El clan del "hechicero de amor": el brujo y su familia que estafó a 200 mujeres

Ariel Boiteux enfrenta un juicio en los Estados Unidos mientras que el resto de su familia está acusada de forma parte de la maniobra en Paraguay.
miércoles, 7 de noviembre de 2018 · 21:24

El "hechicero de amor" argentino, que estafó a 200 mujeres de todo el mundo a través de dos sitios dedicados a 'amarres', cayó el 8 de noviembre del año pasado en la trampa de la Policía de Paraguay. Ese día entró a una sucursal de Western Union a retirar la plata de su última estafa. Estaba confiado: no era la primera vez que lo hacía y pensaba que no sería la última. Los oficiales esperaron a que Ariel Boiteux retirara el efectivo para detenerlo in fraganti. El Brujo no estaba solo: también arrestaron a su hermano menor de edad.

La fiscal de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos, Irma Llano, le aseguró a TN.com.ar que tras ese operativo imputó al hermano y también a la esposa y la mamá porque ellos eran quienes "cobraban parte de los giros de dinero".

El Brujo, durante su huelga de hambre en Paraguay, cuando se ató la boca con alambre.

El Brujo, durante su huelga de hambre en Paraguay, cuando se ató la boca con alambre.

Se trata de su pareja, Ivana Alejandra Fajardo, de 41 años, su mamá Claudia Viviana Vargas, de 52 años, y su hermano de 15 años. Los tres nacieron en la Argentina, pero vivían en Paraguay al momento de la investigación. Este sitio quiso hablar con ellos, pero no quisieron hacerlo.

Las personas son imputables en Paraguay a partir de los 14 años. El hermano del Brujo ya había cumplido 15 años cuando lo imputaron. La fiscal Llano consiguió que el juez aceptara el criterio de aceptación, es decir, su pedido para expulsarlo de ese país.

En paralelo, la investigadora consideró a la esposa y a la mamá en rebeldía, es decir, prófugas de la Justicia porque cuando cayó el Brujo habrían regresado a la Argentina. Si volvieran a Paraguay serían detenidas de inmediato.

El Brujo engañó, estafó y extorsionó en cien mil dólares en total a 200 personas de Paraguay, Chile, Bolivia, Perú, Costa Rica, Guatemala, México, España, Suiza, Italia y Estados Unidos" entre 2016 y 2017, según determinó la fiscal Llano.

En los Estados Unidos, mientras tanto, los detectives consideraron que la estafa llegaría al millón de dólares. Allí, dos de las víctimas lo denunciaron. La jueza del Distrito Sur de California, Barbara Lynn Major, solicitó en abril la extradición y el juez de Garantías de Asunción, Miguel Tadeo Fernández, la aceptó en junio.

Según la acusación de la magistrada, a la que tuvo acceso TN.com.ar, el detenido "instruía a los individuos a beber alcohol, recitar declaraciones sexualmente explícitas y realizar actos sexuales", luego les pedía que le enviaran "fotografías y grabaciones de los rituales" a través de WhatsApp y finalmente "los amenazaba con publicar ese material en Internet a menos de que pagaran dinero".

La primera audiencia entre la jueza y el acusado estaba pautada para este martes, pero su abogado, Robert Rexrode, cambió la estrategia de defensa para intentar que lo declaren inimputable: pidió que el cuerpo médico penal determine si Boiteux sufrió alguna enfermedad mental al momento de extorsionar a sus víctimas que le hubiera imposibilitado comprender el daño que les estaba causando.

El juicio, entonces, en Estados Unidos fue suspendido hasta que los especialistas concluyan las pericias psiquiátricas. (TN)