En diálogo permanente (con quien ella quiere)

Así está la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. Sin recibir a los jubilados, que cumplieron 90 días de acampe, y sin recibir a los docentes, judiciales y sectores de la salud. Además, hace conferencias cada dos meses, sólo con medios afines. Un ejemplo, ¿no?
martes, 27 de junio de 2017 · 07:02
 
Pide diálogo, pide consenso y hasta un acuerdo social que a esta altura sólo ella sabe de qué se trata. Sin embargo, a la hora de dar ejemplo bien lejos está la gobernadora de ser la que dice ser o lo que ella quiere que los demás sean.

Ejemplos sobran, pero basta repasar el panorama político y social en Santa Cruz para darse cuenta que ella sólo habla con quien se le da la gana. Sí, así se simple, aunque ese no sea el mejor léxico.

Los jubilados son el mejor ejemplo, porque ya cumplieron 90 días de acampe en la Caja de previsión y 20 en Casa de Gobierno, pero la gobernadora no se interesó nunca en reunirse con ellos. Su orgullo puede más.

Pero eso no es todo, porque en su idea de "poder” tampoco se reunió con el resto de los sectores en conflicto. Y muy claro queda expuesto esto con los cuatro meses de conflicto docente, en los que nunca se sentó con los gremios docentes.

Tampoco lo hizo con los judiciales ni con los trabajadores de la salud, que tanto pueden contarle acerca de las mil y un falencias de la salud pública.

Pero no, ella sólo dialoga con quien quiere y así estamos: SIN SOLUCIONAR NADA.

Como si esto fuera poco, tampoco informa sobre las decisiones de gobierno y apenas si aparece un parte de prensa por mes o una conferencia de prensa cada dos meses, a la que sólo convoca a medios afines, arreglado por la pauta publicitaria de su gestión, en otra de las cuestiones realmente graves y repudiables del kirchnerismo puro, ahora expuesto al máximo en Santa Cruz.
Casi llegamos a julio. Estamos ahí nomás, a la vuelta de la esquina de encontrarnos con la mitad del año perdido y Alicia sigue igual, no muta, no cambia, no reacciona. Pero pide que el resto lo haga. Así no se puede. (El Diario Nuevo Día)

Comentarios