Catamarca: dos policías y una docente denunciaron a sus superiores

Se realizaron denuncias administrativas y penales. La docente acusó al director de la escuela del Penal.
viernes, 14 de diciembre de 2018 · 09:25

Tres graves denuncias tanto administrativas como penales por presuntos hechos de acoso y hostigamientos se realizaron en las últimas horas. Dos mujeres policías y una docente denunciaron a sus superiores. En la noche del miércoles las uniformadas acusaron a un subcomisario por acosarlas. Lo hicieron primero ante sus superiores y luego, en la mañana de ayer, en Fiscalía Penal (Ver aparte). En tanto que una docente denunció al director de la escuela que funciona en el Servicio Penitenciario Provincial por hostigamiento y acoso.

Patricia Martínez, la docente, también radicó la denuncia penal en la Fiscalía General ayer aunque hace unos meses ya había puesto en conocimiento al Ministerio de Educación lo que vivía en su lugar de trabajo por parte de su director. En diálogo con la prensa contó los detalles de cómo sucedieron los hechos. 

"Recién hice la denuncia penal porque ya era necesario. Ya lo había hecho en el Ministerio de Educación pero ahora la Justicia debía actuar", señaló la docente.

"Me tomaron el hecho de lo que sucedió en agosto pasado en las instalaciones de la Escuela Nº43, en el Servicio Penitenciario provincial, donde fui violentada por parte de mi director", puntualizó aún consternada por todo lo vivido en su lugar de trabajo.
"Es un hostigamiento; al principio uno lo tomaba como que podía ser una broma, bromas que en ningún momento me involucré, es más, siempre me parecieron situaciones embarazosas", explicó y destacó que muchas veces "nos encontramos con el impedimento de sin poder decir algo porque se toman represalias por la relación de poder que representan" se lamentó.
Martínez relató que su acusado ejercía el poder no solo en el ámbito educativo sino como que "tuviera algún poder dentro del ámbito del mismo Servicio Penitenciario".

"Todos los días yo llegaba temprano y si bien estaba en presencia de otro profesor a él no le importaba decirme cosas grotescas, siempre relacionadas con sexo, era como que no sabía hablar de otra cosa. Situaciones a veces irreproducibles; tengo testigos de esos, docentes que estaban presentes y compañeros", recordó.

Al referirse al hecho más grave vivido dijo: "Ese día él me hizo que deje la clase una hora antes para poder hablar de un probable examen que se le iba a tomar a mis alumnos el día siguiente. Se desplazó hacia la parte de atrás del aula y abrió la puerta que da a un patio. Él quedó del lado del patio y encendió un cigarrillo. Allí comenzó a decirme cosas de índole sexual hasta que se mareó y se quiso caer hacia adelante; no sé si fingió o qué pero yo lo sujeté y traté de acercar una silla" detalló la denunciante.

"Él insistía en cerrar la puerta que daba al patio. Yo le pedía que se sentara, no quiso hacerlo y se dirigió a un armario y después de cerrarlo se dio vuelta y me miró con una cara rara y violenta y se abalanzó hasta a mí y empezó a tironear de mi campera. Yo me quería desprender con mucha fuerza pero no podía y fue en ese momento cuando uno de los internos se acercó y logré zafar y salí corriendo en búsqueda de ayuda".

Dijo que, no conforme con su accionar, el directivo "comenzó a gritarme que hagamos el amor, que a dónde lo haríamos, si afuera o adentro. Allí le dije al profesor que me auxilió que yo me retiraba".

Al otro día de lo ocurrido debía volver a trabajar. "Me vestí de valor y llegué tratando de fingir que no pasaba nada. Saludé y él (el director) me recibió con eso, que estaba enojado porque no le había dado de comer. Después comenzó a gritarme, me dijo que no iba a tomarle el examen a mis alumnos, me tiró el registro. Fue tremenda la forma en cómo me trató, cómo me gritó. Yo salí llorando de la dirección pero muchas personas lo escucharon", recordó la docente aún consternada por ese momento.

Contó que llegó al aula y todos sus alumnos ya sabían todo lo que había pasado. "Después, gracias a Dios, se me cruzó en el camino el profesor Eduardo Díaz y me ayudó y pude llegar al Ministro de Educación, a quien le relaté todo y fue solidario conmigo". Ayer, impulsada por todo lo vivido a nivel nacional, decidió radicar la denuncia.

Subcomisario acusado por sus subalternas

Dos policías acusaron a su superior de acosarlas y hostigarlas con palabras de índole sexual. Además de informar la situación a las autoridades de la Jefatura de Policía, ayer a la mañana radicaron las denuncias penales.
La efectivo de apellido Córdoba denunció constantes "hostigamientos y humillaciones" por parte del superior, un subcomisario, quien, siempre según la denuncia, "gritaba a viva voz por toda la sede que yo era su mujer".
La oficial Frías, la otra denunciante, detalló expresiones explícitas de gran connotación sexual que el denunciado habría utilizado contra ella en varias ocasiones y frente a sus compañeros de trabajo.
Las mujeres solicitaron que "se interponga una restricción" por temor a represalias.
El acusado, de apellido González, fue apartado inmediatamente del cargo y se ordenó una investigación administrativa. En la mañana se realizó la denuncia penal en la Fiscalía Penal.

 

 

 

Comentarios