Cómo ver las constelaciones de forma profesional con un telescopio

Las constelaciones son grupos invariables de estrellas en el cielo cuya posición se mantiene aún con el paso del tiempo.
martes, 24 de septiembre de 2019 · 11:09

Estos grupos fueron vinculados por pueblos antiguos con líneas imaginarias que formaban una figura. Las civilizaciones del medio Oriente, los griegos y otras culturas identificaron decenas de constelaciones y crearon leyendas acerca de estas figuras.
Eran cientos de constelaciones identificadas desde siglos atrás, pero en 1928 la Unión Astronómica Internacional decidió nombrar sólo 88 de manera oficial. Con ello quedaron en olvido algunas pequeñas constelaciones, pero se permitió un estudio más minucioso y uniforme de la esfera celeste.

Desde el principio: ¿qué ver con un telescopio?
El telescopio es un instrumento que permite observar cuerpos lejanos con mayor detalle y funciona como un medio captor de la radiación electromagnética que proviene de ellos, en amplio rango de frecuencias, entre las que está la luz visible. Es necesario contar con un instrumento de alta gama  para su uso profesional que permita ver más allá de los planetas cercanos a la tierra.

El uso de un telescopio requiere de conocimientos especializados, sus características, ajustes y controles requieren conocer ciertos principios básicos de funcionamiento. Lo primero que deben saber los aficionados a la observación astronómica es que las grandes constelaciones no pueden verse tan fácilmente o con cualquier telescopio.

El nivel de visualización que se puede tener con este objeto va a depender de su distancia focal y cantidad de aumentos. Quienes se inician con el telescopio pueden encontrar excelentes referencias de diferentes modelos en la web de www.comprarlasmejores.com para empezar a observar los objetos celestes más próximos.

Sistema solar, nebulosas y galaxias
Una buena forma de empezar a utilizar el telescopio es ubicar una estrella brillante y solitaria, prestar atención y disfrutar de los movimientos de luz titilante que se producen por la turbulencia en la atmósfera. Los elementos del sistema solar como la Luna, Venus, Júpiter y los anillos de Saturno también son una buena opción.

Esto hará alimentar o mantener el interés de aficionado, dado que las anheladas constelaciones, aunque interesantes, poco pueden disfrutarse cuando no se conocen las formas habituales de los cuerpos espaciales. Las  imágenes dadas por un telescopio no son iguales a las imágenes de Internet, por lo que hay que conocer lo básico para adentrarse en los mundos más complejos.

Hay grupos de estrellas que presentan una densidad baja o medios llamados cúmulos abiertos y otros llamados globulares que presentan mayor densidad, las  nebulosas son gases iluminados que muchas veces cubren un espacio enorme, así que se hace posible verlos desde un telescopio aficionado.

Ver las constelaciones
Ver una constelación completa no se puede porque las estrellas que la componen se encuentran a distancias significativas que el telescopio no puede cubrir por completo, pero los expertos la observan e identifican por cada una de sus estrellas.

Así que para ver las constelaciones de forma profesional con un telescopio es necesario identificarlas previamente, y para esto es importante conocer algunos tips.

Pasos para lograr una buena vista profesional
El paso más importante para ver las constelaciones de forma profesional es contar con el equipo adecuado. Por ejemplo, telescopios monoculares o binoculares, con brújula o localizador, con montura computarizada, puntero, entre muchas otras aplicaciones.

Ubicación
Es importante también recordar que la Tierra está constantemente girando, por lo que el paso del tiempo presentará nuevas estrellas, como también nuevas constelaciones. No se tendrá la misma panorámica a las 9 de la noche que a las 2 de la madrugada. El lugar en concreto debe ser alto y despejado, zonas alejadas de edificios u otras zonas con iluminación artificial. Sitios ideales son las montañas desérticas e incluso la playa, siempre que sea lejos de la ciudad.

Esta consideración es importante, ya que permite controlar la contaminación lumínica, que considera la temporada, si es invierno o verano y conforme a ello qué puede obstaculizar la vista. Una noche despejada de invierno suele ser muy  fría como para estar al aire libre durante horas, pero la visión del cielo en esos momentos es la mejor que se puede obtener.

Para ubicarse en el espacio es necesario conocer el cenit o el punto más alto del firmamento, también se puede contar con un mapa estelar que indique los astros o ubicarse en el plano de derecha a izquierda. Lo importante de estar ubicado es saber dónde se está para saber cómo cambia el panorama y que nuevas constelaciones estarán disponibles conforme pasen las horas. Para el proceso de ubicación espacial es posible buscar la ayuda de aplicaciones web.

Entrenar el ojo
No hay mejor forma de obtener buenos resultados y disfrutar más de lo que se observa que al identificar cada pequeño cambio o movimiento. La astronomía es un campo de detalles, de paciencia y cuidado. Por eso, para disfrutarla al máximo hay que entrenarse al máximo.

El entrenamiento del ojo no solo se logra al ver muchas estrellas y apreciar los pequeños detalles, sino también sabiendo ajustar el telescopio con los aumentos adecuados, saber cuándo utilizar el ocular o el filtro. Por tanto, implica conocer cada uno de los accesorios del telescopio y sus efectos sobre la imagen. Con la intención de entrenar el ojo es que se recomienda empezar a ver los cuerpos más cercanos.

Tips menos técnicos
Esta es sin duda un área de conocimiento impresionante, acerca a las personas a origen de la vida, lo invisible y a veces hasta  a lo inexplicable. Pero es una tarea, oficio o afición de mucha paciencia, los cambios y movimientos no son fáciles de percibir, los efectos de las primeras imágenes pueden no ser lo que se espera, pero lo que se puede encontrar en momentos determinados es fascinante.

Así que tener mucha paciencia y mantenerse siempre en busca de información son consejos que no aparecen en el manual del telescopio pero que ayudan a convertirse en un profesional de la astronomía. La nueva información permite ubicar nuevos cuerpos espaciales como cúmulos estelares, nebulosas y galaxias.

Por supuesto, el último consejo es disfrutar el momento.  No todas las personas tienen acceso a tan buena experiencia. Esto, lejos de ser para apresurados, es para los más apasionados, pacientes y curiosos.