TRANSPORTE PUBLICO

Leguizamón: “Espero no quedar solo en el pedido de aumento de la tasa al casino”

El edil buscará incrementar la recaudación en concepto de impuestos por juegos de azar y destinar el monto a un fondo especial para el sostenimiento del transporte público, pero hay concejales que creen que es elevado y lo quieren mandar a comisiones para analizar.
miércoles, 2 de marzo de 2016 · 19:38
El concejal radical Fabián Leguizamón presentó un proyecto de modificación de la Ordenanza Nº 6428 modificatoria de la Ordenanza Nº 2419 (Tarifaria), en relación a la tasa por máquinas electrónicas y/o electromecánicas de juegos de azar y/o mesas de ruleta, póker, dados o black jack.
De este modo, se aumentaría al pago de la tasa por máquina y por mesa de 2000 módulos (por un valor equivalente a 340 pesos) a 130.000 módulos trimestrales (lo que equivale a 22.360 pesos) y lo recaudado se destinará exclusivamente a la conformación de un "Fondo especial para el sostenimiento del Transporte Público Urbano de Pasajeros”.
Si bien el 30 de diciembre de 2015 se aprobó de forma unánime el incremento del módulo, lo cual repercutirá directamente en los bolsillos de todos los contribuyentes, "es necesario apuntar a aquellos que tienen mayor capacidad de pago como lo es el Casino, que hoy en día abona tasas desproporcionalmente bajas en relación a las ganancias que obtiene a través del juego”.
"El negocio de las máquinas tragamonedas genera ingresos por cifras extraordinarias cada año, sin embargo las tasas siguen siendo insignificantes en relación a estas cifras”, reconoció el edil.
Por este motivo, "proponemos que los que más dinero ganan sean los que paguen más impuestos”, manifestó el edil.
En este sentido vale recordar que Leguizamón presentó un proyecto de Resolución  solicitando al Ejecutivo Municipal la declaración de la "Emergencia en el transporte público de pasajeros”, y tome medidas respecto a la empresa concesionaria del servicio en los términos de la Ordenanza Nº 5906.
En este contexto cabe mencionar que la última adjudicación de la concesión del servicio fue a favor de la empresa Línea 7, y que si bien no puede transferirse sin autorización previa del municipio, fue transferida a la empresa Montecristo (perteneciente al grupo operado por Autobuses Santa Fe S.R.L.) quien actualmente está a cargo del servicio de transporte interurbano de pasajeros.
Como es de público conocimiento, esta empresa tiene antecedentes similares en varias ciudades de la provincia de Córdoba, La Pampa, Neuquén, Tierra del Fuego, e incluso Caleta Olivia, en lo que respecta a las deficiencias en la prestación del servicio.
"Los usuarios no pueden seguir siendo rehenes de esta empresa. El municipio está facultado a aplicar las sanciones correspondientes e incluso a rescindir el contrato en caso de incumplimiento del mismo”, enfatizó Leguizamón.
Finalmente, recordó que los usuarios más perjudicados son aquellos que viven en los barrios más alejados del radio céntrico y destacó que es el municipio quien debe garantizar el transporte urbano para todos los vecinos.