Un hombre lleva 12 años con prisión preventiva, sin condena firme

Jorge González Nieva está detenido desde 2006. Está acusado de haber matado a una mujer en una salidera. Desde hace 3 años, la Corte Suprema de Justicia examina su caso. Los policías que lo detuvieron fueron condenados por tentativa de extorsión y el fiscal fue suspendido de su cargo en 2017.
miércoles, 07 de noviembre de 2018 · 21:52

Jorge González Nieva está detenido desde hace 12 años sin sentencia firme. Desde el 2006, está preso sin que se haya definido su culpabilidad por el asesinato de una mujer durante una salidera. La prueba en su contra, en la que se basó el tribunal de Morón para declararlo culpable en 2010, es el testimonio de un testigo que aseguró, hace tres años, no haberlo visto en la escena del crimen. Además, tras la condena de 25 años, su caso llegó a la Corte Suprema de Justicia que hace tres años examina el fallo. El hombre espera en el penal de Olmos que se resuelva su situación procesal que por más de una década quedó en pausa.

Amnistía Internacional Argentina publicó una carta dirigida al máximo tribunal titulada "Preso en el olvido: lleva detenido en prisión preventiva 12 años", donde solicita que "la Justicia avance sin más demoras y que se garanticen el principio de presunción de inocencia y el derecho a un juicio justo". Paola García Rey, directora de Protección y Promoción de Derechos Humanos en Amnistía Internacional Argentina, afirmo: "El cuestionamiento por el que Amnistía se involucra es que hay un caso de prisión preventiva irracional y un problema del ejercicio y derecho de legítima defensa. González Nieva no puede hacer nada hasta que la Corte resuelva. No decimos en qué sentido fallar porque no podemos dar cuenta de los antecedentes previos, pero, algunas alarmas tienen que advertirse cuando llega un caso de una persona que lleva preso 12 años de manera preventiva. Más, si se incorporó la declaración del testigo que daría posibilidades para que se declarara su inocencia".

El comienzo de la historia de González Nieva marca en el calendario el 18 de julio de 2006, cuando regresaba del trabajo a su casa, en el barrio La Blanquita, Merlo, Provincia de Buenos Aires. Nieva, que trabajaba como taxista, fue detenido por dos policías bonaerenses. Lo acusaban de haber matado de un disparo en el pecho a Analía Aguerre el 24 de mayo de ese año en la puerta de su casa. Como prueba, llevaban la declaración de un único testigo que afirmaban que había visto el robo.

De acuerdo a su testimonio, González Nieva fue golpeado y extorsionado para que entregase dinero a cambio de no ser incriminado en el robo seguido de muerte del cual niega haber sido parte.

Según publica Amnistia, González Nieva se negó a entregar la suma de dinero, lo que provocó que se diera inicio a una investigación judicial por la que recibió una condena de 25 años de prisión en el año 2010. Esta sentencia fue apelada, por lo que la decisión aún no está firme. En comunicación con TN.com.ar, Paola García Rey sostuvo: "El caso es complejo por los vericuetos procesales. González Nieva tuvo un abogado particular y, en los últimos tres años, tomó su causa Mario Coriolano, defensor ante el Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires. Él tomó contacto con la Fundación Inoccence Proyect Argentina, una organización internacional que busca revertir la condena de personas que por fallas del sistema fueron injustamente condenadas. Tras analizar el caso, que aseguran que es inocente y aportaron nuevas pruebas para comprobarlo".

Según informan Amnistía, una de las coautoras del robo, que se encuentra condenada por los hechos, aseguró que González Nieva no participó. El testigo, que supuestamente lo había identificado, denunció que no lo había reconocido, a pesar de haber sido presionado por la policía para culparlo. "Las nuevas pruebas fueron presentadas ante la corte. Su defensa cree que hay irregularidades durante todo el proceso y que clave el testimonio del testigo que afirmó que lo presionaron para incriminarlo", aseguró García Rey.

Además, los policías que participaron en su detención, fueron condenados por encubrimiento, falso testimonio, tentativa de extorsión, por haber involucrado a personas en supuestos delitos para luego amedrentarlas y extorsionarlas. También, el fiscal de la causa, Alejandro Jons fue suspendido de su cargo en 2017 por su actuación en este y otros procesos judiciales.

El año pasado Periodismo Para Todos entrevistó a Jorge González Nieva y denunció al fiscal de Morón, Alejandro Jons por encabezar una banda criminal que armaba causas para inculpar a inocentes. En ese momento, el equipo periodístico de PPT contó que Alejandro Jons, responsable judicial de la fiscalía número 4 de la localidad de Morón era el líder de "la banda del fiscal". El funcionario judicial actuaba junto a Carlos Guido Genel, comisario a cargo de la comisaria 3era de Castelar; el policía y jefe de calle Alberto Casco; y el falso abogado, Silvio Hipólito Cascella. Todos tenían un único objetivo: diseñar causas falsas para quedarse con plata y propiedades de los imputados".

Jorge González Nieva afirmó en la entrevista con el programa de Jorge Lanata : "No tuve ninguna participación. Nunca robé. Nunca asesiné a nadie y estoy pagando algo que no hice". (TN)