Mendoza-Justicia

Por abuso sexual, piden 19 años de cárcel para un pastor evangélico

En el juicio que enfrenta Jorge Ruiz Quipildor su defensor solicitó la absolución. El imputado habría agredido sexualmente a una niña que estaba a su cuidado.
sábado, 19 de marzo de 2016 · 09:39

Una dura pena -19 años de cárcel- fue solicitada para un pastor evangélico juzgado por abuso sexual de una niña que, cuando se habría producido la agresión, tenía 12 años. 

El religioso -Jorge Ruiz Quipildor (58)-, que dirigía un templo en el barrio Huarpes III de Carrodilla, escuchó el jueves el pedido realizado por el fiscal Darío Tagua, en el juicio que se celebra en la Segunda Cámara del Crimen por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser ministro de un culto. Este delito tiene penas que van de los 20 a los 8 años de prisión. 

Tras el pedido del fiscal, el defensor del imputado solicitó la absolución por la duda para su cliente.

"Nosotros queremos que también se juzgue a los dos hijos que también abusaron de la niña y a la mujer de este pastor porque sabía todo, incluso le hizo una cama a los niños al lado de él para facilitar las cosas", dijeron los familiares que fueron a Tribunales para seguir las instancia del juicio que realizan desde la semana pasada los jueces José Valerio, Roberto Uliarte y Ariel Spektor.

Durante la penúltima jornada del debate, los tres magistrados fueron hasta los juzgados de menores donde la niña, que hoy tiene 15 años, declaró en cámara Gesell, tal como lo establece la ley.

La situación del religioso no es muy favorable porque la adolescente confirmó la declaración realizada durante la investigación penal: el hombre habría sometido reiteradamente a la chica en el templo en el que convivían.

Lo contó en una carta

El trasfondo del caso guarda una grave situación de indefensión  de la víctima: cuando recién había sobrepasado los 10 años fue abandonada por su madre y se fue a vivir con una de sus hermanas mayores, y luego lo hizo con su padre. Cuando éste se quedó sin casa -dormía en un automóvil- dejó a la nena y otro de sus hijos, de 8 años, al cuidado del pastor Ruiz, quien dirigía una iglesia evangélica del barrio Huarpes III de Carrodilla.

Poco después los parientes de la nena vieron que tenía comportamientos extraños, al punto que llegó a autolesionarse los brazos. Cuando le preguntaron si tenía algún problema la niña no quiso hablar, se sentía avergonzada.

"Mi hermana mayor le dijo que escribiera una cartita y contara todo lo que quisiera. Entonces contó que los dos hijos del pastor le realizaban tocamientos y que el pastor había abusado de ella", explicó  una de las hermanas de la víctima.

Esa carta, que hoy está en el expediente, fue presentada en la fiscalía de Luján  el 25 de marzo de 2014. Y cuando el religioso supo de la denuncia desapareció del templo del barrio Huarpes III. 

Al día siguiente los vecinos de esa barriada se enteraron de la novedad y quisieron hacer justicia por mano propia. Quemaron el auto de Ruiz, quien luego fue detenido e imputado días después.

Según trascendió, Ruiz no habría sido designado por los superiores de ningún culto evangélico, pero aun así la imputación de agravamiento por ser ministro de un culto puede ser aplicada a un ministro de cualquier culto, aun los no reconocidos oficialmente. Incluso no se descarta que también sea juzgado por otro agravamiento, ya que el menor estaba bajo su guarda.