Ruta del Dinero K: después de un año de juicio, declara por primera vez Lázaro Báez

Hasta ahora se había negado a hablar. El empresario está acusado de lavado de dinero.
miércoles, 20 de noviembre de 2019 · 10:56

Después de poco más de un año de iniciado el juicio oral, el empresario Lázaro Báez declarará en la causa en la que se investiga la Ruta del dinero K, en la que está acusado por lavado de dinero por más de 60 millones de dólares. 

El 30 de octubre de 2018, Lázaro Báez se sentó por primera vez en el banquillo de los acusados, en el juicio en el que junto a sus cuatro hijos se encuentran procesadas otras 20 personas, entre las que figuran Leonardo Fariña, Federico Elaskar y Fabián Rossi.

El juicio avanza hacia su instancia de alegatos y en la Justicia estiman que la sentencia recién se conocerá en abril de 2020, cuando Báez cumpla cuatro años con prisión preventiva.

Con los cambios planteados sobre ese régimen, Báez es uno de los "presos K" que se ilusiona con su libertad, mientras enfrenta además otro junto a Cristina Kirchner​ por el direccionamiento de la obra pública. Además, se encuentra procesado con prisión preventiva en una de las causas vinculadas a los Cuadernos de las Coimas. El listado continúa, ya que tiene otros dos expedientes por lavado de dinero que comparte con la familia Kirchner elevados a juicios orales.

"Ojalá que este tiempo nuevo nos permita acceder a una justicia verdadera y podamos explicar nuestra verdadera situación. Yo no soy un ladrón. Trabajé toda la vida. Me cerraron una empresa de 3 mil empleados y a nadie le importó. La única condena que tengo es la social y estoy en un pabellón peor que el de los asesinos seriales y los capos narcos. Cuento las horas para salir", contó hace poco Báez en declaraciones radiales.

El banquero que complicó a Báez
Antes de la declaración de Báez se escuchó un testimonio que lo complicó, al igual que a sus hijos. Se trata de Alex Mauro, empleado del Safra Bank de Suiza, quien confirmó el circuito financiero montado en Suiza para el movimiento de fondos. 

Entre 2012 y 2013, se utilizaron cuentas en dos bancos suizos para realizar 139 operaciones por 20 millones de dólares, según consignó la Confederación Suiza. Los principales administradores de dichas cuentas fueron los ejecutivos de la financiera SGI Argentina conocida como “La Rosadita”, Eduardo Castro, Gustavo Fernández y Fabián Rossi. Los beneficiarios finales eran los hijos del empresario K.

Esta información fue confirmada por Mauro, quien contó cómo empezaron las tratativas para la apertura de cuentas. Lázaro Báez ya tenía una estructura financiera montada en Suiza pero con otra entidad financiera, Lombard Odier (Ginebra) donde se abrió una cuenta a nombre de Teegan (509755), que movió casi U$S 2 millones en 2011.

"Se trataba de una familia muy importante que tenía una cuenta en el Banco Lombar Odier. Pedí información y me explicaron que ya tenían relaciones importante en Suiza y que estaban buscando otros bancos para radicar sus activos en Suiza. Me dijeron que se llamaba Báez", contó Alex Mauro en su testimonial por videoconferencia desde la Fiscalía General de Suiza.

Entonces, agregó: "Su hijo mayor (por Martín Báez), el señor (Jorge) Chueco y (Daniel) Pérez Gadín iban a venir a Suiza y me pidió que les fijara una cita para preparar la apertura de la cuenta". Finalmente se encontraron en junio de 2012, y durante la visita explicaron que tenían una "estructura patrimonial basada en la Fundación panameña y que la estructura patrimonial era de la familia Báez, buscaban abrir una cuenta para esta fundación".

De esto y otros planteos buscará defenderse Lázaro Báez, sobre quien pesa un embargo de 600 millones de dólares y cumplirá en abril de 2020 cuatro años detenido.

El caso
Todo arrancó en televisión en pleno kirchnerismo y luego llegó a la Justicia. Fue en 2013 cuando el programa Periodismo Para Todos de Jorge Lanata mostró una cámara oculta a Leonardo Fariña en la que contaba como había lavado plata de Lázaro Báez. Después, llegaron las imágenes de la financiera “La Rosadita” donde Martín Báez contaba millones de dólares y brindaba con whisky, y la detención en 2016 del empresario K.

En juego hay U$S 60 millones que se volcaron a operaciones de blanqueo y un embargo sobre toda la familia Báez por U$S 3.000 millones. La maniobra delictiva tuvo como pieza central a Austral Construcciones que recibía fondos del Estado a través de los contratos viales.

La maniobra
En el expediente se dio por corroborada la existencia de una estructura de "sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares", por eso se les trabó un embargo a los procesados de 600 millones de dólares a cada uno, porque se aplicó la pena máxima: diez veces la suma de dinero que se lavó.

La acusación que durante el juicio se leyó, formulada por el fiscal Guillermo Marijuan, sostiene que los acusados "lograron esa finalidad a través de la adquisición de bienes por un valor de más de dos mil setecientos treinta y cuatro millones de pesos, equivalentes a unos ciento ochenta y seis millones de dólares".

Otra de las cosas que quedó confirmada para la justicia es que el origen "ilegítimo de los fondos" que se utilizaron para las maniobras de blanqueo, provienen de la causa sobre el direccionamiento de la obra pública. Esto posibilitó tanto el atesoramiento de fondos en Suiza como la exteriorización de dinero y su reingreso al país.

La riqueza de Báez
Durante el período investigado, según Marijuan, el patrimonio de Báez se incrementó sustancialmente: hoy suma más de 1.420 propiedades: estancias, casas, departamentos, locales comerciales, vehículos, terrenos, hoteles, empresas, aviones, etc. A todo el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN) le asignó un valor de 205 millones de dólares.

En la actualidad, estos bienes son investigados en un expediente patrimonial aparte sobre el empresario K donde además se imputó a Cristina Kirchner: la justicia quiere determinar si el dueño de Austral oficiaba de testaferro de los ex presidentes.

Es el TOF 4 tiene a su cargo la administración de bienes de Lázaro Báez, algunos en manos del Estado como la maquinaria de Austral Construcciones como los aviones privados, que fueron puestos a remate pero sin oferentes interesados. Sus valor se depreció en un tercio de la cotización original. (Fuente: Lucía Salinas - clarin.com)

Otras Noticias