"Maté a mi madre y a mi abuela porque Dios me mandó"

Un enfermo psiquiátrico, en tratamiento ambulatorio, degolló a sus dos familiares en la localidad bonaerense de Junín.
domingo, 18 de noviembre de 2018 · 15:31

La policía científica realizando peritajes en el lugar del sangriento doble crimen. La policía científica realizando peritajes en el lugar del sangriento doble crimen.

Habría que investigar a los psiquiatras que lo dejaron libre. Una mujer y su madre fueron encontradas degolladas ayer en su casa de la ciudad bonaerense de Junín y por el doble crimen fue detenido el hijo de la primera, quien tiene problemas psiquiátricos y estaba en tratamiento ambulatorio.

Los asesinatos fueron perpetrados en la madrugada del sábado en una vivienda situada en Rivadavia al 1000, donde vivían Marta Beatriz De Thomas (75), su hija, Rosana Casazza (55) y el hijo de ésta, Jonathan Casazza (27), que a su vez era nieto de la primera. La policía descubrió el hecho porque alrededor de las 5, el joven concurrió a comprar cigarrillos a una estación de servicio ubicada a pocas cuadras y se presentó en el comercio todo ensangrentado y con rasguños en varias partes del cuerpo.

Mientras el empleado daba aviso al servicio de emergencias 911, Casazza intentó ingresar a una panadería que a esa hora estaba cerrada y posteriormente se dirigió a un local de venta de distintos rodados, donde rompió la vidriera y robó una bicicleta. Cuando intentaba escapar, un móvil policial llegó al lugar, lo interceptó en la calle y un efectivo le preguntó qué había sucedido. "Maté a mi madre y a mi abuela. Dios me mandó a hacerlo", le contestó el joven a los agentes e inmediatamente dio la dirección de su casa y fue detenido.

Cuando la policía concurrió al lugar, encontró la vivienda un poco revuelta y con bastante suciedad de larga data y al comenzar a recorrer los distintos ambientes, halló a la madre de Casazza asesinada sobre la cama, con un corte profundo en el cuello. Posteriormente, encontraron muerta a la abuela en la cocina, también con una herida profunda en el cuello y otras lesiones menores en el resto del cuerpo que hacen presumir a los investigadores que intentó defenderse. Convocada la Policía Científica al lugar, los peritos estimaron que la muerte de las mujeres se había producido alrededor de dos horas antes, como máximo. Además, se halló una cuchilla de cocina ensangrentada que se habría utilizado para cometer los crímenes y que fue secuestrada para ser sometida a los peritajes correspondientes.

Cuando comenzó a investigarse sobre la familia, vecinos le comentaron a la policía que tanto el joven como su madre eran esquizofrénicos y que si bien él había estado internado en un centro de psiquiatría, en los últimos tiempos sólo realizaba un tratamiento ambulatorio. El titular de la UFI evaluaba si dejarlo detenido en la comisaría segunda de Junín o enviarlo a un neuropsiquiátrico.cronica.com.ar