Día del minero: Alicia Kirchner estuvo junto a quien despidió a más de 500 trabajadores del carbón

La gobernadora fue al acto que conmemora a los mineros del carbón en Río Turbio. Y no tuvo problema en estar al lado del interventor macrista del Yacimiento Carbonífero Río turbio: Omar Zeidán, quién despidió a más de 500 trabajadores aplicando un feroz ajuste desde hace tres años.
martes, 04 de diciembre de 2018 · 22:26

No fue un aniversario más para los mineros y sus familias, porque éste año debieron enfrentar uno de los ajustes más brutales que haya vivido Río Turbio y a pesar de haber conseguido la reincorporación de 230 trabajadores despedidos, hubo otros mil que se fueron con retiros voluntarios. A esto hay que sumar un presupuesto de miseria para el 2019 de apenas un tercio de lo que fue en el 2018. Y todo indica que será mucho peor el ajuste que viene en pocos meses.

Entonces es como mínimo una burla a toda la cuenca carbonífera, que Alicia Kirchner se saque la foto con el interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, y luego exija que se reactive la Mega Usina que está paralizada desde diciembre del 2015, porque el Frente Para la Victoria estuvo 12 años para terminarla y hoy estaría proporcionando energía a cuatro provincias patagónicas.

Incluso durante éste año hubo acusaciones entre el kirchnerismo y Cambiemos, mientras los mineros y las mujeres de la cuenca carbonífera estaban en la ruta resistiendo el ajuste incluso con la gendarmería intentando reprimirlos.

Frente a los espectadores que presenciaron el acto, escucharon a Alicia Kirchner decir que la política debe ser transformadora y no pura politiquería. Justamente eso es lo que hace ella al resto de los trabajadores de Santa Cruz que sufren el ajuste miserable de cobrar sus sueldos en cuotas, tener aumentos miserables o nada en algunos casos y incluso ni siquiera tener una obra social digna para la salud. Es la situación que padecen los docentes, los mismos municipales de Río Turbio, los trabajadores judiciales, los trabajadores estatales, los trabajadores de la salud y los jubilados de la administración pública.

Mención aparte es el caso del interventor Omar Zeidán y su ofrenda de flores al monumento del minero, donde está la placa de los 14 trabajadores muertos en junio del 2004 en los socavones de Mina 5, que no fue ni más ni menos que un crimen social, por la desidia del Estado.

En ése mismo acto hizo demagogia de los miserables logros obtenidos en su gestión, luego de haber despedido a más de 500 trabajadores, acusándolos de delincuentes del kirchnerismo durante la dura lucha por la reincorporación.

Para el año que viene va a haber un presupuesto de no más de 870 millones de pesos, que será insuficiente para el mantenimiento de la empresa estatal por la que tantos mineros lucharon durante décadas y luego de la recuperación conseguida por las movilizaciones y tomas de mina, hoy vuelven a sufrir un nuevo ataque.

Entre los mineros y la comunidad hubo sorpresa al ver a la gobernadora y el interventor posar juntos con una tímida risita (cómplice), luego de agradecerse mutuamente en el acto.

Para los trabajadores que son concientes que ninguno de los dos pueden ser la alternativa a la crisis que se sufre en Santa Cruz. No lo es Cambiemos y su ajuste en Río Turbio, pero tampoco el Frente Para la Victoria empobreciendo a los empleados de la administración pública de Santa Cruz.

Fue mucho más digna la visita de la Madre de Plaza de Mayo: Nora Cortiñas y su enorme compañía junto a los mineros del carbón y las mujeres luchadoras que los acompañaron en el piquete.

* Por Ernesto Zippo

Comentarios