Un ex Colo Colo criticó al club por la renovación de contrato de Leonardo Gil

Gustavo Quinteros lo quiere retener para el próximo año.

Escrito en LOCALES el

 

Leonardo Gil es sin dudas uno de los responsables del actual presente de Colo Colo. A lo largo del torneo, el mediocampista se convirtió en una pieza clave del once titular y tuvo un gran aporte de goles para llevar al equipo a pelear por el título de campeones.

Tras una exitosa temporada, Gustavo Quinteros le pidió a la dirigencia de Colo Colo su renovación y podrían hacer un esfuerzo económico importante por él. Sin embargo, un ex jugador del Cacique se manifestó en contra de este movimiento y pidió priorizar a los juveniles.

Gabriel Mendoza, quien fue parte del equipo campeón de la Copa Libertadores 1991, consideró que abonar el alto monto que pide el Al Ittihad de Arabia Saudita por Leonardo Gil es más un gasto que una inversión. “Un millón de dólares a esta altura es mucha plata”, señaló.

Si bien, destacó que el jugador “es importante, le ha hecho muy bien al equipo y es una pieza clave dentro del funcionamiento de Quinteros”, aseveró que su edad no le da mucho poder a Colo Colo de recuperar ese dinero. “Tenemos que mirar por otro lado”, manifestó en diálogo con el programa “Chilealbo” de "Al Aire Libre TV".

En ese sentido, Gabriel Mendoza fue contundente y pidió priorizar a los canteranos, algunos de los cuales tuvieron un rol importante en la temporada. Como ejemplo utilizó a Vicente Pizarro, con quien no han llegado a un acuerdo con el conjunto popular por cuestiones económicas y por la cláusula de rescisión.

“Si ponemos en la balanza, hay un Vicente Pizarro que está negociando y no le quieren pagar mucho, y un Leo Gil que tiene 30 años y no tiene la proyección para salir al extranjero o volver venderlo”, señaló Coca. “Hay que potenciar más a los jugadores jóvenes”, concluyó.

El plan de Blanco y Negro

Para Gustavo Quinteros, Leonardo Gil es una de las prioridades que tiene para pelear la Copa Libertadores 2022. Pese al bajón que atraviesa, la dirigencia hace lo posible por contentar al entrenador.

Con el objetivo de costear su pase, el cual ya bajó su valor a casi la mitad, los directivos propusieron al club dueño de su ficha un plan de pagos. El objetivo es abonar 600 mil dólares antes del 31 de diciembre, cuando vence su préstamo, y el resto el próximo año.