Usar chicos de 4 años para vestirlos con los colores de La Cámpora "representa un una práctica cuasi fascista"

Para la diputada vestir con colores partidarios a niños de jardín es una aberración. Dijo que La Cámpora debe pedir disculpas.

jueves, 3 de octubre de 2013 · 00:00

 

La diputada radical Estela Maris Bubola condenó la utilización política de niños realizada por agrupaciones vinculadas a la Campora de Caleta Olivia y dijo que es una medida asquerosa tomada por quienes no respetan ni las instituciones, ni la política, ni la dignidad de las personas.

La diputada sostuvo que usar chicos de 4 años para vestirlos con los colores de La Cámpora "representa un una práctica cuasi fascista".

“Utilizar a nuestros hijos, con la inocencia que ellos tienen como parte de una campaña electoral me parece una locura, y como madre me indigna.”

Bubola agregó que esto “es una falta ética y moral gravísima, pero los Santacruceños no podemos decir que este tipo de hechos nos sorprende porque ya estamos mal acostumbrados a que pasen por arriba de todo, usen el estado para hacer política y se apropien de todo lo que es del pueblo.”

La legisladora dijo que este tipo de hechos debe ser condenado por todos: “Vestir a nenes de 4 años con colores partidarios nos parece que es una practica política detestable que no puede ser tolerada. Espero que todos, desde el Vicegobernador, los diputados de la Campora y los candidatos de la Campora salgan ya mismo a pedir disculpas por este atropello al pueblo y a la democracia.”

Para Bubola sin embargo este no es un hecho aislado, sino parte de una metodología que tanto La Campora como Peralta vienen aplicando en Santa Cruz: “Siempre usan el estado como si fuera de ellos, y mucho mas cuando están en campaña, no respetan las instituciones ni los derechos de los vecinos, aprietan y extorsionan, y ponen los dineros públicos a favor de sus candidatos.”

La Diputada hizo una lista de los actos que realizan en campaña los candidatos de Peralta y La Campora: “Ponen la estructura del estado a trabajar para sus candidatos. Entregan subsidios y bolsones de ayuda social y hacen donaciones con los bienes públicos, pero siempre en el marco de la campaña electoral. Otros usan los fondos nacionales y reparten desde documentos hasta anteojos, que paga todo el estado argentino pero que parece que si no sos de la campora no te llegan. Usan los medios oficiales y la publicidad estatal y ponen todo el gobierno en campaña. ”