Nahir Galarza: ¿quién es la "chica bien" que mató a su novio?

A pocos días de que se cumpla un año del crimen que conmocionó al país, los periodistas Mauro Szeta y Mauro Fulco publicaron un libro que revela la historia desconocida de la joven que a los 19 años fue condenada a prisión perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo.
miércoles, 19 de diciembre de 2018 · 17:31

Fue en la madrugada del 29 de diciembre del 2017. Nahir salió de su casa junto a Fernando. Después de una noche de sexo, ella agarró el arma que su papá dejaba siempre arriba de la heladera y ambos se fueron en una moto. Él al volante, ella lo abrazaba por detrás. En medio del viaje, ella lo hizo desviar de la avenida principal. En un pasaje oscuro ella le dio el primer disparo y luego lo remató en el piso.

El crimen de Fernando Pastorizzo conmocionó al país pero más aún, su autora: Nahir Galarza. Una joven de 19 años con quien Fernando tenía una tormentosa relación desde hacía cinco. Universitaria, Rubia, flaca, linda, conocida por gran parte de Gualeguaychú por su familia, lo que se podría llamar una “nena bien”.

A pocos días de que se cumpla el primer aniversario del policial del año, los periodistas Mauro Szeta y Mauro Fulco escribieron “Nahir: la historia desconocida” para descifrar quién fue Nahir antes y después del crimen, cómo vive la asesina más famosa de Argentina en el Penal de Mujeres de Paraná y cuál es el rol de Marcelo Galarza en la vida de Nahir.

También le dedican un capítulo aparte a la relación tormentosa entre los adolescentes y hasta hacen un recuento de los más de 4 mil mensajes que hubo entre ellos a lo largo de la relación. Además explican cuáles fueron los argumentos que dio el Tribunal para condenar a la joven de 19 años a prisión perpetua.

Sobre el porqué de sacar un libro sobre la historia de Nahir, los autores destacan lo excepcional del caso. “El hecho de que una mujer mate a un hombre es la excepción a la regla, es atípico. Todos los días matan a mujeres. En lo que va del año ya son 260 mujeres que asesinan”, dice Szeta a minutouno.com.

En ese sentido, Fulco agrega: “Es desde esta perspectiva que Nahir termina siendo una noticia de alto impacto por lo excepcional porque la regla que impera desde siempre y que nadie invierte en políticas de género para frenarlo, es que se matan mujeres constantemente”.

Los autores son conscientes de las críticas feministas que surgieron a partir del tratamiento mediático y judicial del caso como, por ejemplo, la rapidez con la que fue condenada Nahir en contraposición con lo lenta que es la justicia para los femicidas.

“Hay una diferencia que nadie cuenta y es que hubo una confesión al día uno. A las 12 horas del crimen, Nahir ya había dicho ser la autora del crimen y entregó el arma. Es decir, que la etapa investigativa no requirió demasiado como en otros casos”, explicó Szeta.

Para Fulco también es fundamental el lugar en el que ocurrió. “No es lo mismo una ciudad del interior que no hay tanta cantidad de crímenes ni juicios que, por ejemplo, el conurbano bonaerense. Lo local hace la diferencia para los tiempos de la Justicia”, sostiene el periodista.

 

 

El libro cuenta cómo es la vida de Nahir en prisión y cómo pasó de ser la aliada de una de las presas a convertirse en su peor enemiga. Se trata de la pelea que tuvo la joven con Giselda Bordeira una ex sargento procesada por narcotráfico, que tuvo que ser removida del pabellón que compartían.

“Nahir es una mujer calculadora, perfeccionista y fanática de la limpieza. En toda la investigación no encontramos amigas que tenga de la infancia y siempre se refugió en su familia”,cuenta Fulco. Durante el juicio la única amiga de Nahir que declaró e hizo referencia a una situación violenta con Fernando fue Sol Martínez.

Uno de los puntos fundamentales del caso fue el argumento que esgrimió Nahir en su tercera declaración. 23 días después del crimen, la joven dijo que había sido víctima de violencia de género y ese fue el caballito de batalla que la defensa esgrimió.

“Todavía hoy, con la apelación la defensa técnica sigue sosteniendo los argumentos de la violencia de género. El Tribunal, al que acusaron de machista, intentó verificar si Nahir pudo haber sido víctima de violencia de género y no encontró un sólo sustento. Tampoco aparece nada en los miles de mensajes de Whatsapp que había entre ellos”, señaló Szeta pero agregó que lo que sí había era una relación tormentosa entre los dos, de ida y vuelta y lo dejan bien plasmado en uno de los capítulos del libro.

 

 

Otro punto sensible y poco conocido que trata el libro es el rol que tiene Marcelo Galarza en la vida de Nahir. “Nahir tiene una relación particular con su papá, de admiración y temor a la vez. Es una figura fundamental en su vida”, concluyó Fulco.

Minuto Uno