Municipio de Río Gallegos inicia la “Campaña contra la contaminación sonora”

Se realiza con el fin de minimizar los efectos sobre las personas con algún trastorno del espectro autista. Prevé la entrega de folletería, difusión de información y sensibilización, presencia en la vía pública e incluso revisión voluntaria de vehículos.
viernes, 9 de octubre de 2020 · 20:29

Esta tarde se llevó a cabo el acto de presentación de la Campaña contra la contaminación sonora en la vía pública, sin invitados y con la participación mínima de autoridades para cumplir con las medidas de bioseguridad y separación física requeridas durante el aislamiento social preventivo y obligatorio. Estuvieron presentes acompañando al Intendente Pablo Grasso, la Secretaria de Coordinación Ejecutiva Claudia Picuntureo, el Secretario de Obras Públicas y Urbanismo, Lucas Otín, la Directora Municipal de Tránsito, Bárbara Biott, agentes del área de Seguridad Vial, representantes de TEA, y las señoras Julia Durán y Pamela Martínez.

Esta campaña nace por una iniciativa planteada por Julia Durán, que junto al Municipio a través de sus autoridades y a la Dirección Municipal de Tránsito, han podido consolidar ideas para poder llevar adelante esta campaña, principalmente de concientización y de respeto hacia el prójimo. Acompañan esta propuesta la Fundación T.e.a. Trastorno del Espectro Autista de Río Gallegos, y la señora Pamela Martínez, mamá de Alejo, el adolescente que creó el dibujo que es la imagen de esta campaña a través del concurso Primavera en Casa que se realizó días atrás.

En el acto se proyectó una presentación en la que se expusieron los objetivos y alcances de esta campaña, como también se brindó un pantallazo respecto cómo padecen los ruidos que se producen en las situaciones cotidianas en la vía pública las personas que conviven con algún trastorno del espectro autista. La Jefa del Departamento de Seguridad Vial, Mirta Mayorga explicó que las acciones que se llevarán adelante incluyen presencia de inspectores en la vía pública, reparto de folletería, difusión en medios de comunicación y redes sociales sobre la temática y también la revisión de vehículos de forma voluntaria. Todo el trabajo enmarcado en la normativa vigente aplicable a los “ruidos” como el Artículo 33° de la Ley nacional de transito 24449, el Decreto reglamentario N° 779, el Artículo 82° de la Ordenanza (código de transito) 2488, y la Ordenanza Municipal N° 716 promulgada en el año 1991.

En la oportunidad, la señora Mary Casas agradeció al intendente por la “rápida respuesta” que le dio el Municipio a la propuesta de llevar adelante esta campaña: “Como mamá de Julián de 6 años y como miembro de T.E.A. Santa Cruz quiero agradecer por acompañar incluso antes de ser Intendente”, le dijo a Grasso.

Casas expresó que la problemática de la contaminación de ruidos es algo “que vivimos todos, ya sea que tengamos un hijo o familiar con autismo o no”, por lo cual se requiere “empatía para ponerse en el lugar del otro” y lograr juntos una ciudad con menos ruidos. Destacó que los trastornos del espectro autista no son un obstáculo para ser felices y disfrutar pero “sería hermoso vivir en una ciudad con más empatía” y por eso es importante una campaña como ésta para poder “contarle al vecino qué es, cómo podemos ayudar y poner nuestro granito de arena para poder vivir en armonía”.

El intendente Pablo Grasso al referirse a esta iniciativa, en primer lugar destacó el trabajo y la predisposición de la Dirección de Tránsito para lograr “escuchar absolutamente a todos para ver en qué podemos colaborar y ayudar a los vecinos de esta ciudad, empezar a entender que en la comunidad que se desarrolla y crece viven en forma distinta, piensan en forma distinta” y en ese contexto “también comprender que necesitamos trabajar en red con las instituciones” que “desde

hace años están trabajando con mucha fuerza”, y agradeció “el esfuerzo que hace todo el equipo, todas las mamás que es sacrificado y no podíamos estar alejados nosotros de esta realidad”.

Por otra parte explicó las razones para salir con una campaña de concientización en este escenario de pandemia: “Es lo mejor porque estamos en medio de una pandemia donde a la gente también le hace falta empatía, donde la gente no entiende que si no se cuida contagia al otro, y eso también es un ejemplo de poder empezar a entender que todos tenemos que ir trabajando hacia una ciudad más justa, una ciudad con menos ruido, una ciudad modelo”. En tal sentido afirmó que deben sostenerse los objetivos y las ganas, y resaltó al equipo de trabajo que “hoy tiene esta simpleza de poder contar, hablar, estudiar, capacitarse, llevar a la práctica y poder unir lo institucional con lo de Alejo” para poder visibilizar a “estas personas que cada día aportan su granito de arena para “esta hermosa sociedad a la que le falta muchísimo para corregir y ayudar”.

“Espero que este sea un buen inicio” expresó el intendente y recordó que se trata de una ordenanza que está vigente desde el año 91, por lo que después de la etapa de información y sensibilización “vamos a empezar a aplicar las multas necesarias” porque sin sanciones “lamentablemente los ruidos no van a baja, porque aunque algunos lo entiendan otros no lo van a hacer”, concluyó.