País

Mendoza: la ex policía que simuló el secuestro de su hijo

La mujer que ya había sido condenada por un asalto en 2012, hizo una falsa denuncia para extorsionar a su ex marido. Aún no ha sido detenida.
miércoles, 21 de junio de 2017 · 07:55

Quedó esclarecido un caso de presunto secuestro de un menor que llevaba la Fiscalía Federal de San Rafael a cargo del fiscal subrogante Federico Baquioni.

El funcionario derivó la causa a la Justicia provincial por descartar la hipótesis de secuestro donde está ahora investigada la ex policía Gabriela Rodríguez, condenada (con prisión en suspenso) por el robo a la casa de Cambio Santiago en 2012 cuando junto con otra persona obligó al gerente de la sucursal a entregarles dinero. La mujer no se encontraría ya en su domicilio pese a que por tener una condena en suspenso y ser imputada de otro delito debería haber sido detenida inmediatamente. 

En este último caso Gabriela, separada de la fuerza después de la condena por el caso Cambio Santiago, habría fingido el secuestro de su pequeño hijo para lograr que su ex pareja y padre del chico pagara un rescate de $ 150.000, dinero que la implicada sabía que había obtenido en una transacción comercial.

Si bien el hecho causó conmoción en la comunidad sanrafaelina debido a denuncias por redes sociales sobre presuntos secuestradores frente a escuelas locales (maniobra que también habría armado la mujer), a las horas comenzó a circular el rumor sobre la posibilidad de que no existiese tal secuestro aunque la mujer logró atraer la atención de los medios donde con lágrimas relataba la historia "que había tenido un desenlace feliz". 

Sin embargo todo se transformó en sospechoso cuando aparecieron contradicciones en el relato y se profundizó la investigación federal y provincial.

 

Llamada "trucha"

Lo primero que se constató fue que realmente existió una llamada telefónica al móvil de Gabriela aunque poco después se determinó que esa llamada provenía de una cabina telefónica. Tras esta determinación la investigación se dirigió a la observación de cámaras de seguridad de una banco que hay en las inmediaciones. 

A la hora de la llamada se pudo comprobar que al lugar había entrado Gabriela y luego salido cinco minutos después.

Precisamente ese registro de llamada había sido presentado por la mujer para sostener que el contacto efectivamente existió y que le habían ordenado dejar 150.000 pesos en el cementerio a las 18.30 del 8 de junio pasado. Según se estima fue un autollamado hecho desde la cabina a su celular.

Fue en este punto cuando las afirmaciones de la madre de la presunta víctima comenzaron a ser incoherentes ya que ya a las 17.30 (una hora antes del plazo previsto por los presuntos secuestradores) el menor había sido dejado por una amiga de Gabriela en su casa para asistir a clases de artes marciales.

Esta mamá testimonió que cuando una mujer dejó al chico en su casa le llamó a su amiga para avisarle y que ésta no presentó ninguna preocupación porque se trataba de lo que habían pactado con anterioridad.

A esa altura ya se conocía el hecho del secuestro que se había difundido ampliamente por las redes sociales por lo que volvió a llamarla para asegurarse que todo estaba bien, situación que la misma Gabriela le confirmó.

Sin embargo, ante las autoridades seguía insistiendo en que una mujer había retirado a su hijo de su vivienda en un Corolla negro en la mañana y que desde esa hora no sabía nada de su hijo. Esa mujer coincidiría en la descripción dada por la amiga de Gabriela. 

Esta situación aumentó las sospechas  de los investigadores que concluyeron en definitiva que no había existido ningún secuestro sino que se había tratado solamente de un caso de extorsión por lo que se la va a procesar ahora. 

Al difundirse la noticia por el programa "Curiosos del Poder” que se emite los lunes por CTC, canal de cable de San Rafael, estallaron las redes sociales en contra de la mujer que de víctima pasó a victimaria y la mayoría de los comentarios están referidos a la utilización de su pequeño hijo para armar la falsa trama del secuestro.

 

Comentarios