Mar del Plata: "Duermo con un cuchillo debajo de la cama por miedo a que me mate mi ex"

Hace cuatro meses decidió ponerle fin a la relación y comenzó el calvario. Le torció una muñeca y le dejó hematomas en todo el cuerpo.
miércoles, 27 de diciembre de 2017 · 09:28

Una mujer de 42 años vive con miedo. Hace poco más de cuatro meses decidió separarse de Carlos, su novio de hacía poco más de un año con quien se había ido a convivir hacía relativamente poco. Le llamaba la atención los malos tratos del hombre hacia su familia, pero como ella sentía que la trataba bien, decidió apostar.

Él es propietario de una cadena de panaderías Nonna Lucía en Mar del Plata. De un día para el otro, cuando ya los dos habían dejado su departamento y se habían ido a vivir juntos en Bosque Peralta Ramos, comenzaron las actitudes violentas: maltratos, insultos y engaños. Decidida, Ivana puso fin a la relación pero no fue tan fácil.

El sábado 9 de diciembre Paredes le torció una muñeca tras una violenta discusión y nueve días más tarde le dejó un oído perforado y hematomas en todo el cuerpo.

“Volví a mi casa a dormir, eran las 2 de la mañana y estaba ahí, esperándome para preguntarme con quién me había encamado. Al ver que se ponía más agresivo, subí las escaleras para irme a mi habitación pero él me siguió, me encerró y me golpeó en la cara y en todo el cuerpo. Yo estaba tan desesperada que en un momento pensé en que sólo me podía salvar si me tiraba por la ventana”, contó a 0223.com.“En un momento pude zafarme de sus brazos e intenté abrir la puerta de la habitación que había cerrado con llave, pero enseguida me agarró del pelo y así me bajó por las escaleras”, detalló.

Si bien radicó una denuncia en la Comisaría de la Mujer y allí libraron una restricción para que el sujeto no se pudiera acercar ni tener ningún tipo de contacto con ella, Ivana aseguró que durante los últimos días recibió amenazas por mail y hasta mensajes de un número de teléfono anónimo; “El día de Navidad lo empecé en la Comisaría de la Mujer, denunciándolo una vez más”, explicó.

“También me dieron un botón antipático pero tengo miedo de que se meta en mi casa y me mate, y aunque ahora vivo con toda mi familia, todavía duermo con un cuchillo debajo de la almohada para defenderme en caso de que llegue a aparecer”, aseguró.

Galería de fotos

Comentarios