lo que las audiencias siguen en su cauce normal.

Fuentes judiciales dieron cuenta a Nuevo Día que, al momento de declarar, el imputado Héctor González, brindó un testimonio que la querella consideró no suficiente para dar paso a este tipo de juicio. González habría manifestado ante los jueces que solo recordaba que se defendió de un ataque y que propinó una sola puñalada, no recordando nada más de lo sucedido.

Ante este panorama se optó por continuar con el juicio normal, por lo que se escucharon algunos testimonios de testigos y se pasó a un cuarto intermedio, donde se espera, por ejemplo, la declaración del perito forense, entre otros.

El hecho ocurrió en la casa de un tercero, que según los testimonios en ese momento se había ido a dormir. Momentos antes en horas de la mañana los tres habían estado tomando y estaban alcoholizados.

En un momento quedaron González y Mora solos y allí se produjo el salvaje ataque, donde el primero habría asestado varias puñaladas al hombre de 32 años, quien murió desangrado.

El asesino escapó salió de la vivienda de la calle Lago del Desierto (atrás del Gimnasio Palito Cherbuckov) y cuchillo en mano se escapó del lugar. La policía llegó al lugar momentos más tarde. Acudieron al llamado de un supuesto accidente de tránsito y se encontraron con la terrible escena del crimen.

Minutos después el agresor fue localizado en una vivienda de Lago del Desierto al 2200. Debió ser reducido por la policía porque aun empuñando el arma blanca no quería entregarse.

En la etapa de instrucción el hecho se caratuló como homicidio agravado por la alevosía, pero al parecer un tecnicismo judicial fue aprovechado por la defensa para exigir y conseguir cambiar a homicidio simple, lo que baja la pena de reclusión perpetua a 25 años como máximo, y 8 años como mínimo.

Dos de los cinco hermanos de Mora, llegaron a Río Gallegos para presenciar el juicio oral. Si bien cabía la posibilidad que el juicio sea abreviado, ya que las partes habrían llegado a un acuerdo para que por primera vez, González cuente cómo fueron los hechos y confiese la autoría del crimen. Pero finalmente esto no fue así. (Fuentes propias y Ahora Calafate)