El Gobierno congela los cambios en la ley educación sexual

Los grupos que se enfrentaron por el aborto pujan por esa norma, pero el gobierno evalúa congelar su tratamiento.
martes, 20 de noviembre de 2018 · 08:30

Los pañuelos verdes y celestes, símbolos de la lucha a favor y en contra del aborto, siguieron flameando en las inmediaciones del Congreso después de frustrada la ley que lo volvía no punible, con la misión de promover otros proyectos y el peligro latente de dividir el país en un año electoral.

El temor llegó a la Casa Rosada, donde resisten debates legislativos que rocen valores o creencias como el de la ley de educación sexual integral, la ESI, que no se aprobaría el miércoles en Diputados pese a tener dictamen de comisión.

Hace un mes, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, dijo que no necesita nuevas leyes para educar sobre sexo en los colegios y hasta los diputados que piensan lo contrario aceptarían posponer el debate y no alterar la ya complicada sesión del miércoles, que ni siquiera está confirmada. 

Se trata de una divergencia interesante en la cúpula de Cambiemos porque en la Ciudad el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que pese a las resistencias impulsará la sanción de una ley espejo.

En su última reunión, el interbloque Cambiemos repasó un temario estimativo para la última sesión ordinaria del año -hasta marzo, sólo se debatirán temas que pida el presidente-,  la educación sexual no estaba incluida y nadie la pidió. Poco antes, preocupado por la reacción en la calle ante el intempestivo dictamen, Finocchiaro había reunido en su despacho a diputados oficialistas verdes y celestes para pedirles buscar "puntos de encuentro" y no volver a dividirse.

Pero las conversaciones cruzadas nunca existieron, porque las promotoras de la ESI consideran que tal vez sea mejor negociar en conjunto con los senadores para no repetir errores. 

"Preferimos esperar, tener presencia en las calles y consensuar con el Senado, para que no nos pase lo mismo que con el aborto", confesó a LPO una diputada verde que fue clave para aprobar la ley de IVE en junio y aún mastica bronca por el fracaso en la Cámara vecina dos meses después. 

Claro que en estos temas nada está resuelto y en las últimas horas legisladores iniciaron una campaña en Twitter con el hashtag  #ESImportante, síntoma de que puede aparecer alguna sorpresa de madrugada. Hubo posteos del aliado radical Martín Lousteau y la macrista Silvia Lospennato, a cargo de definir los temas de cada sesión con Emilio Monzó. Hace un año, en la última sesión ordinaria, alcanzó con un grupo de whatsapp para sancionar el cupo femenino. 

Los verdes empujan además una ley para sancionar a médicos que no practiquen el aborto en los casos legales y otra para regular la obstetricia. 

Como relató LPO, el dictamen de la ESI se obtuvo en una sala dividida entre quienes habían apoyado el aborto legal y quienes no, que -de mínima- pedían leer un poco más la versión final del proyecto.

Con pancartas celestes, militantes "cristianos" se les encimaban bajo la arenga "con nuestros hijos no", que refería a la supuesta promoción de prácticas homosexuales o de masturbación. En realidad, el proyecto delega la creación de contenidos específicos en una futura comisión interdisciplinaria del Ministerio de Educación, pero exige respetar "las identidades de género y orientaciones sexuales", suficiente para abrir la polémica.

Igual que en el debate del aborto, las comunidades evangelistas dominaron la protesta callejera, con procesiones y "mini festivales" en la plaza del Congreso para insistir en que la "la ideología de género no tiene base científica" y exigir sin vueltas no legislar sobre educación sexual.

"Diputados, senadores; se los pido por favor, con mis hijos no te metas, a ellos los educo yo", se escuchó el jueves, a un minúsculo pero ruidoso grupo de militantes, con globos celestes y rosas. En un Congreso caótico como el de estos tiempos, nadie toma en serio el llamado a paños fríos de Finocchiaro. (La Política Online)