La policía investiga a uno de los tripulantes del jet en el que viajó Báez antes de caer preso

Se trata de Esteban Echeverría, un cordobés que habría llevado varias veces al hijo del empresario a Villa Carlos Paz para explorar potenciales negocios.
sábado, 9 de abril de 2016 · 10:54
Cuando Lázaro Báez fue detenido en el aeropuerto de San Fernando, detrás de él se veía a un hombre de campera azul inflable, de pelo negro corto con algunas canas. Venía desde Río Gallegos a bordo del Learjet junto con el empresario kirchnerista, su hijo Martín y Diego Navarro, director de los medios de comunicación de Báez.


Se trata de Esteban Echeverría, según fuentes policiales consultadas por LA NACION. Su nombre, desde hace unas horas, se expande como reguero de pólvora en Villa Carlos Paz. Es que fueron numerosos los vecinos que rápidamente lo identificaron y empezaron a comentarlo en voz baja. Por ahora a los comentarios los mueve sólo la curiosidad, ya que no hay medidas judiciales que lo involucren. Así y todo, la policía sigue de cerca sus rastros.

Edgardo Echeverría es el padre de Esteban, quien tendría alrededor de 38 años. Edgardo es dueño desde hace años de una gomería en la ciudad turística. Además de este punto, el otro vínculo con la ciudad es Carolina Mendoza, con quien mantuvo una relación.

LA NACION se comunicó con ella para confirmar el vínculo. "Demasiada información. Prefiero no hablar de un tema que no me corresponde", respondió la joven, que denunció a Echeverría por violencia de género hace dos años.

La madre de Carolina indicó a LA NACION que no tenía ningún dato sobre Echeverría y se limitó a insistir en que su hija lo pasó "muy mal" y que ni siquiera ahora -con la difusión de las imágenes en las que se lo ve- hablaron del tema.

Click Aqui
Diferentes fuentes con las que se contactó LA NACION indicaron que Echeverría comentaba que su actividad estaba relacionada "con la soja y los cereales". Otros aseguraron que solía llegar a la ciudad con Martín Báez para ver "oportunidades" de negocios. También lo relacionaron con la compra de autos.

Desde 2007, Martín Báez es socio accionario en HYU KAR Sociedad Anónima, una firma de Comodoro Rivadavia. En su redacción inicial la firma se creó para comercializar automotores, repuestos y accesorios, importar y exportar -además de vehículos- todo tipo de bienes. Tiene dos sedes confirmadas con la representación de Hundai en Comodoro Rivadavia y Río Gallegos.

Marcos Muller, cuñado de Martín Báez ya que está en pareja con su hermana Luciana, también creó una firma para el rubro automotor: X Treme, que se dedica a la compra y venta, exportación e importación de automóviles, camiones, máquinas agrícolas, motocicletas y cuatriciclos. El local está sobre la avenida San Martín de Río Gallegos.

Cuando LA NACION comenzó a seguir la pista de Echeverría, varias fuentes lo relacionaron con el empresario Cristian Gómez, quien explota dos hoteles en la villa y cuya familia tiene el servicio de catamaranes desde hace tiempo.

"El hijo del gomero. Hace bastante que no lo veo; en realidad conocía a su papá, que durante la campaña para la interna del peronismo me facilitó el local de la gomería para poner planillas", dijo Gómez a LA NACION.

Muy preocupado por la aparición de su nombre vinculado con este tema, Gómez ofreció su CUIT y lista de proveedores como una forma de demostrar que sus negocios están en regla. "Nunca me contactó con nadie, ni me bancó nada", afirmó ante la consulta sobre trascendidos de que Echeverría podría haberle acercado algún interesado en hacer inversiones.

Gómez indicó que "un amigo en común" le presentó al padre de Echeverría cuando, en 2011, fue precandidato a la intendencia en la interna del PJ. Creyó recordar que desde 2012 no lo veía. A la vez, dijo que entiende que Esteban "vivía en la ciudad de Córdoba".

Subrayó que "nunca" escuchó nada que relacionara a los Echeverría con los Báez y ratificó su "incomodidad" porque su nombre y el de su familia aparezcan en este marco.

Durante toda la recorrida que hizo LA NACION, la primera reacción de los consultados fue decir que ignoraban de quién se trataba; a los minutos de conversación empezaban a dar algunos datos y terminaban relacionando a Echeverría con nombres conocidos de la villa.

La justicia uruguaya, a la expectativa

La Justicia de Uruguay espera que el juez Casanello resuelva si procesa o no a Lázaro Báez y Daniel Pérez Gadín para retomar una causa sobre lavado de dinero contra el contador del empresario, por la compra del campo El Entrevero, en José Ignacio, por US$ 14 millones.

Según informó el diario uruguayo El Observador, la compra está bajo sospecha. En caso de que Casanello los procese por un delito que sea precedente al de blanqueo de capitales, la justicia uruguaya puede pedir el embargo del campo, como medida cautelar.

Hasta ahora, los únicos que declararon en la causa por la compra del terreno fueron el escribano y el agente inmobiliario que participaron del negocio. Ambos fueron sancionados por no haber alertado al Banco Central de una operación considerada sospechosa.

Un personaje desconocido

Esteban Echeverría estuvo al lado de Lázaro Báez al momento de la detención, el martes pasado, en la pista de aterrizaje del aeropuerto de San Fernando. Desde entonces, la policía lo sigue de cerca

Esteban Echeverría

Viajó a bordo del Lear Jet en el que viajó Lázaro Báez antes de caer preso, el martes pasado. Su lazo con los Báez vendría a partir de Martín, el hijo del empresario.

Echeverría habría llevado en varias oportunidades a Martín Báez a Villa Carlos Paz para buscar "oportunidades" para hacer negocios, según contaron diferentes fuentes a LA NACION

Echeverría tendría 38 años y su padre es propietario de una gomería en Carlos Paz. En Córdoba, lo vinculan con gente conocida de la villa turística. (lanacion.com.ar)