País

Tragedia vial en San Rafael: el chofer en el centro de la investigación

El accidente está caratulado como homicidio culposo doblemente agravado, pero de comprobarse que no hay otra responsabilidad, la causa no tendría imputado, porque el conductor falleció. Ayer, un avión Hércules trasladó los cuerpos de las 15 víctimas de la tragedia registrada en la zona de la Cuesta de los Terneros. Permanecen internadas 15 personas.
martes, 27 de junio de 2017 · 08:14

La causa penal por el accidente en el que murieron 15 personas ocurrido el domingo por la tarde en zona de Cuesta de los Terneros, a 30 kilómetros al sur de San Rafael, fue caratulada como "homicidio culposo doblemente agravado” y, en caso de comprobarse que no hay otra responsabilidad, no tendría ningún imputado debido a que el chofer falleció en el siniestro, informó la fiscalía.

"Estamos investigando un homicidio culposo doblemente agravado por el deber de cuidado de quien viene al mando del rodado", indicó en una conferencia de prensa la fiscal Florencia De Diego y añadió que "de comprobarse que no hay otra responsabilidad no habría imputados debido a que el chofer que estaba a cargo en ese momento de la conducción, Jorge Damián Pinelli, se encuentra fallecido”.La fiscal confirmó oficialmente que "no hubo intervención de otro rodado, por lo que hemos podido constatar que el chofer perdió el control y se produjo el siniestro”, a la vez que ratificó que "la ruta estaba en perfectas condiciones y, aunque estaba nublado, había buena visibilidad”. 

En referencia a la velocidad, De Diego confirmó que encontraron el tacómetro, aunque no brindó ninguna información sobre las pericias. El micro, aunque había pasado la Verificación Técnica Vehicular, no se encontraba habilitado para el transporte de pasajeros, según informó la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) y ratificó la fiscal, quien también confirmó que tanto el chofer fallecido, como su acompañante, tenían habilitado el registro.

La empresa dueña del micro pertenece a una mujer -cuya identidad fue reservada- que se encuentra viajando en estas horas rumbo a San Rafael para brindar declaración testimonial en la causa.

 El día después

Mucho dolor y tristeza se vivió en el día después de la tragedia de la Cuesta de los Terneros, en San Rafael que le costó la vida a 15 personas y dejó decenas de heridos de un grupo de danza de la localidad de Grand Bourg, partido bonaerense de Malvinas Argentinas. A la tarde se trasladaron los cuerpos en un avión Hércules que llegó exclusivamente para llevar los 15 féretros y algunos familiares, mientras que en otro vuelo viajaron 14 personas más.

Pero el día había comenzado muy temprano, con gran conmoción. A la madrugada -cerca de las 2- llegó un vuelo charter con familiares, y en el transcurso de la mañana fueron llegando más, algunos en autos particulares, otros en un colectivo puesto por la comuna de Malvinas Argentinas, a acompañar a los heridos y otros en busca de los cuerpos de sus seres queridos.  De los 32 pacientes que se recibieron en el hospital Teodoro Schestakow luego del siniestro, 15 permanecían ayer  todavía internados, incluidos tres de los pacientes en grave estado atendidos en las unidades de terapia intensiva de los hospitales Schestakow y Español, y en la Policlínica Privada de San Rafael según explicó a los medios la ministra de Salud de la provincia, Claudia Najul (ver página 13).

Cabe recordar que también  se derivó a una nena de siete años que fue trasladada  a la terapia intensiva del hospital Humberto Notti,-en el norte provincial. 

Según manifestó la ministra Najul, hoy se espera la llegada de un avión sanitario para trasladar a dos jóvenes de 13 y 21 años, la primera al hospital Garrahan y la segunda a alguna clínica especialista en manos. Además señaló la funcionaria que entre hoy y mañana 19 personas viajarán a Buenos Aires por Aerolíneas Argentinas, "para que puedan regresar a sus hogares lo antes posible y puedan estar rodeadas de sus afectos en este momento tan duro”.

 Heridos y familiares

La familia Saucedo Jara, compuesto por las pequeñas Delfina y Nicole y su mamá Marina, permanecían ayer internadas en la Policlínica. Si bien la mujer fue atendida y dada de alta estaba al cuidado de sus hijas,, mientras que en el accidente perdió la vida otra de las nenas, Camila. Ayer arribó el papá a acompañar a su familia.

Duros momentos se vivieron en el hospital Schestakow a medida que llegaban los familiares. Como los papás de Valentina Arias (13), que falleció en el lugar del accidente,pero ellos viajaron al sur mendocino desconociendo el fatal desenlace. El shock fue tremendo y la mujer se descompuso, por lo que tuvo que ser atendida en la guardia.

Algunos de los sobrevivientes de la tragedia coincidieron en afirmar que el colectivo se desplazaba a gran velocidad. Como Brian Urueña (17), quien ayer permanecía internado en observaciones luego de recibir tres puntos en la cabeza. El joven, a pesar de no recordar mucho ya que iba durmiendo y luego porque supone que por el impacto se desmayó, afirmó que el colectivo iba a alta velocidad."Me desperté porque parece que el micro pasó por arriba de una roca”, dijo Brian. Tras el impacto se encontró sentado en una montaña "sólo quería ir con mi mamá”.

 Gabriel  fue otro de los sobrevivientes y sufrió sólo unos raspones. El joven relató que sintió un sacudón y vio volar a sus compañeros, y hasta él mismo. Como pudo salió del colectivo y ayudó a alguien, pero luego sólo quería llamar a su madre para avisarle que estaba bien, pero había perdido su celular por lo que pidió uno prestado y desde allí mismo habló con su mamá.

Varios de los chicos accidentados, la mayoría menores comentó que algunas de las mamás que integraban el contingente habían advertido al chofer por la alta velocidad. "Les decíamos que no fuera tan rápido, que nos íbamos a matar”, aseveró Graciela.

"El colectivo nos pasó a gran velocidad”. Así lo manifestó Hugo Ganga, un vecino de San Rafael que había visto al contingente en Las Leñas horas antes del accidente en la Cuesta de los Terneros. Ganga, conocedor del oficio de chofer ya que lleva personal a una empresa de Rincón de los Sauces, dijo que el ómnibus lo pasó sin inconvenientes en una recta, cuando él viajaba a unos 110 kilómetros por hora. La impericia del conductor o la posibilidad de un desperfecto en los frenos del vehículo, podrían ser para Ganga las causas del trágico accidente.

Junto a sus cuñados fue de las primeras personas en llegar al lugar del accidente. Ayer e acercó al hospital Teodoro Schestakow a ofrecer su testimonio a la Justicia o a los familiares de las víctimas.

Gabriel  fue otro de los sobrevivientes y sufrió sólo unos raspones. El joven relató que sintió un sacudón y vio volar a sus compañeros, y hasta él mismo. Como pudo salió del colectivo y ayudó a alguien, pero luego sólo quería llamar a su madre para avisarle que estaba bien, pero había perdido su celular por lo que pidió uno prestado y desde allí mismo habló con su mamá.

Varios de los chicos accidentados, la mayoría menores comentó que algunas de las mamás que integraban el contingente habían advertido al chofer por la alta velocidad. "Les decíamos que no fuera tan rápido, que nos íbamos a matar”, aseveró Graciela.

"El colectivo nos pasó a gran velocidad”. Así lo manifestó Hugo Ganga, un vecino de San Rafael que había visto al contingente en Las Leñas horas antes del accidente en la Cuesta de los Terneros. Ganga, conocedor del oficio de chofer ya que lleva personal a una empresa de Rincón de los Sauces, dijo que el ómnibus lo pasó sin inconvenientes en una recta, cuando él viajaba a unos 110 kilómetros por hora. La impericia del conductor o la posibilidad de un desperfecto en los frenos del vehículo, podrían ser para Ganga las causas del trágico accidente.

Junto a sus cuñados fue de las primeras personas en llegar al lugar del accidente. Ayer e acercó al hospital Teodoro Schestakow a ofrecer su testimonio a la Justicia o a los familiares de las víctimas.

Galería de fotos