Roses de Sant Jordi: ¿De dónde vienen?

martes, 4 de febrero de 2020 · 08:45

Las roses de Sant Jordi tienen un significado muy especial en Cataluña. El día 23 de abril es tradición que los hombres las regalen a las mujeres y ellas a cambio les ofrezcan un libro. Esta tradición ha llegado a ser incluso más importante que San Valentín.

¿De dónde viene esta tradición? 
Para conocer su origen tenemos que remontarnos hasta el siglo XV, cuando los hombres se valían de sus amigos para hacer llegar a la enamorada este detalle. Con el paso del tiempo la tradición se ha mantenido, gran culpa de ello lo tiene la Feria de Rosas que se instala en el Palacio de la Generalitat, donde las mujeres asistían en esta festividad, quedando así unida al Día del Libro. 

Los catalanes no solo festejan esta tradición como muestra de amor y respeto hacia su pareja, sino que también se pueden tener estos detalles con amigos y/o familiares. Para ello, se sirven de tiendas especializadas como FloraQueen

¿Por qué se celebra el día de Sant Jordi? 
A lo largo de los años se han forjado una gran cantidad de historias y leyendas con Sant Jordi como protagonista, algunas más fantásticas que otras. Si hay una que destaca es la de Sant Jordi y el dragón. 

Según la leyenda, a las afueras de Montblanc vivía un dragón que tenía a la población atemorizada. A modo de pago para que pudieran vivir tranquilos, les ofrecían animales para que pudiese comer, hasta que llegó el día en que no tenían nada que llevarle, teniéndose que sacrificar ellos mismos. Todos los días se hacía un sorteo con los miembros del pueblo para conocer el nombre de la persona desafortunada que se utilizaría como ofrenda. 

Un día, contra todo pronóstico, el nombre de la persona escogida fue el de la princesa. Cuando marchaba hacia su cruel destino y cuando el dragón estaba a punto de atacarla, un caballero corrió en su ayuda a lomos de un caballo (Sant Jordi) consiguiendo herir al dragón e inmovilizarlo. Ató al dragón y pudo volver con la princesa a la ciudad, dando muerte a la bestia con todos los ciudadanos presentes. De la sangre del dragón brotó un rosal y el caballero pudo regalar una rosa a la princesa. 

Poco a poco esta historia se ha hecho conocida en todo el mundo, transmitiéndose de padres a hijos y alcanzando en la Edad Media su máximo esplendor. En la actualidad la leyenda de Sant Jordi es conocida en una gran cantidad de países y es el motivo por el que se regala una rosa. 

También se dice de esta tradición que los hombres podían entrar durante este día en la casa de la enamorada para sacarla a la calle, aunque lo normal es que ellas ya lo supieran y se arreglasen para la ocasión.

 Aunque es cierto que a lo largo del tiempo se ha perdido un poco esta tradición, siempre es un gran detalle sorprender a tu pareja con una de estas flores que impregnan todo con su aroma y que consigue que la llama del amor nunca se extinga.
 

Valorar noticia