Adjudicación de un terreno para Grasso

La Juventud Radical cuestiona el accionar del edil Fabián Leguizamón

Los referentes de la Juventud Radical Provincial, Nicolás D’Amico –presidente-, y Gastón Barrientos -secretario general-, llaman a la reflexión al edil radical Fabián Leguizamón, quien en la última sesión del Concejo Deliberante votó a favor de entregar un terreno al ex intendente interino.
lunes, 7 de marzo de 2016 · 09:15
Se trata del terreno ubicado en calle Mariano Moreno casi esquina Perito Moreno, que el actual jefe comunal, Roberto Giubetich, pretende recuperar para ponerlo a disposición de los vecinos.

En sus declaraciones D’Amico y Barrientos, apuntan a la continuidad de "negociados” entre los ex concejales Pablo Grasso y Pablo Fadul-Radical-, "que en sus gestiones tuvieron como asesor al actual edil Leguizamón”.

"Con su voto favorable, Leguizamón confirmó la oscura maniobra de donación de un terreno fiscal propiedad de los vecinos de Río Gallegos, que por su privilegiada ubicación podría ser destinado a un fin de interés público que beneficie a toda la comunidad, y no para agrandar la fortuna personal del ex concejal Grasso”.

Informaron que el terreno fue adjudicado por intermedio de una asociación civil fantasma conformada por militantes del beneficiario. "La propiedad valuada en millones de pesos fue cedida en noviembre del año pasado en un trámite relámpago, donde Fadul votó a favor del FVS”, detallaron los referentes de la Juventud Radical.

"Esto fue reconocido por el propio Leguizamón el pasado sábado en una entrevista radial, donde apuntó que sabía que dicho terreno era para Grasso, pero aprobó la donación por defectos técnicos del proyecto del intendente Giubetich, que buscaba recuperar dicho terreno para los vecinos”.

Acuerdo entre ‘Los Pablos’

D’Amico y Barrientos manifestaron que "está más que claro que el acuerdo de ‘Los Pablos’ -Grasso y Fadul- sigue vigente como desde hace años, cuando ambos ex concejales compartían negocios en el Concejo Deliberante”.

"Ellos se repartían a diestra y siniestra cargos, subsidios, contratos laborales para militantes, terrenos fiscales para sus amigos y pasajes aéreos para irse de vacaciones o a ver partidos de fútbol a Buenos Aires”, especificaron.

Los Jóvenes Radicales sentenciaron que "todos estos privilegios terminaron fundiendo al Concejo Deliberante, que hoy no cuenta con fondos ni para comprar papel higiénico. Ni hablar de pagar más de un año de alquileres adeudados por el edificio en el que funciona”.

Indignante y Penoso

Así califican desde la Juventud Radical el accionar del concejal Leguizamón, "que se apartó de las decisiones tomadas en el seno de nuestro bloque de la UCR, para acordar entre gallos y medianoche con el FVS, acompañando todas sus iniciativas, incluida el regalito del terreno para su común jefe político, Pablo Grasso”.

"Sin ponerse colorado, Leguizamón tiene la osadía de criticar la actuación de sus pares radicales que, procediendo con coherencia política y sentido de pertenencia a la gestión municipal que el pueblo eligió para conducir la reconstrucción de nuestra ciudad, decidieron acompañar las propuestas del Intendente”.

D’Amico y Barrientos concluyeron: "Esperamos que el concejal Leguizamón, reflexione sobre su conducta y entienda cuál es su rol en el Concejo Deliberante; que el interés de la ciudad está antes que sus apetencia de protagonismo mediático y su voracidad por defender los negocios particulares de ‘Los Pablos’. Estaremos atentos y observando sus próximos pasos. A los miembros de nuestro bloque UCR todo nuestro respaldo. ¡ADELANTE RADICALES !”.