El Gobierno nacional enviará un veedor a la paritaria docente en Santa Cruz

El gobierno se reunirá con los gremios el jueves. El Ejecutivo nacional pondrá más fondos para la negociación. 
martes, 18 de julio de 2017 · 08:29

Los días, las semanas, los meses pasan y todavía no empezaron las clases en Santa Cruz. Mientras tanto, las autoridades nacionales, provinciales y sindicales siguen reuniéndose para ver si encuentran la forma de destrabar este conflicto, que está condenando a más de 70 mil chicos a no contar con su derecho a la educación.

Ayer se realizó en la Casa Rosada una nueva reunión, en la que apenas se movieron unas piezas en este lentísimo juego de la Oca: el gobierno nacional garantizó más fondos para la provincia de Santa Cruz -un aporte especial extraordinario-, que está condicionado a que ese dinero se destine solamente al sector de la educación, y que no puede ser trasladado al resto de los gremios que están en conflicto en la provincia (casi todos los estatales). A cambio, los gremios docentes deberán levantar la huelga que mantienen desde principios de año y el gobierno de Alicia Kirchner aceptar que un veedor del gobierno nacional participe de la próxima reunión paritaria, que se hará el jueves en Río Gallegos.

El aporte extraordinario saldrá de Nación y del Ministerio de Educación y tiene como objetivo darle normalidad a la situación educativa de Santa Cruz. Si bien se reconció que es una mejora para el sector no se habló de ningún guarismo concreto.

Desde hace unas semanas el gobierno nacional empezó a tomar mayor protagonismo en este conflicto. Primero giró 580 millones de pesos para que el gobierno de Santa Cruz pueda pagar los sueldos y el aguinaldo de los docentes, de modo que los al menos tengan los salarios al día. Luego, los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y el entonces ministro de Educación, Esteban Bullrich, convocaron a las partes a una reunión en Casa Rosadas el martes pasado. La de ayer fue la continuación de aquella reunión y la primera en la que Alejandro Finocchiaro participa como ministro de educación nacional, cargo que estrenó ayer.

En la reunión también participó el ministro del Interior Rogelio Frigerio, la ministra de la Gobernación de Santa Cruz, Claudia Martínez, el vicepresidente del Consejo Provincial de Educación provincial, Ismael Enrique y los representantes de los gremios docentes santacruceños Adosac -el mayoritario- y Amet -de los profesores de escuelas técnicas-, que estuvieron acompañados por Eduardo López, de Ctera.

Las negociaciones con los docentes en la provincia del sur siguen estancadas porque hasta ahora el gobierno de Kirchner solo ofreció un 3% de aumento. Los gremios reclaman cifras superiores, similares a los aumentos que se dieron en el resto del país. Y por eso van llamando a paros sucesivos de 120 horas, es decir, toda la semana, que tienen un 80% de adhesión. El viernes pasado, como una forma de “flexibilización” de la medida, llamaron a un paro de 72 horas que termina mañana.

La clave que traba este conflicto está en que el gobierno de Kirchner solo les aumentaría a los docentes una cifra cercana al 20% si el gobierno nacional también les da fondos para el resto de los trabajadores estatales, a muchos de los cuales les deben sueldos y aguinaldo. Eso es precisamente lo que quiere evitar la Casa Rosada, y por eso la condición a que no se traslade al resto de los gremios.

Ayer empezaron en Santa Cruz unas extrañas “vacaciones de invierno”. Allí, el receso fue suspendido por una resolución oficial. Pero los gremios rechazaron esa resolución por considerarla una “medida disciplinadora” y llamaron a no cumplirla. Con lo cual, el paro de estos tres días convoca a no trabajar en días para los cuales el gremio ya había determinado que no se debía concurrir a los lugares de trabajo. (clarin.com)

0%
Satisfacción
20%
Esperanza
72%
Bronca
4%
Tristeza
4%
Incertidumbre
0%
Indiferencia