GREMIOS

El pobre aumento a docentes podría desencadenar una crisis con los sindicatos

Curioso escenario ofrece por estas horas la provincia de Santa Cruz. Tras un anuncio irrisorio del 10 por ciento de recomposición salarial al sector docente ahora los demás sectores esperan un probable e incierto anuncio habida cuenta de la 'escasa oferta' del gobierno provincial.
domingo, 20 de marzo de 2016 · 15:02

Declarado abierto el año lectivo luego de varias medidas de fuerza de 48 horas y tras los anuncios que dio a conocer el ejecutivo a través del Consejo Provincial de Educación, se abren ahora nuevos interrogantes en materia salarial.

El 10 por ciento de aumento otorgado durante la paritaria al sector, o lo que es aun peor aun el ofrecimiento de sumas en negro, deja al desnudo la falta de cintura política para acabar con la protesta antes de que ésta se inicie.

Solo queda un inicio de clases rodeado de incertidumbres antes que de certezas y de descontentos antes que satisfacción.

Descontento que no sólo parte de los sectores gremiales docentes, sino también por aquellos que como la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Judiciales, Aprosa y demás sindicatos que mantienen una vieja disputa con el ejecutivo provincial por mejoras en los sueldos de los trabajadores.

Por motivos diferentes, el aumento anunciado en la paritaria obligará al ejecutivo provincial a realizar el llamado a los demás sectores sindicales o valerse de algún artilugio legal para tratar de parar o detener el efecto dominó que se avizora en los otros sectores de la administración pública provincial, que no fueron beneficiados con ningún tipo de anuncio.

Ahora apenas dado a conocer el anuncio para el sector educativo, probablemente los reclamos de los demás sectores que ven relegado su ya magro salario se harán sentir en la provincia.

 

Frente de tormenta

 

El Gobierno ha redondeado un nuevo desacierto. Ha ido, en realidad, un poco más lejos: se ha creado, como si le hiciera falta, un nuevo frente de conflictos con los demás sectores sindicales que no fueron incluidos en los anuncios y ni siquiera llamados a paritarias.

El sector más vapuleado de los trabajadores de la administración pública provincial ya vio lo sucedido con los docentes, ahora espera hacer su jugada.

Porque el anunció del 10 por ciento demuestra una vez más la falta de planificación en materia salarial que tiene el gobierno de la provincia de Santa Cruz.

Pasó, en un primer momento, lo que todo el mundo sabría que pasaría el gobierno luego de patear la paritaria docente, ofreció una paupérrima cifra al sector que ya se encaminan a iniciar una nueva semana con medidas de fuerza.

La situación ha construido, ciertamente, uno de los peores escenarios que podría esperar el ejecutivo provincial.

Habrá que concederle, de cualquier manera, un breve mérito al Gobierno: Los maestros pueden tener, la certeza total de que la educación y el bienestar de los educadores no están para nada entre las prioridades del ejecutivo.

El Gobierno bien podría tomar nota de esas cosas que a veces hasta parecen relativamente pequeñas la gente sabe reclamar lo que es suyo y no está dispuesta a perder lo que le costó ganar.