Pidieron prisión perpetua para el acusado de violar y asesinar con una soga a una nena en Junín

Se trata de Juan Carlos Varela, que tras el crimen aseguró que "no recuerda qué sucedió". Para los especialistas sabía lo que hacía y mató "para que la chica no hable".
lunes, 5 de noviembre de 2018 · 20:56

En el primer día del juicio contra Juan Carlos Varela, el casero de 40 años acusado de haber asesinado a Camila Borda en Junín, el fiscal pidió la pena de cadena perpetua. En febrero pasado, la nena de 11 años fue violada y estrangulada con una soga en una vivienda que el hombre cuidaba.

El casero, que se encuentra detenido en la cárcel de San Nicolás, enfrentó al tribunal acusado de "homicidio criminis causa (en este caso cometido para ocultar la violación) agravado por ensañamiento y alevosía". Tras el pedido del fiscal Sergio Terrón, la defensa oficial de Varela planteó la inimputabilidad con una condena más leve.

Después de los alegatos de las partes, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Junín pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo 15 de noviembre a las 12, cuando dará a conocer el veredicto.

Fuentes judiciales informaron que el juicio comenzó esta mañana con las testimoniales propuestas por las fiscalía y el abogado Federico Mastropierro, quien representa a la familia de Camila. Entre los testigos principales se destacó la médica forense Carolina Pérez Mernes, quien practicó la autopsia al cuerpo de la nena y, además de determinar la causa de la muerte, confirmó que la víctima fue violada.

La autopsia reveló que Camila sufrió "un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia mecánica tras estrangulación por lazo".

La autopsia reveló que Camila sufrió "un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia mecánica tras estrangulación por lazo".

Luego declararon otros peritos del Poder Judicial de Junín, Mirta Bruno, y los psiquiatras Estefanía Calvet y Gustavo Villafañe, quienes ratificaron que Varela es "imputable" y que si bien tiene una personalidad "esquizoide", al momento del hecho "comprendió la criminalidad de sus actos y fue plenamente consciente de lo que hacía", explicó a Télam un vocero judicial.

Por su parte, el defensor oficial Gerardo Doyle no propuso ningún testigo de parte, por lo que al finalizar las testimoniales el tribunal dispuso llevar a cabo los alegatos. El primero en alegar fue el fiscal Terrón, quien pidió que Varela sea condenado a prisión perpetua.

En segundo lugar, el abogado de la familia pidió a los jueces Miguel Ángel Vilaseca, Esteban Melilli y Karina Piegari que apliquen la misma pena pero por el delito de "abuso sexual seguido de muerte".

Leé tambiénQuién es Carlos Varela, el detenido por el femicidio de Camila Borda en Junín

Tras los alegatos, el acusado decidió no pronunciar sus últimas palabras antes del veredicto, por lo que el tribunal dio por finalizada la audiencia. Varela llegó al lugar desde la Unidad Penal 3 de San Nicolás, donde está detenido, y durante este lunes no hubo ningún acompañante suyo entre el público, incluso sus familiares que viven en Junín.

Camila apareció estrangulada dentro de la bañera, en la casa donde trabajaba Varela.

Camila apareció estrangulada dentro de la bañera, en la casa donde trabajaba Varela.

La única vez que el acusado dio su versión de los hechos fue en la etapa de instrucción de la causa cuando reconoció ante el fiscal Terrón que vio a la víctima en la escena del crimen pero que "no recordaba lo que sucedió después". Sin embargo, la fiscalía tomó en cuenta que el día del crimen Varela se contradijo ante los policías que buscaban a la nena y que entre las pruebas reunidas existen cinco muestras de ADN levantadas del cuerpo de la víctima que coinciden con el perfil genético del sospechoso.

El crimen de Camila

El hecho ocurrió el 25 de febrero último, en una casaquinta ubicada en la calle Arias 1559 del barrio Ricardo Rojas, de Junín, que era cuidada por Varela. Por su parte, Camila vivía con su familia a metros de esa propiedad y desapareció cuando fue en bicicleta a comprar al kiosco de la esquina.

Unas horas después, la policía junto a un grupo de vecinos encontró su cuerpo en una casaquinta ubicada a metros de su propiedad, en la que Varela trabajaba como cuidador.

La víctima ya estaba muerta en la bañera. La autopsia reveló que sufrió "un paro cardiocirculatorio traumático secundario a asfixia mecánica tras estrangulación por lazo". Los forenses determinaron además que presentaba "lesiones compatibles con un abuso sexual".