Fuerte video de Maradona: “No me estoy muriendo”

Maradona hizo su descargo después de los posteos de su hija Gianinna, a quien aseguró que “no le voy a dejar nada” de su herencia. Enojado, expresó que está muy sano y que se siente plácido por su trabajo.
lunes, 4 de noviembre de 2019 · 18:34

Diego Maradona posteó este lunes un fuerte video en su cuenta de Instagram en el cual desmiente las versiones sobre su salud y, puntualmente, pone énfasis en responderle a su hija Gianinna, quien horas antes había publicado una serie de stories mostrando su preocupación por su papá.

"Hola. Quiero decirles que no me estoy muriendo para nada. Estoy plácidamente porque estoy trabajando. Me dolió muchísimo el perder con Estudiantes pero no sé lo que habrá querido decir Gianinna o qué interpretará, no sé", comenzó Maradona con un habla muy complicado.

¿Qué había expresado Gianinna? Sin mencionarlo, puso en estado de alerta al Mundo Diego con mensajes contundentes. "No se está muriendo porque su cuerpo lo decide, sí lo están matando por dentro sin que él se pueda dar cuenta. No creo en el parámetro de normal, pero eso está muy alejado de la realidad que él se merece. Recen por él, por favor", fue uno de ellos. Mientras que continuó: "¿Se acuerdan que había un zoológico que te podías sacar fotos con un león gigante? O sea, podías entrara a la jaula y por poco más "abrazarlo". Lo tenían empastillado, sino imposible domar a la fiera. ¡Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia!"

Maradona, en su descargo, se refirió puntualmente a estas publicaciones asegurando que había gente que sólo está preocupado en su herencia. "Yo sé que ahora, mientras uno se va haciendo más viejo, se preocupan más por lo que dejás que por lo que está haciendo. Y yo no... ¡Les digo a todos que no les voy a dejar nada! Que voy a donarlo. Todo lo que corrí en mi vida, lo voy a donar. Así que seguirán diciéndole a otro cuando yo me muera. Pero por ahora, no existen. No existen porque estoy muy sano. Muy sano. Gracias", sintetizó el Diez. Fuerte.

Fuente: Olé