¿Por qué tener un horno de leña en mi restaurante?

Si estás pensando en montar tu negocio, ese restaurante que siempre soñaste y por el que tanto has trabajado, no dudes el decidir instalar un horno de leña, independientemente del resto de equipamiento que vayas a adquirir.
miércoles, 22 de mayo de 2019 · 11:38

No importa si el estilo de tu restaurante es formal, elegante o casual, tener un horno de leña en interiores o en el exterior agrega valor tu negocio por las diversas ventajas y beneficios que estos otorgan. 

Los hornos de pereruela son hornos de leña que pueden ser preparados y montados en cualquier lugar de la península a petición del cliente, con medidas personalizadas y bajo cualquier condición climática. Son fabricados artesanalmente y con materiales de primera calidad. Los alfareros de esta empresa se preocupan por cuidar todos los procesos de elaboración, los cuales se llevan a cabo de forma tradicional. Son expertos en este tipo de construcciones garantizando un resultado óptimo con los mejores estándares de diseño, rendimiento y durabilidad. 

En tal sentido, los hornos de leña de pereruela vienen en varios acabados, como el ladrillo curvo o caseta con ladrillo recto, el de piedra natural y el de corcho proyectado.  

Pero, ¿qué hace a los hornos de leña un implemento tan interesante en la cocina? La respuesta es muy sencilla, la primera de ellas es el espectacular sabor que le impregnan a las comidas. 

Aun cuando vivimos en una era de avanzada tecnológica, el mundo en general se viene preocupando por instaurar una tendencia que tenga en cuenta las formas tradicionales de la preparación de alimentos, ya que está comprobado que es un técnica mucho más saludable. 

La gente se preocupa cada vez más por su alimentación y sabe apreciar con más conciencia la forma cómo está elaborada. Por eso, estos hornos de leña están ocupando un sitio prestigioso en las cocinas, no solo en restaurantes reconocidos, sino también en hogares. 

Si queremos saber un poco de la historia de estos hornos, estos datan de más de 5 mil años, provienen nada más y nada menos que de la cultura babilónica y egipcia. Los primeros hallados eran de forma de campana con una tapa, lo que permitía que los alimentos pudieran cocinarse uniformemente. 

También los habían abiertos, los cuales se construían haciendo un hueco que era forrado con piedras y luego se calentaba con fuego antes de colocar los alimentos que posteriormente eran tapados con ramas y diferentes tipos de hierbas. 

Los pueblos árabes también los utilizaban, era llamado el horno tandoor, tenía una forma cilíndrica y para estos se usaba el carbón vegetal. En resumen, los hornos de leña no han sufrido cambios significativos en su estructura, por lo que las ventajas que trae consigo su uso siguen siendo relevantes. 

Ventajas al usar un horno de leña 
Este tiene una funcionalidad similar a un horno que trabaja con gas o energía eléctrica, pero sus ventajas ante estos son mucho más trascendentes: 

  • El carbón o la leña le otorgan un sabor adicional a los alimentos. El truco en esta técnica se encuentra en saber combinar los tipos de leña para conseguir platos con ese toque de distinción que se busca sin cambiar el sabor original de las comidas. 
  • Los materiales como la leña y el carbón son mucho más económicos que el gasto que puede significar la electricidad o el gas.
  • Estos hornos te permitirán ahorrar energía, porque son construidos con materiales que logran retener eficientemente el calor por mucho tiempo, lo que también genera un alto rendimiento de recursos. 
  • Los alimentos que son cocinados a leña usan  menos grasa y por ello son mucho más sanos. Su contextura y composición es más jugosa, debido a que la temperatura de un horno de este tipo es más suave y uniforme.
  • Dependiendo de dónde coloques tu horno a leña, por ejemplo, en una plataforma con ruedas, podrás trasladarlo de un lugar a otro con facilidad. 
  • Ensucias menos con estos hornos ya que no necesitas usar envases, rejillas u otros recipientes para cocinar. 

Otras Noticias