LA CIUDAD YA TOCÓ FONDO

El PO pide que se vote la estatuyente municipal junto a las P.A.S.O.

El conflicto del SOEM con el municipio ha desnudado una crisis final no sólo del gobierno municipal, sino de un sistema institucional agotado que es un estorbo para que el pueblo decida la mejor salida a esta crisis.
miércoles, 13 de mayo de 2015 · 11:54

Cantín ha quedado en la mayor de las soledades y aspira a llegar a diciembre para retirarse de la política. Hasta los concejales y diputados del FVS y del sublema del Intendente, se disculpan de "no poder echarlo” ya que la Ley 55 le impide al Concejo hacer un juicio político: no hay revocabilidad de mandatos, no hay juicio político, no hay siquiera una adecuada rendición de cuentas. Mientras tanto, los servicios están colapsados o al borde del colapso.

En la raíz de esta crisis, están las políticas clientelistas, los negociados con la obra pública o los servicios y la creciente política privatizadora que deja caer la actividad propia del municipio para justificar la contratación con terceros (amigos del Intendente de turno, por supuesto).

La Ley 55 (Ley orgánica de municipios) tiene 50 años y los partidos de gobierno se han negado a debatir una carta orgánica municipal como aspecto, aunque más no sea formal, de la autonomía política.

En este sentido, el "sainete” para eludir la estatuyente municipal empezó en 2007 con Cantín votando una ordenanza para convocarla y, luego, Roquel gobernando por 4 años más sin haberla concretado con excusas como la falta de presupuesto y con la presión en contra de cualquier estatuyente por parte del PJ-FVS. Siguió con Grasso y Cantín prometiendo, en la campaña de 2011 la convocatoria y dejándola caer. Ya han pasado 8 años y seguimos sin carta orgánica municipal.

Sin lugar a dudas, el PJ-FVS le tiene miedo a la decisión del pueblo y no quiere ninguna autonomía municipal. Prueba de ello es que llevamos 20 años desde la Constituyente del 94 que estableció las cartas orgánicas y, teniendo amplia mayoría en todos los Concejos Deliberantes, ha logrado que NINGUNA CIUDAD DE SANTA CRUZ TENGA SU CARTA ORGÁNICA.

La UCR, por su parte, hubiera podido hacerla al menos en Río Gallegos y tampoco la concretó mostrando su complicidad con el régimen político kirchnerista en Santa Cruz.

Ahora, los mismos que negaron las cartas orgánicas (como Fadul o Larcher) se lamentan de que no haya poder legal en el Concejo para cuestionar al Intendente. ¿Puede haber mayor hipocresía?

EL PARTIDO OBRERO CONSIDERA QUE LA CRISIS HA LLEGADO A UN LÍMITE QUE EXIGE SOLUCIONES DE FONDO Y PROPONE MEDIDAS MUY SIMPLES:

1) Satisfacción a los justos reclamos del gremio municipal en lo salarial y el equipamiento, que el gobierno nacional aporte lo necesario para esta solución.

2) Que el pueblo intervenga en la crisis votando una Convención Estatuyente donde se establezca la revocabilidad de los mandatos y todas las formas posibles de participación popular en el control de los dineros públicos, anular la Ley de Lemas para los cargos de la ciudad y establecer normas para defender los derechos de trabajadores y vecinos.

3) Si los tiempos legales lo permiten, la Estatuyente se podría votar en agosto con las PASO y, en último caso, en octubre junto a la elección general.