Rosario violenta: atacaron a balazos dos edificios judiciales

Dos hombres en moto dispararon contra las sedes y dejaron un letrero. Para la ministra Bullrich, el ataque está vinculado a la banda narco, Los Monos, recientemente condenados.
martes, 11 de diciembre de 2018 · 00:58

Dos personas en moto atacaron este lunes a balazos dos edificios judiciales de Rosario y tanto la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, como el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, vincularon el ataque a una reacción de la banda narco "Los Monos", cuyos integrantes fueron condenados la semana pasada por el tráfico de drogas.

En uno de los episodios, los atacantes dejaron un letrero escrito a mano sobre un cartón con la frase “con la mafia no se jode” -texto utilizado en casos anteriores- y la firma de “Esteban Alvarado”, un hombre condenado por robo de autos y presunto narcotraficante que está prófugo.

“El ataque a la sede judicial de Rosario es una respuesta a las condenas ejemplares que recibieron los líderes de Los Monos”, dijo la ministra Bullrich a través de Twitter, en referencia la sentencia de la última semana que dictó altas penas a los cabecillas.

La funcionaria aseguró que “no podrán imponer el orden mafioso” y que desde su cartera “los seguiremos enfrentando con coraje, día a día”.

“Sabemos que estos hechos ocurren a raíz del fuerte trabajo coordinado que venimos llevando entre el Gobierno Nacional y la provincia de Santa Fe. Al darles pelea a estas bandas criminales de manera unificada y luego de haberlas puesto a disposición de la justicia y terminar con condenas ejemplares, los delincuentes arremeten con violencia para mandar un mensaje mafioso que de ninguna manera vamos a tolerar”, enfatizó Bullrich.

En una línea similar, el gobernador Lifschitz vinculó el ataque con las condenas que recibieron los integrantes de "Los Monos" la semana pasada y aseguró que en los últimos tres años fueron desbaratadas “más de sesenta organizaciones delictivas”.

“Son reacciones desesperadas de grupos que están siendo combatidos por la fuerzas de seguridad y por la Justicia penal”, añadió Lifschitz en declaraciones radiales.

En cambio, el presidente del Colegio de Magistrados de Rosario, Gustavo Salvador, consideró que los ataques revisten “una gravedad institucional importante” y dijo que “no hay que naturalizarlos”.

El juez sostuvo que por medio de esos ataques “intentan amedrentar y condicionar el ejercicio de uno de los poderes del Estado” y “eso no lo podemos tolerar".

Por siete ataques similares ocurridos entre mayo y julio pasado -ocurridos luego de la condena de la Justicia ordinaria a los cabecillas de “Los Monos”-, fue imputado como instigador Ariel Máximo “Guille” Cantero, jefe de la banda narco.

Otras ocho personas fueron acusadas por los fiscales de la Unidad de Crisis Institucionales como autores materiales de los tiroteos a las fachadas de edificios oficiales y viviendas particulares ligadas a magistrados que participaron del proceso a “Los Monos”.

Las dos balaceras registradas esta mañana se produjeron con 25 minutos de diferencia en edificios judiciales distanciados por unas 25 cuadras.

Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el primero se produjo a las 2.16 en la sede Rosario de los Tribunales provinciales de Santa Fe, cuando dos personas que circulaban en moto por la calle Montevideo, doblaron por Balcarce y detuvieron su marcha frente al edificio, hacia donde dispararon diez balazos “que impactaron sobre puerta de ingreso y en la fachada”.

El segundo ataque tuvo lugar a las 2.40 en el edifico del Centro de Justicia Penal, ubicado en Sarmiento y Rueda, donde también dos personas que se movían en moto y con los rostros tapados por cascos dispararon cinco veces contra uno de los accesos.

Luego de los disparos, la Policía encontró en el edificio de Tribunales un trozo de cartón con la leyenda “con la mafia no se jode”, y firmado “Atte: Estaban Alvarado”.

El mismo texto pero sin firma había aparecido en agosto pasado, luego del tiroteo a una vivienda en la que había residido, con anterioridad, una de las juezas que integró el tribunal que condenó a los líderes de “Los Monos” por casos de homicidios y asociación ilícita.

El 11 de noviembre pasado la misma leyenda y en igual material -cartón- apareció entre las ropas de un prestamista asesinado cuyo cuerpo fue encontrado en los márgenes de la ciudad.

Los fiscales que investigan ese crimen ordenaron allanar 14 propiedades vinculadas a Esteban Lindor Alvarado, un hombre condenado por robo de autos en el Gran Buenos Aires y sindicado como narco en Rosario, al entender que existen sospechas de que fue el instigador del homicidio.

Alvarado, líder de “La banda de los rosarinos”, como se llamó a la organización que robaba autos en la zona norte de Buenos Aires y los desarmaba en Rosario, está prófugo y con pedido de captura nacional e internacional por el crimen del prestamista, indicaron fuentes judiciales.

Sin embargo, los investigadores creen que en esta ocasión el texto busca intencionalmente cargar la responsabilidad sobre él, mientras que Bullrich y Lifschitz apuntaron directamente a “Los Monos”.

El jueves pasado el Tribunal Oral Federal 3 (TOF3) de Rosario condenó a 15 años de prisión a Ariel “Guille” Cantero, líder de la banda, y a 17 años a su lugarteniente Jorge Emanuel Chamorro por narcotráfico.

También fueron condenadas a 10 años de reclusión las parejas de ambos y la madre de Cantero, Patricia Celestina Contreras.

En abril la Justicia ordinaria de Rosario dictó una condena de 22 años para “Guille” Cantero como autor material de un homicidio y jefe de una asociación ilícita, mientras que Chamorro recibió 17 años de cárcel.