Suelen dejarme solo...

Sin dudas, la verdadera oposición de Peralta no está afuera de su propio partido, mas bien en el corazón del mismísimo Justicialismo. Poco diálogo con sus ministros, la mira de la Presidenta puesta en la gestión, La Cámpora que intenta derribarlo ahora sutilmente, y la mayoría de los intendentes justicialistas cada vez mas alejados del mandatario, dejan a Peralta con poco margen de acción, sin embargo el dice que "nunca me victimizaría" y que no le teme a la interna en su partido.
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Con una población mirando al debe y el haber de las arcas provinciales, el Gobernador Peralta, a pesar del fuerte debate interno del justicialismo en cuanto a su persona y su gestión, se muestra cada vez más afianzado y seguro de su lugar. El sustento de seguridad a pesar de la crisis son los votos ganados en el 2011, porque tanto en su gestión como en su partido encuentra más desertores y enemigos que fieles o amigos.
Las pruebas no tienen que ver con alguna lupa ingeniosa o periodista disfrazado de Sherlok Homes, la realidad misma indica que el Gobernador tiene cada vez menos apoyo político, lo que a diferencia de varios mandatarios que han pasado por el mismo lugar, le suma "combustible" a una supuesta terca personalidad. En cuanto a la elección gubernamental el concepto que mantienen muchos es que Peralta ganó gracias al arrastre de Cristina Kirchner, esta teoría también es excusa para debilitarlo desde las raíces, cuestión pretendida por muchos de sus detractores dentro del justicialismo.
La oposición es insulsa en esta provincia, el Frente para la Victoria aún con las críticas sobre la actualidad económica sigue ganando terreno, el último bastión radical lo ganó Raúl Cantín el año pasado; estamos hablando de la capital provincial. Por lo que, sin dejar de lado esporádicas denuncias del radicalismo y algunos partidos que gozan de poca popularidad, el Gobernador enfrenta una interna dentro de su partido que cada vez lo está dejando mas a la deriva.
Su compañero de fórmula Fernando Cotillo tiene mas motivos para una montada "cobista" que para brindar un hombro al hombre con quien llegó a la vicegobernación, y sus ministros elegidos al "tun tun"  con escasa experiencia en la gestión son mas víctimas de su inexperiencia que de la propia interna. Excepto el jefe de la cartera de Economía señalado por la propia Presidenta, el contador de la Villa Turística Ariel Ivovich, con dudosas estrategias salariales, a veces parece salvarle el pellejo y en oportunidades parece "enterrarlo" aún mas.
Por otro lado, la facción camporista, aún con poca militancia pero con mas poder que el propio peronismo, intenta "serruchar" un piso por demás debilitado. Los jóvenes camporistas descreen de la lucidez del Peralta para Gobernar y rechazan su gestión, no se "bancan" cuatro año mas de peraltismo y quieren llegar a la cima a costa aún de la inconstitucionalidad. El 29 de diciembre marcó el primer intento, y hoy con herramientas mas sutiles que aquella siembran el sendero de cuanta roca encuentren para debilitarlo.
Pero la interna no es solamente intra partidaria, también lo es intra gestión, en tanto la mayoría de los intendentes sin recurso económico para afrontar sus salarios, ya planean redactarle la nueva coparticipación, lo que redundaría en una quita de poder para el Gobierno difícil de sostener, considerando que es a base de una abultada caja por medio de la cual el Gobierno sostiene el poderío, tal cual lo hace el Gobierno Nacional con las provincias.
Finalmente está la Presidenta de la Nación quien por primera vez habló de los gobernadores pos kircheristas en la provincia, quienes habrían sido los dueños de dilapidar los famosos fondos de Santa Cruz, entre ellos está Peralta. La mandataria supo antes de las elecciones que Peralta era el indicado para mantener el poder en manos del justicialismo en la provincia aún a costa de las fuertes diferencias con el ex sindicalista, y hoy las generosas transferencias desde la Nación han dejado ser tales, para que Peralta haga lo que pueda o se ahogue en su propio "lodo".
Este es panorama político que rodea al Gobernador, quien fue consultado al respecto y respondió que no le teme a la interna señalando que "nunca fue de victimizarme". (El Diario Nuevo Día)