Subsidios en la era K: una línea de colectivo recibió fondos para gas oil equivalentes a más de 20 mil viajes a Nueva York por año

El Ministerio de Planificación autorizaba pagos extraordinarios a empresas que inflaban el kilometraje recorrido para recibir más dinero del Estado. La maniobra favoreció a 36 líneas. Incluso, a una de ellas se le otorgaron cupos de gasoil a precio diferencial sin que prestara ningún servicio.
martes, 11 de julio de 2017 · 11:24

El juez Claudio Bonadio, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 11, dispuso este lunes el procesamiento de Julio De Vido en el marco de una causa en la que se investigan presuntas irregularidades en la asignación de subsidios para gasoil de líneas de colectivo, y ordenó trabar un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 1.000 millones de pesos.

Según el juez, se pagaba más de lo debido por considerar kilometrajes superiores a los reales, en una maniobra sistemática que ocasionó un perjuicio a las arcas del Estado de aproximadamente 610 millones de pesos.

"Este sistema posibilitaba que se calcularan los subsidios en base a kilometrajes superiores a los efectivamente recorridos por los colectivos y, consecuentemente, se terminaran entregando subsidios superiores a los correspondientes. La maniobra ilegal pudo sostenerse hasta que se instalaron GPS en los colectivos, en el año 2014", destaca el magistrado en su resolución.

En el caso de la línea 129, una de las tantas beneficiadas, declaró que en un año solía recorrer 171.837.344,50 kilómetros y se le otorgaron subsidios en base a ese cálculo; son más de 20 mil viajes de Buenos Aires a Nueva York (hay 8500 kilómetros de distancia). Sin embargo, el GPS que se utilizó para chequear los datos marcó que en el lapso entre julio 2014 y junio 2015 cubrió 131.003.839,99, es decir: unos 40 millones de kilómetros menos de los que la empresa decía que transitaba anualmente.

La línea 129 cuenta con ocho ramales que van desde Retiro hasta la ciudad de La Plata, pasando por Congreso, Plaza Once, Constitución y la localidad de Florencio Varela, en la zona sur del conurbano bonaerense.

Otra de las líneas de ómnibus que refleja un desfalco similar es la 86. Según la declaración jurada, recibió fondos para realizar 114.936.825,46 kilómetros. En este caso, si tomamos la distancia entre la Capital y el Vaticano, se podría haber recorrido 10.309 veces el camino a la Santa Sede.

La línea 86 también cuenta con ocho ramales que recorren La Boca, Congreso, Primera Junta, Flores, pasando por el Mercado Central hasta la localidad de González Catán, en el partido bonaerense de La Matanza.

Las entregas ilegales de subsidios eran dispuestas por la Secretaría de Transporte de la Nación, que entre los años 2003 y 2012 dependían del Ministerio de Planificación.

Asimismo, los kilometrajes eran convalidados por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, organismo descentralizado que también actuaba en la órbita del mismo ministerio.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia