La Selección Argentina se entrenó en Río de Janeiro pensando en Venezuela

El plantel de Scaloni entrenó por primera vez en la ciudad sede del cruce de cuartos de final de la Copa América frente a la Vinotinto el próximo viernes, y el entrenadorpodría realizar dos modificaciones en el once inicial.
miércoles, 26 de junio de 2019 · 08:42

La práctica, como ocurrió durante la estadía de la selección en Salvador de Bahía antes del debut frente a Colombia, se desarrolló en el mismo horario del encuentro del próximo viernes, a las 16, en el campo de entrenamiento de Fluminense.

Este predio se encuentra a un cuarto de hora en ómnibus desde el hotel Hilton Barra, ubicado en la paradisíaca Barra de Tijuca, y a 40 minutos del estadio Maracaná, escenario del juego ante los venezolanos.

La práctica se desarrolló a puertas cerradas pero bajo un sol que castigaba a mesa hora con poco más de 26 grados, pero rápidamente empezó a disminuir porque en Río de Janeiro la noche cae completamente alrededor de las 18.

Y durante el entrenamiento Scaloni ya comenzó a bosquejar el equipo que enfrentará a los dirigidos por el ex arquero de Quilmes, Rafael Dudamel, que seguirá con su lógica de no repetir a los 11 titulares de un cotejo a otro, tal como sucedió en los 12 encuentros que lleva al frente del plantel.

De hecho, salvo los arqueros suplentes Agustín Marchesín y Juan Musso, y el zaguero Ramiro Funes Mori, que también podría tener una chance de debutar ante Venezuela, el técnico argentino ya utilizó a los 20 jugadores restantes en los tres partidos de la primera fase.

Y de hecho ya van 40 partidos consecutivos, contando los antecesores Jorge Sampaoli, Edgardo Bauza, Gerardo Martino y Alejandro Sabella, en que el seleccionado argentino no repite la misma formación de un partido al siguiente.

Las tres variantes que analiza Scaloni tienen además varios postulantes para cada puesto en entredicho, empezando por el lateral derecho, donde podría volver Milton Casco para convalidar un "uno y uno" con Renzo Saravia, pero esta vez con la salvedad que el joven Juan Foyth, por su buen manejo y pese a ser marcador central, también se baraja como opción para ese puesto.

El ex Estudiantes de La Plata actualmente en el Tottenham, de Inglaterra, jugó como primer zaguero central frente a Qatar, pero su lugar quedó en discusión y el gran candidato a relevarlo en ese lugar de la cancha es Germán Pezzella, que así volvería a ser titular como en los dos primeros juegos frente a Colombia y Paraguay.

La otra alternativa que maneja Scaloni para controlar el poderío físico del centrodelantero venezolano Salomón Rondón es el "mellizo" Funes Mori, que como quedó dicho todavía no tuvo minutos en el certamen pero al que apostarían por encima de la inexperiencia de Foyth y el antecedente de la fractura de maxilar que sufrió Pezzella en Italia y que lo podría poner en riesgo en una disputa cuerpo a cuerpo con el atacante de Newcastle.

Estos dos cambios implicarían que se modifique el 50 por ciento de la defensa, mientras que la restante variante se daría en la mitad de la cancha, donde la dinámica y el ida y vuelta de Marcos Acuña relevaría la mayor pulcritud en el manejo que le da al equipo Giovani Lo Celso.

Por lo tanto, los únicos seguros "son ocho": Franco Armani, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico, Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Lionel Messi, Lautaro Martínez y Sergio Agüero. Y de ellos, solamente la mitad jugó los 90 minutos de los tres partidos del Grupo B: Messi, Otamendi, Paredes y Armani.

Lo que también generó dudas, pero no por la formación sino por los antecedentes mediatos, es la designación de Roldán para arbitrar el encuentro del viernes, algo que fue motivo de comentarios en el seno de la delegación argentina.

El colombiano ejerció el contralor de cinco partidos de Argentina, empezando por el del 7 de octubre de 2011, por las Eliminatorias para Brasil 2014, cuando el equipo albiceleste dirigido por Alejandro Sabella venció 4-1 a Chile, con tres goles de Gonzalo Higuaín y uno de Lionel Messi. Esa fue la única victoria con Roldán como árbitro.

Ese día el juez no cobró una falta contra el arquero Mariano Andújar en el gol de los chilenos pero, por contrapartida, tampoco vio una mano de Messi previa al cuarto gol de los argentinos en el estadio Monumental.

El segundo encuentro fue el 1-1 entre Argentina y Perú, en un partido que se disputó el 19 de septiembre de 2012 por esas mismas Eliminatorias. En ese partido, que tuvo otra vez a Higuaín como autor del único tanto de la selección, el colombiano acertó en el penal de Angel Di María sobre Jefferson Farfán que luego Sergio Romero le tapó a Carlos Zambrano, pero no expulsó a Carlos Lobatón por una fuerte falta contra Marcos Rojo.

El 13 de junio del 2015, por la fase de grupos de la Copa América 2015, Argentina igualó 2-2 frente a Paraguay y Roldán cobró un penal sobre Di María que no fue tal, pero luego debió expulsar a Derlis González, quien segundos después de su primera amarilla, cometió otra fuerte falta.

Pero el peor recuerdo para Argentina con Roldán como árbitro, sobre todo por el resultado del partido, fue en la final de la Copa América 2015 frente a Chile, en Santiago, donde si bien no tuvo errores técnicos, dejó pegar demasiado y no cobró ninguno de los agarrones en el área del hoy mediocampista de Independiente Francisco Silva sobre Marcos Rojo.

Y el último antecedente fue la derrota 2-0 frente a Bolivia, por las Eliminatorias para Rusia 2018, donde tuvo una tarea sin objeciones.

Por contrapartida, para los venezolanos es favorable la última experiencia con Roldán, ya que en el primer cotejo de esta Copa América ante Perú, por el Grupo A, les anuló dos goles a los dirigidos por el argentino Ricardo Gareca, bien que a instancias del VAR. (Diario El Patagónico)