Récord de pedidos del subsidio por desempleo

Se esperan más pedidos para los próximos meses. Debería ser la mitad de la mejor remuneración mensual, pero el Gobierno le puso un tope. 
domingo, 5 de mayo de 2019 · 11:53

Más de 50.000 trabajadores formales que quedaron desocupados pidieron, y pasaron a cobrar, la prestación por desempleo en los últimos tres meses de 2018. Así, la cantidad de trabajadores formales despedidos sin causa que están cobrando el seguro por desempleo alcanzó el récord mensual de 118.268 personas, según los datos de la ANSeS a diciembre pasado, de la serie que arranca en enero de 2013.

También es récord el número de desocupados que están solicitando esa prestación. En noviembre se les otorgó a 17.953 trabajadores y en diciembre a 17.276, frente a 11.614 en noviembre de 2017 y 10.791 en diciembre de 2017. Esta mayor demanda de la prestación por desempleo está en línea con el aumento del desempleo que reportó el INDEC, elevando a 1.750.000 el total de los desocupados urbanos.

El aumento del número de beneficiarios de las prestaciones por desempleo se nutre de la caída del empleo asalariado privado por falta de trabajo u otras causas ajenas al trabajador.

El monto de la prestación por desempleo equivale a la mitad de la mejor remuneración neta mensual, normal y habitual de los últimos 6 meses trabajados. Sin embargo, tiene un techo tan bajo que en promedio, en diciembre, los 118.268 desocupados cobraron $3.845, un 12% del sueldo promedio de los activos. Y eso pasa porque actualmente ese beneficio —que es transitorio encuentre o no el trabajador un nuevo empleo—desde marzo pasado tiene un tope de $4.428,77, que anula el de la mitad del promedio salarial semestral.

El tiempo o plazo de cobro de este beneficio depende de la antigüedad que registre el trabajador en el último empleo. Y puede percibirlo entre 2 y 12 meses como máximo. En diciembre, por ejemplo, dejaron de cobrarlo o fueron dados de baja 15.313 beneficiarios.

Así, quien fue despedido con una antigüedad de entre 6 y 11 meses tiene derecho a cobrar 2 meses este beneficio. Con una antigüedad de entre un año y 23 meses, cobrará por 4 meses. El plazo se extiende a 8 meses si ese trabajador tuvo una antigüedad de entre 2 años y 35 meses y hasta 12 meses para los que tuvieron una antigüedad de 3 años o más.

A partir de la cuota 5ª el monto a cobrar se reduce al 85% del valor vigente y a partir de la cuota 8ª al 70%.

Si el trabajador tiene 45 o más años, automáticamente se extiende el seguro de desempleo por un período de 6 meses.

Los alcanzados por esa prestación cobran asignaciones familiares y cuentan con la cobertura de la obra social, mientras el período de cobro se reconoce como meses de servicios para la jubilación.

Los trabajadores que están cobrando la prestación por desempleo y empiezan a trabajar nuevamente en relación de dependencia deben solicitar la suspensión del cobro.

Futuro previsible

Se estima que el número de trabajadores que van a solicitar este beneficio debería aumentar más. Es que el Ministerio de Producción y Trabajo informó que, a febrero pasado, se perdieron 31.800 empleos y en un año hubo una disminución de 159.400 asalariados privados ocupados. Las mayores caídas de empleo afectaron a la industria manufacturera (-69.500), comercio (-44.300), transporte y comunicaciones (-19.600) y construcción (-11.500).

Por regiones, entre las principales, la Provincia de Buenos Aires acumula una pérdida de 59.500 asalariados privados, CABA 35.800, Córdoba 16.700 y Santa Fe 8.900. Santa Cruz con más 600 y La Rioja con más 500 asalariados son la excepción. Así, en febrero, los asalariados privados registrados sumaron 6.149.000. Hay que retroceder a febrero de 2014 para encontrar un nivel de ocupación similar.

Salarios flacos

Estos despidos estuvieron acompañados de un retroceso salarial de magnitud. El martes el INDEC informó que en febrero los salarios volvieron a perder frente a la inflación y en los últimos 12 meses acumularon una pérdida de 11%.

El índice de salarios del total de los trabajadores en febrero tuvo un incremento del 2,7% frente a una inflación del 3,8%. Con relación a un año atrás, los salarios en promedio aumentaron un 34,6% y la inflación interanual ascendió al 51,3%. Esta diferencia de 16,7 puntos equivale a una pérdida salarial del 11%.

Entre los trabajadores formales privados “el salario nominal promedio se incrementó 38% frente a febrero 2018 a $38.242, mientras que el salario mediano lo hizo en 36,2% a $29.617. Así, la remuneración real promedio estimada se redujo 8,8% interanual, mientras que la remuneración real mediana lo hizo en 10%”, dice el Informe oficial de Producción y Trabajo.

A su vez, las expectativas empresarias para los próximos meses marcan un “desempeño negativo de casi todas las ramas. Con excepción de servicios comunales (+0,9%) por motivo de las altas esperables para esta época del año en aquellas vinculadas a la educación. El resto de las ramas muestran un comportamiento negativo: industria manufacturera (-0,6%), construcción (-0,8%), comercio, restaurantes y hoteles (-0,3%), transporte, almacenaje y comunicaciones (-0,5%) y servicios financieros y a las empresas (-0,3%)”, de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Producción y Trabajo. (Fuente: clarin.com)